Venezuela se hunde devastada por la crisis

El líder venezolano se mostró alegre del hecho de que la oposición decidiese formar parte de las elecciones según el anuncio que comunicó la Mesa de la Unidad Democrática. “Reto al presidente Santos, a todos los presidentes los convoco a una reunión para que hablemos”, afirmó Maduro. Este acto contó, como era de suponer con la oposición de alguno de los dirigentes. Como, por ejemplo, en el caso de Corina Machado, que señaló que “ir a las elecciones regionales es reconocer la Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta”.

“Soy el alcalde número 12 que es inhabilitado, destituido y con una orden de aprehensión. Al ritmo que vamos no quedará municipio en Venezuela en el que haya un alcalde de la Unidad”, aseguró Smolansky, alcalde de El Hatillo desde la clandestinidad.

Desde la oposición, un grupo fuerte y numerosos, ha decidido convocar para el próximo sábado una importante manifestación para mostrar su respaldo a los cuatro alcaldes que se encuentran tanto encarcelados como los que han huido para impedir su encarcelamiento.

Asamblea nacional vs Constituyente

La Asamblea Nacional Constituyente se presenta como la nueva cámara parlamentaria que dispondrá de limitación de poderes para llevar a cabo una reforma de la Constitución. Todo ello animado por el gobierno socialista de Maduro, quien celebró su segundo pleno el pasado martes. Cita que tuvo lugar en el Palacio Federal Legislativo donde estuvieron presentes todas las fuerzas de la oposición, haciendo casi imposible la entrada de los diputados de dicho grupo.

De este modo lo ha denunciado el portavoz de la oposición en la Asamblea Nacional, Stalin González, a través de un mensaje colgado en Twitter: “No nos dejan pasar al Palacio Federal Legislativo. Este gobierno invade los espacios que ya no es capaz de ganar legítimamente”.

En ese preciso momento se dice que conviven Asamblea Constituyente y Nacional, órgano que resulta de las elecciones legislativas de 2015 pero que cuenta con una parte importante de opositores.

“Ellos actúan como el hampa, ellos llegaron en la noche, en la oscuridad y tomaron el Palacio”, declaraba a los periodistas otro diputado de la oposición, Jorge Millan. “Nosotros nos presentamos hoy, pero fue imposible el acceso por las condiciones que estaban alrededor de la entrada del Palacio Federal”, añadía el parlamentario.

Poderes restringidos

Finalmente, y como resolución de dicho acto, la Constituyente aprobó la “Ley Constitucional de la Comisión para la Verdad y Paz”, una de las promesas de Maduro, para castigar, “hacer justicia” e indemnizar a las víctimas de la violencia de los últimos meses en el país, de la que el chavismo responsabiliza a la oposición.
Esta ley tiene como principal consecuencia la estructuración de una comisión, que, según los argumentos de la actual presidenta de la Constituyente, Delcy Rodríguez, “circunscribirá su ejercicio a los hechos de violencia por motivos políticos y de intolerancia, así como sus delitos conexos dirigidos a causar tal violencia”.

La nueva cámara, que fue constituida ya el 30 de julio en unos comicios que no han sido reconocidos ni por la oposición ni por buena parte de la comunidad internacional, tiene como objetivo reformar la actual Constitución, para lo que cuenta con plenos poderes.

Por su parte, el pasado martes, reclamó el uso del Parlamento, tal como ya había avanzado el diputado constituyente Diosdado Cabello, uno de los principales líderes del chavismo, que había advertido de que la Asamblea Nacional Constituyente tendría la tutela del Palacio Federal Legislativo, por lo que se necesitaría su autorización para cualquier actividad que se quisiera celebrar en su interior.

A su vez, la reciente cámara ha dado luz verde “por unanimidad” a un acuerdo que tiene el fin de respaldar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) tras el asalto a la 41ª Brigada Blindada del Fuerte Paramacay por parte de un grupo liderado por un capitán desertor de la Guardia Nacional.

Por último, se ha debatido un proyecto de acuerdo “en respaldo y solidaridad” del presidente venezolano, “ante los ataques y agresiones a su alta investidura organizada desde el extranjero y particularmente desde el Gobierno de los Estados Unidos”, según la mesa de la cámara.

Efectos de una crisis que no cesa

La crisis en Venezuela alcanza niveles preocupantes para la comunidad internacional. La oposición acusa de corrupción y destrucción de la democracia al gobierno. En un momento en el que los detractores a Maduro no tienen voz y menos un organismo que los represente ante el cada vez más poderoso chavismo. El conflicto sigue creciendo y Venezuela se radicaliza en uno de los dos bandos cada día más en medio de una crisis que está lejos de resolverse.

Maduro atribuye el colapso de Venezuela a una “guerra económica” de empresarios de derecha apoyados por Estados Unidos. Hasta el minuto se cuentan al menos 125 muertos en protestas, y gran parte de ellos son estudiantes universitarios que no superan los 25 años. Las manifestaciones continúan y la excesiva represión policial también, en un enfrentamiento continuo en que nadie da su brazo a torcer.

Doce cancilleres de países de la zona firmaron la “Declaración de Lima” que rechaza enérgicamente “la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales”. Esto da pie a que los países sudamericanos afirmen que Venezuela “ya no es una democracia”.A los países de la región se suma el rechazo de Estados Unidos, que aplicó sanciones económicas a funcionarios chavistas y no descarta ampliar su castigo al Gobierno de Venezuela.

Sara González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *