«Una habitación propia», Federico García Lorca en la Residencia de Estudiantes

Residencia de Estudiantes de Madrid: de izquierda a derecha: Pepín Bello, Federico García Lorca, Juan Centeno y Louis Eaton-Daniel. Número Noviembre Revista L’Almendra. FUENTE: Archivo Residencia de Estudiantes, Madrid

Con motivo del traslado de una serie de documentos relacionados con Federico García Lorca desde la Residencia de Estudiantes de Madrid al Centro de Federico García Lorca de Granada, ha quedado inaugurada una exposición con retales del autor en la primera institución.

La Residencia de Estudiantes tiene el orgullo de enlazarse con uno de los poetas más reseñables del siglo XX español. Vital en su biografía, custodia desde 1986 los documentos que se trasladarán en fecha no fijada. La Residencia en inicio tenía el objetivo de crear un ambiente complementario al universitario en el cual los estudiantes pudieran cultivarse intelectualmente. Además, se deseaba que en su seno fluyera el contacto entre las letras y las ciencias por lo que no solo encontraremos vinculados a ella a autores del ámbito artístico. Se suman a estos factores la presencia en ocasiones de personalidades como Eugenio D’Ors, Unamuno, Le Corbusier o Marie Curie que enriquecían el conocimiento de los estudiantes.

Es en este ambiente en el que Lorca se integra en 1919 y en el que entablará amistad con el pintor Salvador Dalí y el cineasta Luis Buñuel junto con muchos otros. Al encontrarse la Residencia de Estudiantes abierta a las vanguardias europeas se convirtió en un centro de novedad dentro del panorama español sembrando su influencia entre los alumnos y marcando profundamente la obra del poeta. Allí llegó con Impresiones y Paisajes, permaneció pese a las reticencias de sus familiares quienes se mostraban contrarios a la Residencia —ya que Lorca quería dejar Derecho y su obra El maleficio de la mariposa había fracasado, como se puede apreciar en las misivas de la exposición— y se marchó con gran pena a Granada encontrando por el camino partes de sí mismo.

En la muestra, que se podrá presenciar hasta el 31 de julio, se pueden encontrar cartas inéditas (en las que, por ejemplo, el poeta pedía a su amigo Adolfo Salazar que le facilitase la vuelta a la institución pues temía perder su plaza), fotografías, documentos, dibujos y pinturas. Se realiza por tanto una colaboración entre la Fundación Federico García Lorca, la Residencia de Estudiantes y el Museo Reina Sofía gracias al cual se encuentran cuadros regalados por parte de Dalí a Lorca y obras pictóricas de otros autores. Dicha exposición es comisariada por el catedrático de la Universidad de Granada Andrés Soria Olmedo en compañía de Erik De Giles con función de responsable de montaje. Fue abierta con un discurso de la sobrina del poeta, Laura García Lorca de los Ríos, quien mostró agradecimiento hacia la institución y recalcó la importancia de la misma en la vida y obra del autor.

Así pues, el poeta toma las maletas de nuevo y vuelve a casa, pero antes podremos bucear dentro de su alma una vez más.

Cristina Gimeno Calderero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *