Buenas prácticas de diseño web

A la hora de realizar una web, hay muchos detalles que pueden marcar la diferencia. Estar al día de las últimas tendencias y novedades es prácticamente una obligación para los profesionales que quieren apostar por la calidad en sus diseños, dando como resultado webs únicas y perfectamente funcionales.

Teniendo esto en cuenta, tomar la decisión de en quién confiar para el desarrollo de un sitio web no es algo que se deba hacer a la ligera. Antes que dejarse llevar por la mera “belleza” de una página, es importante tener en cuenta otros aspectos como la experiencia de usuario o la orientación a la conversión.

Una agencia como ECOPE cuenta con un completo equipo de desarrollo y marketing para hacer de tu web un sitio atractivo, accesible y que genera ingresos para tu negocio.

Estas mejores prácticas de diseño web se centran en combinar un sitio atractivo y que a la vez se una herramienta útil para un negocio.

Principios básicos de diseño web

Los sitios webs que no tienen una imagen consistente puedes ser estresantes para los usuarios a la hora de navegar, además de causar confusión. Teniendo esto en cuenta podemos mencionar algunos principios básicos del diseño a considerar

Balance

Un diseño equilibrado distribuye eficazmente los elementos visuales, dando como resultado una web limpia y natural. En general las páginas están construidas en un sistema de cuadrícula, por lo que ya es una forma de crear equilibrio. Este balance se puede conseguir de tres maneras:
Diseño simétrico: consiste en distribuir los elementos de manera uniforme. Para evitar la monotonía se puede crear este equilibrio con distintos elementos, como compensar una imagen grande a un lado con un bloque de texto al otro.

Diseño asimétrico: en este tipo de diseño los elementos se disponen de forma desigual, de manera que un elemento grande central se puede ver equilibrado con otro pequeño más lejos. El uso de colores o texturas pueden ayudar a conseguir una imagen asimétrica.

Fuera de balance: este tipo de diseño sugiere movimiento y acción, buscando el impacto visual. Es un verdadero desafío lograr que este diseño se vea bien, por lo que requiere de conocimiento avanzados y experiencia por parte del diseñador.

Espaciamiento

Es importante diferenciar las distintas secciones y elementos de la página mediante espaciados. Si usamos de manera adecuada el espacio negativo (espacio vacío que rodea a un elemento y que lo separa de otros), conseguiremos guiar al usuario a la parte que más nos interese de nuestra página, haciendo especial hincapié en el contenido que nosotros queremos mostrarle sin necesidad de otros recursos como pueden ser cambios tipográficos y de estilo.

Punto focal

En toda página debe haber un punto focal sobre el que llamar la atención. Será la parte más importante, en la que quieras que el usuario realice una acción. Este punto tiene que relacionarse directamente con los objetivos y prioridades la web y a su vez con las expectativas del cliente, si no es así tendremos dificultades para conseguirlo.

Color

Uno de los elementos más importantes en cualquier diseño web es el color. Mediante los colores se pueden transmitir muchas sensaciones, por lo que hay que tener mucho cuidado con la elección de los mismos. También habrá que tener en cuenta que guarden relación con la marca y mantengan la coherencia con la identidad corporativa.

Puedes elegir un color primario y otro secundario, de forma que se complementen con un tono más claro y otro más oscuro.

Existen herramientas que te ayudan a elegir combinaciones de colores para crear una paleta de colores de lo más profesional para tu web.

Por último, ten en cuenta la accesibilidad. Que sean colores que se perciban con facilidad con independencia de las discapacidades de los usuarios.

Tipografía

Existen una infinidad de fuentes disponibles que podemos instalar en nuestra web. En sitios como Google Fonts podemos encontrar una amplia variedad de tipografías gratuitas, además de sugerencias de emparejamientos.

Intenta optimizar el peso de las fuentes instalando solo las que necesites. Incluso puedes considerar alojarlas localmente en tu host para mejorar aún más la carga de tu web.

Otra buena práctica de diseño web es usar fuentes sans serif para los encabezamientos y fuentes serif para el contenido. Evita el uso de fuentes decorativas para bloques de texto, ya que será difícil de leer.

Jerarquía de elementos

Cuando hablamos de jerarquía nos referimos a la disposición de los elementos del diseño de web de forma que reflejen su importancia relativa. Esto se consigue mediante el contraste visual, el tamaño y la ubicación de los mismos para llamar la atención.

La herramienta más común para establecer esta jerarquía es el uso de encabezados de contenido que dividen el contenido en bloques lógicos y legibles, de modo que se facilita la usabilidad.

Estándares comunes

En la mayoría de las páginas nos encontramos con un estilo de diseño similar en el que podemos encontrar:

  • Logo en la esquina superior izquierda.
  • Propuesta de valor en la página principal. Normalmente se suele colocar en la parte superior “por encima del pliegue”. Esto se refiere a que la información más relevante está a la vista del usuario sin necesidad de que este tenga que desplazarse o hacer scroll.

Imágenes

Las imágenes son una parte fundamental en cualquier sitio web. Ya sea como elemento de decoración o para ilustrar tus productos o servicios, las imágenes deben ser tratadas adecuadamente siguiendo las siguientes buenas prácticas para diseño web:

  • Añadir texto ALT: las imágenes no pueden ser procesadas por los robots, por lo que es muy importante añadir una descripción de la misma mediante la etiqueta ALT. Además de ayudar a los procesadores de texto que necesitan las personas invidentes, también es útil para el SEO.
  • Reducir su tamaño: para evitar un excesivo consumo de recursos y acabar con una web lenta debes optimizar el peso de las imágenes que vayas a subir. Para ello existen diferentes herramientas online como imagecompressor.com o, si usas WordPress puedes instalar algún plugin como Smush.
  • Usa imágenes con rostros humanos: este tipo de imágenes son más efectivas, ya que hacen que las personas se involucren más, percibiendo más empatía y emociones reales.
  • Carga diferida (Lazy Load): el lazy loading es una técnica cuyo propósito es retrasar la carga de los recursos (imágenes, vídeos…) hasta el momento de su uso, de modo que contribuye a mejorar la optimización del sitio web.
    Menús
    Lo más común es encontrarnos con un menú en la parte superior central del sitio web. Si hay muchas categorías podría implicar el uso de desplegables, aunque no es del todo recomendable desde el punto de vista del SEO y la experiencia de usuario.
    Desde el punto de vista del móvil lo más habitual es el menú tipo hamburguesa situado en la esquina superior izquierda o derecha de la página. Al pinchar sobre este icono se desplegarán las distintas opciones del menú.
    Otras opciones que puedes añadir como buenas prácticas son:
  • Añadir un buscador
  • Posiciona las páginas más importantes al principio del menú.
  • Limita el número de elementos del menú. Tener demasiadas categorías puede afectar a tu capacidad de clasificación en la búsqueda y Google interprete que tu sitio no se ha decidido por un nicho específico.
    Seguridad
    Si quieres que los usuarios naveguen con tranquilidad por tu sitio web y confíen su información personal a la hora de realizar una compra o cualquier otra conversión, es fundamental mantenerlo protegido.
    Algunas de las mejores prácticas para la seguridad del sitio web son:
  • Certificado SSL: especialmente importante para tiendas online y webs que recaben información personal. Se trata de un estándar de la industria que encripta la información para evitar que sea decodificada por los hackers.
  • Mantén las credenciales de acceso a tu web seguras: oculta o separa tu página de acceso al sitio web y limita el número de intentos de inicio de sesión. Crea contraseñas complejas y cámbialas a menudo.
  • Mantén tu WordPress, plugins y temas actualizados: instala solo temas y plugins de fuentes confiables, que tengan múltiples instalaciones y hayan sido actualizados recientemente. Échale un ojo también a las críticas.
  • Usa un servidor web seguro: busca un proveedor de hosting que incluya servicios como firewall o encriptación del lado del servidor, servidores NGINX o Apache, software antivirus y antimalware, sistemas de seguridad en el sitio y la disponibilidad de certificados SSL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *