Zaragoza-Valencia: Un ferrocarril de otra época

Una protesta sin precedentes por los apoyos logrados recorre las calles de Teruel

Teruel salió a la callé el pasado 1 de abril para defender la mejora de las condiciones de la vía del tren que les comunica con Zaragoza y Valencia: una vía deteriorada y que alarga los tiempos de viaje hasta seis horas. La manifestación fue convocada para el sábado a las 11:00 horas por Teruel Existe y la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel para realizar un recorrido desde la plaza del Ayuntamiento de la capital turolense hasta su estación en la que se leyó un manifiesto mientras se esperaba con paciencia la llegada del tren con procedencia de Valencia.

Casi 6.000 personas (de una ciudad en la que viven 35.000), respaldadas por todos los partidos políticos y los Gobiernos valenciano y aragonés, tomaron conciencia de la situación y decidieron salir a reclamar el estado de una vía que apenas ha tenido mantenimiento en 50 años.

Para las Plataformas convocantes, la movilización tenía un triple objetivo: una inversión en la mejora de la línea (objetivo que requiere una actuación inmediata), la construcción de un corredor ferroviario de altas prestaciones entre el Cantábrico y el Mediterráneo pasando por Teruel (un objetivo fundamental a medio plazo) y, por último, la despoblación, un factor clave en el que la falta de infraestructuras ferroviarias tiene mucho que ver.

Un viaje protesta por toda la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto

Turolenses ataviados con ropas de principios del siglo XX en la estación. / Toñi Anadón Marco

Multitud de turolenses se dirigieron ya a primera hora de la mañana a la estación valenciana, donde fueron recibidos por el alcalde, Joan Ribó, y, en Sagunto, por su homólogo, Quico Fernández. Horas después, valencianos y turolenses continuaron su camino hacia Teruel ataviados con ropas de principios del siglo XX, reflejando que la situación del ferrocarril es igual que cien años atrás.

Después de recoger a más pasajeros en la estación turolense, pusieron rumbo a la capital aragonesa recibiendo el apoyo en las estaciones de paso de pueblos como Monreal del Campo, Caminreal y Calamocha donde les aclamaban con pancartas. Una vez en Zaragoza, José Luis Soro, consejero de Vertebración del territorio, recibió a los viajantes junto a otros muchos zaragozanos que se acercaron a la estación Delicias. Este mostró su esperanza por que en Madrid se lo tomen como una “presión” y tenga efectos.

La situación de la línea Valencia-Zaragoza

Según la plataforma Teruel Existe, “actualmente el estado de la vía entre Sagunto y Zaragoza es lamentable, con 22 limitaciones de velocidad por debajo de 80 kilómetros por hora (once de ellas por debajo de los 30 kilómetros por hora y cuatro por debajo de los 20 kilómetros por hora)”. Viajar en tren desde Valencia a Zaragoza cuesta un total de cinco horas y ocho minutos, a una media de 72 kilómetros por hora, incluyendo el tramo de Alta Velocidad Teruel-Zaragoza.

De hecho, los trenes de mercancías tardan tres horas más que hace un siglo en realizar el trayecto entre Zaragoza y Valencia. Por este motivo, recientemente los trenes que transportaban coches de Opel al Puerto de Valencia han sido desviados por Tarragona, y por la vía de Teruel únicamente pasan dos trenes de este tipo a la semana.

Turolenses recibiendo al tren en la estación. / Antonio García / Luis Rajadiel

Reacción del Ministerio de Fomento

Ante esta situación, Fomentó respondió con dos notas de prensa y una reunión con la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, que tuvo lugar el pasado miércoles 4 de abril. Buj le trasladó al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, “la reivindicación de todos los turolenses de un ferrocarril digno” y para que se acometa el prometido corredor de altas prestaciones Cantábrico-Mediterráneo. Un encuentro que tuvo lugar el mismo día en que se conoció la partida incluida en los presupuestos del Estado de 2017 para la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto.

La alcaldesa dio por buena la cifra de 333 millones de euros de inversión prevista por el ministerio hasta 2021, ya que es “más realista que anunciar 3.000 –la cifra manejada por el Gobierno central en 2009– que no se pretenden ejecutar”. Admitió que el corredor Cantábrico-Mediterráneo requiere de una mayor cifra presupuestaria, pero su tramitación administrativa requerirá más tiempo, ahora la prioridad es mejorar la línea actual, según la alcaldesa.

Los 333 millones de inversión prevista, de los cuales 140 se destinarán a mejoras en Teruel y el resto a Valencia y Zaragoza, se ejecutarán entre 2017 y 2020 para eliminar limitaciones de velocidad, ampliar los apartaderos y mejorar el acceso al puerto de Sagunto, entre otras mejoras.  Buj indicó que la renovación del ferrocarril de Teruel debe avanzar “paso a paso” y recordó que, de acuerdo a un reciente anuncio del ministro de Fomento, el proyecto para eliminar la mitad de las limitaciones estará listo en seis meses.

Zaragoza también salió a la calle

La capital aragonesa no se quedó parada y decidió secundar la protesta de una ciudad que sigue reivindicando que existe. La primera cita fue la recepción del tren procedente de Valencia y Teruel en la Estación de Delicias alrededor de las 14.00 horas. Por la tarde, los zaragozanos fueron invitados a acudir a otro acto que tuvo lugar en la Universidad de Zaragoza y, por último, se realizó un recorrido por el casco urbano de la ciudad que finalizó en una concentración en la Plaza del Pilar a las 20.30.

Los turolenses han demostrado con una de las manifestaciones más multitudinarias de la historia de la ciudad que están preocupados con la vida de esta porque “sin infraestructuras no hay desarrollo, sin desarrollo no hay futuro y sin futuro no hay nada”. Una lección de lucha para conseguir un ferrocarril digno y para que el anunciado corredor Cantábrico-Mediterráneo se haga realidad.

Noelia Muñoz Marco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *