Un proyecto para Zaragoza

Plaza del Pilar en Zaragoza | Shutterstock
Plaza del Pilar en Zaragoza | Shutterstock

Se acercan las próximas elecciones. En la prensa diríase que van a ser mañana. Todos calientan motores. Pero son personalismos: que si ponte tú que quito a éste. El partido parece que ve mejor al otro que a éste. A ésta le debemos más que al otro y además es mujer. Este debe ser el esquema de las conversaciones que no afloran. Que no dice la prensa, aunque si leemos entre líneas es lo que sucede.

Sin embargo, hay ausencia de ideas, de proyectos para la ciudad inmortal de Zaragoza. Y en todo caso lo que se hace es criticar al otro partido, al otro candidato del mismo partido. Fuego amigo, palabras contrapuestas que hoy son una realidad. Vote por este para que no salga el otro. Y todo así. Lo único, la vieja política ha cansado a los ciudadanos. Hay un 40% de cansados que no van a votar. Los abstencionistas. Del resto unos votan para que no salga el otro partido. Otros se tapan la nariz y votan. Alguna vez se jura no votar a quien te traicionó en su acción de gobierno. Otros resignados votan al menos malo. Pocos votan con la cabeza alta, convencidos de lo que votan. Así van las encuestas, que no aciertan. Quizá por la vergüenza de reconocer a quien se ha votado. O porque la gente tiene derecho a mentir.

Vamos a bajar al terreno de las ideas, los proyectos. En Zaragoza, ciudad grande pero como cada pueblo, nos conocemos muchos. A mi me parece que Zaragoza debe de tener algún objetivo alcanzable. Debe de tener alguna estrategia que le guíe su acción de gobierno. Algo de lo que estar orgulloso. Y que no cueste dinero , que no estamos para más impuestos. Bueno pues ahí va: tenemos que ser la cuna de la Hispanidad, debemos ser los mayores entusiastas en celebrar el 12 de octubre el día de la Hispanidad y debemos ser el lugar de peregrinaje de todos, españoles y sudamericanos, de lo Hispano. Con H mayúscula. Debemos ser los mayores portadores de la bandera española, porque Zaragoza es España y siempre ha sido fiel a España. Nobleza aragonesa obliga. Aragón siempre fue reino y fundó España junto con Castilla. Y nos fastidia cuando vituperan nuestra bandera. Zaragoza es y será España.

La idea general está bien, cuesta poco, encaja perfectamente con la idiosincrasia aragonesa y zaragozana en general. Pero junto con ello tenemos que hacer que Zaragoza, ciudad interior, prospere. Tenemos una ciudad interior con unos terribles problemas de despoblación y envejecimiento en la España interior. Es una tendencia mundial que la gente se agrupe en grandes polos de población. Zaragoza tiene que ser uno de ellos. Necesitamos población que se asiente en Zaragoza, que sea una ciudad atractiva para vivir. Sin población no tenemos fuerza. Si no atraemos población estamos perdidos. Nos envejecemos rápido.

Junto con la población hace falta actividad. Ser una ciudad “business friendly”. No hay que tener complejos en atraer empresas. La empresa trae actividad, riqueza, impuestos. Hace falta tener promotores que atraigan inversión a la ciudad.

Y los ciudadanos tienen que ver que su ciudad es agradable. La escena urbana no es la mejor posible: locales vacíos, limpieza, grafittis, y otros hacen que sea mejorable la ciudad. Aquí tenemos que hacer autocrítica. Que podemos hacer por la ciudad y no que nos da la ciudad como ciudadanos. Como podemos conservar lo que tenemos: parques, vías públicas, edificios privados y públicos.
Solidaridad. Es algo que a veces se echa en falta. Vemos a vagabundos mal viviendo en la ciudad. Personas que han sido todo y ahora no son nada. Tenemos que ayudarles a integrarlos con la dinámica del esfuerzo. Es paradójico que tras años de gobierno presuntamente social sigamos viendo estas escenas desgarradoras.

Y todo ello con una buena gestión. Huir de si es mejor la gestión privada o pública. Hay que observar quien da mejor los servicios y rechazar remunicipalizaciones o gestiones privadas por dogmas ideológicos. Por cierto la gestión privada debe controlarse tanto como la gestión del propio Ayuntamiento.

Sólo con estos ingredientes podremos sentirnos orgullosos de vivir y de pertenecer a la siempre inmortal ciudad en la que vivimos

José Antonio Pueyo, presidente de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (ECOS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *