Zaragoza aprueba sus presupuestos sumida en la polémica

El Periódico de Aragón

Pedro Santisteve logra sacar adelante los presupuestos municipales con los votos de ZEC, CHA y PSOE pese a ser reprobado de forma unánime por la oposición. 

El Ayuntamiento de Zaragoza sacaba adelante esta semana los presupuestos de la ciudad gracias al apoyo de PSOE , CHA y ZEC (17 votos), que han dejado a un lado sus diferencias, incluida la polémica modificación de las sociedades municipales, para darle algo de aliento al gobierno de Santisteve.

La bancada derechista, integrada por Partido Popular y Ciudadanos, ha votado en contra de los presupuestos (14 votos)por considerarlos una “herramientra de presión” y “una prolongación” del gobierno autonómico de Javier Lambán, formado también por los mismos partidos.

Del gasto total, que asciende a alrededor de  753 millones, cerca de 63 millones estarán dedicados íntegramente a inversión, teniendo gran importancia las políticas sociales y las cuestiones esenciales, como así ha destacado el consejero de Economia, Hacienda y Cultura, Fernando Rivarés.

Unión de la izquierda

Al igual que en la Aljafería, el consistorio zaragozano también ha conseguido finalmente aprobar los presupuestos de Zaragoza desencallando una situación que parecía no tener demasiadas probabilidades de solucionarse. Las hostilidades surgidas entre la oposición y el gobierno de los comunes, desde practicamente su llegada a la Plaza del Pilar, había convertido a la corporación municipal en un callejón sin salida.

El clima irrespirable, en especial entre PSOE y ZEC, no ha impedido que los aires conciliadores, compartidos con el Pignatelli, hayan convencido a las fuerzas de izquierdas de que el pacto podía ser su alternativa electoral mas favorable.

Así lo han valorado las distintas fuerzas políticas progresistas, poniendo el acento en la importancia de preservar el fondo pese a no compartir en su totalidad las formas. El PSOE, en palabras de Javier Trivez, ha recalcado que “lo importante es que tanto la ciudad como Aragón” puedan tener presupuestos. “Lo hacemos por responsabilidad, pero es posible que sea el último acuerdo de la izquierda”, avisaba Carmelo Asensio de CHA. En lo que respecta a ZEC, Rivarés ha asegurado que serán unos buenos presupuestos peroy exigió al Gobierno de España que movilice fondos estatales paralizados.

Indignación en PP y Ciudadanos

Mientras la izquierda hacía las paces y celebraba su pacto, los partidos mas a la derecha mostraban su evidente disgusto con las decisiones municipales.

El portavoz municipal del PP, Jorge Azcon, ha destacado que los presupuestos responden “a los sillones” que se intercambian Lamban y Santisteve. Desde el grupo popular también describieron al gobierno de la ciudad como “el mas antidemocrático de la historia“, en referencia a las controvertidas decisiones sobre las sociedad municipales.

En Ciudadanos, siguiendo la misma línea, la portavoz de la formación naranja, Sara Fernández, ha transmitido su abierto rechazo a las cuentas izquierdistas y ha reclamado la vuelta de la “normalidad democrática” al ayuntamiento.

Reprobación histórica 

La cierta satisfacción generada por la aprobación de los presupuestos no ha evitado que en el consistorio se produjera una situación del todo insólita.

Tras el cambio repentino de la representación de las sociedades municipales, anteponiendo a los miembros de ZEC sobre el resto de partidos, un hecho que podría constituir “fraude de ley” según un informe de la Universidad de Zaragoza, toda la oposición decidió reprobar al alcalde Pedro Sanstive, una medida histórica.

A la moción de censura, presentada por Carmelo Asensio de CHA, que reconoció “jamas haberse imaginado en esta situación”, se sumaron rapidamente PP, PSOE y Ciudadanos, exhibiendo su firme descontento con una medida, en su opinión, “antidemocrática”.

Asensió fue uno de los mas duros y espetó que el comportamiento de ZEC representaba “la peor derecha” cuestionándose su condición de izquierdistas. Por su parte, el portavoz socialista Carlos Pérez Anadón tildó a Santisteve de “autócrata de manual”, mientras que Pedro Navarro del PP recordó al alcalde su “soledad” y “cobardía”. Ya por último, Sara Fernández, de Ciudadanos, aludió a la “pérdida de valores” de ZEC, demostrando su poco cáriz democrático.

Sergio Rupérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *