Un nuevo pacto de rentas

EFE

Con la vuelta de los plenos ordinarios al Congreso y el protagonismo del referéndum catalán de fondo, el Grupo Socialista pretende elevar a primera línea del debate político el modelo de reparto de beneficios que se está produciendo en el actual contexto de recuperación económica de nuestro país. Lo advertía nuestro portavoz de economía Pedro Saura en la sesión de control al Gobierno, “Rajoy utiliza la desigualdad para financiar la competitividad. La devaluación laboral y salarial están en el ADN de su modelo de crecimiento”.

No nos cabe duda a los socialistas de que el modelo salarial que ha implantado el Gobierno de Rajoy es, a día de hoy, una piedra en el camino de la recuperación económica de este país y por supuesto todo lo contrario a una salida justa de la crisis. Entre las consecuencias de este desequilibrado reparto de beneficios está, por ejemplo, la aparición de los “trabajadores pobres”. Estudios actuales nos hablan de más de ocho millones de personas que se consideran en esta situación. Tristes y preocupantes cifras que nos colocan en el ámbito europeo a la altura de países como Grecia o Rumanía.

Este es un modelo que se ha considerado también injusto porque prima las rentas del capital sobre las del trabajo. Los datos nos indican que el peso de los salarios cayó por debajo del 46% del PIB en el primer trimestre de 2017 cuando antes de la crisis se situaba en torno al 50%. Esto implica que en los últimos 5 años más de 44.000 millones de euros han encontrado acomodo en las rentas de capital.

El año 2017 se cerrará, previsiblemente, con un volumen de PIB superior al de 2008, cifra que sería el máximo histórico de nuestra economía. Pero estos niveles se lograrán con un nivel de ocupación muy inferior al de entonces, unos 2 millones de empleos menos. El incremento de productividad que encierran estas cifras ha venido motivado, fundamentalmente, por el ajuste en las plantillas y los salarios y no por mejoras en la tecnología o la innovación. Estamos cimentando nuestro crecimiento en los mismos pilares que se mostraron fallidos en tiempos no muy lejanos, todos sabemos de las consecuencias.

Frente a este escenario y con el fin de lograr un nuevo modelo económico y salarial y un reparto más justo de los beneficios generados por la recuperación económica, desde el Grupo Parlamentario Socialista hemos registrado en el Congreso una moción para debatir esta misma semana. Una iniciativa cuyo primer punto insta al Gobierno a derogar la Reforma Laboral de 2012. Proponemos también, en el marco del diálogo social, elaborar un nuevo Estatuto de los trabajadores que fortalezca la negociación colectiva como instrumento de redistribución de los beneficios de la actividad económica.

En dicha moción no hemos obviado la recuperación del peso de la masa salarial anterior a la crisis, para lo cual proponemos el incremento en el año 2018 de entre un 2% y 3%, y de entre un 2,5% y 3,5% en los años sucesivos hasta el 2020. Y por supuesto un plan de choque para el Empleo de las Personas Jóvenes, colectivo especialmente dañado en la última década.

Y así hasta un total de doce puntos que se debatirán en el próximo Pleno del Congreso de Diputados y que forma parte de la campaña de diálogo que los socialistas mantendremos, además de con el resto de fuerzas políticas, con los agentes sociales y económicos, y con la que pretendemos lograr ese nuevo modelo salarial que conforme un nuevo y necesario Pacto de Rentas en nuestro país.

Oscar Galeano,  portavoz de la Agenda Digital del PSOE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *