Hestia la gran diosa mitológica en la antigua Grecia

Hestia es la gran diosa griega del hogar, la familia, y también es una de las doce olímpicas originales. Primogénita de Cronos y Rea, era pura y pacífica. Sin embargo, como siempre tuvo que quedarse en casa, cuidando el hogar, Hestia no aparece en muchos mitos. En consecuencia, en una etapa posterior, sería sustituida en el Panteón por el mucho más salvaje Dionisio.

El papel de Hestia en la mitología griega

El nombre de Hestia significa “hogar” o “chimenea”, y su estatus muestra la importancia del hogar en la vida social y religiosa de los antiguos griegos. Hacer y conservar el fuego era esencial y difícil para las sociedades más primitivas, lo que hizo que el fuego doméstico fuera un elemento sagrado en una etapa muy temprana de la historia. En épocas posteriores, Hestia se convirtió en su encarnación.

Como diosa del hogar, personificaba el fuego que ardía en la chimenea de todos los hogares de Grecia. Hestia recibía la primera ofrenda en cada sacrificio en el hogar, las familias vertían vino dulce en su nombre y le dedicaban la porción más rica de comida.

Ninguna familia podía apagar el fuego del hogar si no se le distinguía ritualmente. Aunque Hestia no tenía un culto público, era adorada en cualquier templo, independientemente del dios al que estuviera dedicado. Hestia es descrita como una diosa amable, indulgente y discreta, con un carácter pasivo y no conflictivo.

Hestia es la hija mayor de Kronos y Rhea. Como otros niños, Cronos también comió, pero luego tuvo reflujo. Ella es la hermana de Deméter, Hades, Poseidón, Hera y Zeus. Originalmente se la llamó la diosa del corazón. Entre todas las diosas, se la considera la más gentil. Fundamentalmente, otros lo describen como incoloro porque se proporciona poca información sobre sus rasgos.

Aunque Hestia aparece en algunas historias, no es importante en la mitología griega. En las obras de Homero, autor de “Ilíada” y “Odisea”, Hestia se omite por completo. Poetas como Apolodoro, Hesíodo y Ovidio la mencionaron en sus obras.

Cada ciudad tenía un hogar público que era sagrado para Hestia; el fuego que se encendía allí no podía apagarse nunca. Las nuevas colonias tomaban el fuego del hogar del prytaneion (también conocido como ayuntamiento) y mantenían el fuego en esos nuevos lugares. Cada comida comenzaba y terminaba con una ofrenda a Hestia.

Al igual que Atenea y Artemisa, Hestia se considera una diosa virgen.
Aunque Apolo y Poseidón le propusieron matrimonio, ella le pidió a Zeus que permaneciera virgen para siempre.

Aunque desea permanecer virgen, la vida familiar sigue siendo su área principal. Es uno de los doce dioses olímpicos. Su nombre significa literalmente “hogar”, por lo que su primera prioridad es la familia y la comunidad. Al ser presentados a la casa de Hestia, los niños fueron aceptados como miembros de la familia. El primer paso observado asegura la bendición de la diosa de los nuevos miembros.

En el mito, Hestia fue la primogénita de Kronos (Cronos) y Rea, que fue engullida por su padre al nacer. Más tarde, Zeus obligó al anciano Titán a degollar a Hestia y a sus hermanos. Al ser la primera en ser tragada, también fue la última en ser degollada, por lo que fue nombrada como la mayor y la menor de las seis Crónidas. Cuando los dioses Apolón y Poseidón pidieron su mano en matrimonio, Hestia se negó y pidió a Zeus que la dejara permanecer eternamente virgen. Él accedió y ella ocupó su lugar en su hogar real.

En la pintura de los vasos atenienses, Hestia era representada como una mujer con un modesto velo que a veces sostenía una rama florecida (quizás un árbol casto). En la escultura clásica también aparecía con velo y con una tetera como atributo.

El voto de castidad

Como el fuego es un elemento puro y purificador, Hestia era adorada como una diosa virgen. Y se dice que se hizo virgen para mantener la paz en el Olimpo. Concretamente, tanto Apolo como Poseidón querían casarse con ella; temiendo que la elección de cualquiera de ellos pudiera dar lugar a la confusión, Hestia juró una virginidad eterna colocando su mano sobre la cabeza de Zeus.

Como recompensa por mantener el orden y reemplazar el matrimonio, Zeus le otorgó la ubicación central de la casa y la primera y más rica parte de la devoción sagrada humana.

Hestia, Priapo y Burro

La virginidad de Hestia fue amenazada solo una vez. En una fiesta en el pueblo, Príapo, el dios borracho de la fertilidad, intentó violar a la diosa dormida. Afortunadamente, un burro comenzó a sudar, despertando a Hestia y al invitado, que despreciaba a Príapo y lo despidió. A partir de entonces, el burro descansó en los días festivos de Hestia y se decoró con guirnaldas.

Hestia en casa

Amable y pacífica, Hestia no aparece en demasiados mitos aparte de estos dos. Platón dice que esto se debe a que debe permanecer en la casa de los dioses, sola, cuidando el eterno fuego celestial incluso cuando todos los demás olímpicos pasan ritualmente en procesión por los cielos. Este es a la vez su privilegio y su predicamento.

Vesta era el equivalente romano de Hestia. El culto público y privado a Hestia estaba muy extendido. Representaba la seguridad comunitaria y la felicidad personal. Como Hestia permanecía virgen, se deduce que no tenía hijos.

Representación y simbolismo

Sin embargo, hay muy pocas representaciones pictóricas de Hestia. Por lo general, se la representa como una modesta mujer de mediana edad que lleva un velo. A veces, aparece de pie junto a una gran hoguera, portando un bastón o sosteniendo unas flores en las manos.

Epítetos

Los antiguos griegos no utilizaban demasiados epítetos para describirla. “Amada”, “Eterna” y “La del hogar público” eran probablemente los más comunes. Esta diosa tiene unos mitos y unas características asociadas que merece la pena conocer y estudiar.

Hestia es también diosa del fuego, cada sacrificio está dedicado a los dioses. Los asientos dedicados a la carne pública son, parte de su campo.

Fuente: Hestia diosa mitológica en la antigua Grecia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *