Lesiones en niños por accidentes de coche

Los accidentes de tráfico continúan siendo la principal causa de mortalidad en la infancia (hasta los 14 años). En la mayoría de los casos, la muerte se hubiese podido evitar si se hubiera utilizado una silla de seguridad, ya que éstas previenen entre el 50% y el 80% de las lesiones graves y mortales.

Las zonas más afectadas suelen ser la cabeza y el cuello. Esto es debido a que, mientras que en un adulto la cabeza equivale a una octava parte de su peso total, la de un niño equivale a una cuarta parte. O lo que es lo mismo, el 25% del peso de los niños se encuentra en la cabeza. De este modo, debido al escaso desarrollo de los músculos del cuello, éste no sería capaz de resistir un choque brusco, por lo que podrían producirse lesiones en las vértebras, en la columna y en la médula espinal. No obstante, una silla de seguridad reduciría el riesgo a que esto pasara. Además, podría evitar desprendimientos de vísceras, desgarros internos por falta de musculatura, fracturas de costillas o incluso lesiones de corazón.

El lugar más seguro para un niño es el asiento trasero. Además, es aconsejable que hasta los dos años los niños vayan sentados en sillas de seguridad orientadas en sentido contrario al de la marcha. Esta posición llega a reducir más de un 30% las lesiones de cuello y cabeza en caso de accidente.
Según la DGT, los niños deben acomodarse en el coche según su peso:

  • Bebés de hasta 10 kilos (unos 9 meses): Deben ir en capazos, con arneses de seguridad, colocados en sentido contrario a la marcha y en el asiento posterior, a ser posible en el centro. Así se reduce el riesgo de lesiones cervicales en impactos frontales y aumenta la protección en los golpes laterales.
  • Niños entre 9 a 18 kilos (de nueve meses a 3 años): Deben ir en sillas colocadas en sentido contrario a la marcha y en el asiento trasero (mejor en el centro).
  • Niños entre 15 y 25 kilos (de tres a seis años): Deben ir en cojines elevadores con respaldo o en sillas compatibles con el cinturón de seguridad del coche.
  • Niños de 22 a 36 kilos (de 6 a 12 años): Deben ir en cojines elevadores regulables en altura para lograr un buen ajuste del cinturón sobre la clavícula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.