ZARAGOZA ANTIRRUMORES

SOS Racismo Aragón es una asociación que lucha por la igualdad de la población inmigrante y porque se castiguen las injusticias y la discriminación que sufre esta sección de la sociedad por parte de la comunidad aragonesa.

Los objetivos de esta asociación son denunciar los hechos y dar una asesoría jurídica a todas aquellas personas inmigrantes a las que vulneran sus derechos y libertades.

ENTREVISTA A PALOMA RINCONADA PÉREZ

Paloma Rinconada Pérez es una trabajadora social y junto con otra compañera, una de las técnicas de la Oficina de Información y Denuncias de SOS Racismo Aragón. También hay otra persona encargada del Área de Pedagogía y Sensibilización. Además, hay un equipo de voluntarios que colaboran en la asociación y la Junta Directiva de SOS Racismo Aragón, igualmente está formada por personas voluntarias.

PREGUNTA: En la memoria de 2015 he leído que la Ley de Extranjería afectó notablemente las circunstancias de la población inmigrante. ¿La situación de estas personas ha mejorado a lo largo de 2016 y lo que llevamos de 2017?

RESPUESTA: No, la situación en cuanto a la concesión de permisos o a la lectura que se hace desde extranjería de la ley se ha realmente mantenido. Incluso, sí que se ha percibido en los últimos años, no tanto en 2016-2017, una lectura muy restrictiva de la ley, lo que obliga a presentar muchos documentos y si se llegan a denegar, tener que hacer un recurso para certificar que esa persona está dentro de los parámetros de permiso. El problema no es solo la Ley de Extranjería, sino que esta ley de extranjeros hace que puedan acceder a unos servicios u a otros. Si una persona se encuentra en una situación irregular tiene dificultades para acceder a recursos, a vivienda y al disfrute de cualquier tipo de servicios. Estar en situación irregular implica que te pueda parar la policía y acabar en el calabozo o iniciar un expediente de expulsión. Hay muchos recursos a los que solo puedes acceder si tienes documentación, hablamos de ayudas sociales, itinerarios de inserción socio-laboral y muchos servicios para equiparar la igualdad de derechos y la posibilidad de convivir en igualdad.

P: ¿Los discursos populistas que se están desarrollando en Europa y claro, en EEUU con Trump, están afectando a la sociedad extranjera en Aragón?¿Están influyendo en el pensamiento de la población aragonesa?

R: Como ciudadanos y ciudadanas es verdad que se percibe. Es un discurso que se está eschando constantemente en los medios de comunicación y todos lo estamos oyendo tanto para bien como para a mal. En algunos momentos sirve para sensibilizar a la población y por otra vía, sirve para todo lo contrario. Sí que es verdad que a raíz de esta prolongada crisis se ve que la población ha utilizado a la inmigración como chivo expiatorio, algo que es inevitable y también considaremos inevitables que los discursos políticos que vienen de arriba tengan un peso y una fuerza muchísimo mayor en la población. Por eso, cuando la discriminación viene de las instituciones la normaliza. Por lo que no hay que olvidar que aunque ese discurso venga de arriba no es el real y no es el que tiene que ser, pero hay gente que realmente lo cree. En nuestras cifras se ve que hay un racismo institucional y hay que frenarlo, ir contra él.

P: ¿Cómo podéis frenar ese racismo institucional?

R: Desde la Oficina de Información y Denuncias utilizamos las vías administrativas que existen a través de recursos que te permitan los plazos. Hacemos quejas, hacemos escritos al defensor del pueblo y cuando procede, incluso, llegar a abrir un procedimiento penal por la vía judicial.

P: ¿Hay una mayoría de juicios ganados o perdidos?

R: Depende, por desgracia no todos los procedimientos pueden llegar a desarrollarse por diferentes motivos. Muchas veces las personas no quieren iniciar ese procedimiento porque quizá se encuentran en una situación administrativa irregular y puede suponer un riesgo. Pero como los españoles, ya que implica embarcarse en muchos costes, tanto económicos como emocionales, porque es un procedimiento muy largo. Algunos procedimientos sí que los hemos ganado. Pero hay otros que no se han reconocido como tales ya que es muy difícil justificar la discriminación. Aun así, animamos a la gente a que siga denunciando para que se registren esos datos.

Y si tienen fuerzas y ganas, que comiencen un procedimiento judicial, aunque nunca tengamos un 100% de seguridad de que se vayan a ganar. Hay que intentarlo y luchar por los derechos. Pero nosotros antes de embarcarnos en un procedimiento judicial intentamos utilizar otras vías, una mediación más informal: hablando con la contraparte, citándolo o con una llamada telefónica, apoyando a la persona en situación de vulneración. Y, si no se llega a un acuerdo, contactamos con el SAMA (Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje).

P: ¿Muchas personas que no son las víctimas acuden a la asociación a denunciar?

R: No muchas, en algún momento dado, pero en general, no. Animamos a que, a pesar de que no denuncien, acompañen a las personas discriminadas para apoyarlas. Y aunque no se llegue a denunciar la situación, es muy importante apoyar y escuchar el testimonio y reconocer los derechos de las personas. Invitamos a que la sociedad haga una reflexión, a que se forme, que rompa con sus estereotipos para conseguir una igualdad de derechos para todos y todas y una convivencia en la interculturalidad.

P: Distinguís entre diferentes tipos de racismo: laboral, cotidiano e institucional. ¿Podrías explicar un poco cada uno y poner algún caso?

R: Los casos que más nos llegan son por racismo laboral, y dentro del ámbito laboral, el empleo doméstico, la vulneración de los derechos sobre todo. El empleo doméstico agrupa a un sector de la población donde la gran parte son mujeres y, encima, mujeres inmigrantes, por lo que consideramos que sufren una doble discriminación. La mayoría no son conscientes de los derechos que les pertenecen como las vacaciones o un correcto fin de contrato. La explotación laboral afecta a otros sectores, también a los españoles, pero consideramos que afecta especialmente a la población inmigrante. Respecto al racismo institucional, consideramos que se ejerce desde las instituciones, como su propio nombre indica. Y, aquí nos topamos frecuentemente con el tema de la nacionalidad.

El procedimiento de nacionalidad ha sido modificado por una ley, por lo que nos encontramos con dos procedimientos. Uno antiguo, en el que aún hay expedientes abiertos desde 2010 y luego, tenemos un nuevo procedimiento que ha generado mucho revuelo porque conlleva un examen de cultura y otro de idioma, lo que implica unos costes bastantes elevados. Uno cuesta aproximadamente 124 euros y el otro, 65 euros. Es un procedimiento que necesita una alfabetización digital ya que para poder apuntarse a los exámenes hay que hacerlo a través de la página web y hay que tener tarjeta de crédito. Acuden muchas personas que no tienen Internet, ni habilidades para manejarse. Ahora el procedimiento también permite hacerlo a través del registro civil pero, a partir de junio está previsto que solo sea a través de Internet. El racismo cotidiano es el que más se da, es el más difícil de denunciar y se basa en estereotipos.

Por ejemplo, nos llegan casos de gente que dice que nadie se sienta a su lado en el autobús, nadie se sienta al lado del chico africano o la mujer con velo. O que vengan dos chicos o chicas hablando en otro idioma y que la gente se cambie de acera. Es esa clase de estereotipos contra los que luchamos constantemente y que a veces se pueden quedar solo en eso o, en otros casos, pueden llegar a una discriminación mayor como apartarse, irse, no contratar o no alquilar un piso. Por eso, desde el Ayuntamiento se ha promovido la campaña “Zaragoza Antirrumores”.

P: ¿Colaboráis con diferentes ONGs o asociaciones?

R: Tenemos una red bastante amplia: Médicos del Mundo, Cáritas, La Casa de las Culturas, SAOJI (Servicio de Asistencia y Orientación Jurídica para Inmigrantes), CCOO, Asociaciones de Inmigrantes,… Nos intentamos especializar para no embarcar todo. Trabajamos en coordinación y derivamos a gente unos a otros.

P: ¿Hay algún colectivo que sufra por encima de los demás discriminación por parte de la población aragonesa?

R: Nosotros consideramos que, en general, lo que es más visible suele sufrir más discriminación. Por ejemplo: población africana, en concreto, hombre africano negro.

P: ¿La sociedad aragonesa es más racista ahora que se está acabando la crisis o antes de ésta?

R: Durante estos años se ha focalizado la atención en la inmigración, como que los culpables de esta situación es la población inmigrante. Eso antes no se daba, porque la inmigración nos venía bien, ya que se necesitaba que estuvieran aquí y en el momento en el que no se les necesitó y la población autóctona se vio más vulnerable se comenzaron a enfrentarse unos contra otros. Esperamos cara al futuro que se consiga volver a una reconciliación entre ambas partes, quitar ese foco de actuación. No sé si lo conseguiremos, ni de qué manera lo lograremos.

P: Este año en noviembre será el veinticinco aniversario de la asociación ¿Tenéis algún acto preparado o queréis hacer algo especial para celebrarlo?

R: Algo haremos, todavía no te puedo decir nada porque todavía estamos en ello y queremos que sea también algo novedoso, con un factor sorpresa.

ZARAGOZA ANTIRRUMORES

Durante la entrevista Paloma Rinconada Pérez habló acerca de la campaña “Zaragoza Antirrumores”. Esta estrategia se ha promovido desde el Ayuntamiento y SOS Racismo Aragón forma parte del grupo motor. Desde esta iniciativa se están formando agentes antirrumores para combatir los estereotipos y rumores que hay en la sociedad y que deterioran la convivencia. Tienen ya 111 agentes antirrumores, entre ellos hay inmigrantes y españoles. Esta campaña aparece en marquesinas, en cabinas de teléfono, en autobuses, etc. Y los mensajes de estos carteles rompen con el estereotipo. Pero también, se hacen formaciones a personas de cualquier ámbito, de cualquier profesión, con el objetivo de romper con los prejuicios. Ofrece herramientas para combatir los prejuicios de manera más fluida y coloquial. Es una estrategia abierta a toda la población y para SOS Racismo Aragón es muy importante que sea una iniciativa a la que acuda todo tipo de personas.

Laura Juan Lahuerta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *