Uhuru Kenyatta vuelve a ganar las elecciones presidenciales de Kenia

Uhuru Kenyatta (Simon Maina / AFP vía Getty Images)

Kenyatta obtuvo el 98% de los votos en unos comicios marcados por el boicot desde la oposición y en los que tan solo figuró su candidatura

El líder del partido del Jubileo, Uhuru Kenyatta, ganó las elecciones del pasado 26 de octubre con un 98% de los votos, tal y como informó la Comisión Electoral de Kenia (IEBC). El que fue su principal opositor electoral antes de su retirada pocos días antes de los comicios, el líder del partido Super Alianza Nacional (NASA por sus siglas en inglés), Raila Odinga, llamó a boicotear las elecciones, por lo que muchos de sus votantes no acudieron a las urnas.

Las elecciones del 26 de octubre contaron con un 38,8% de la participación, es decir, tan solo 7,4 millones de votantes de los 19,6 electores inscritos. En las regiones de Kisumu, Migori, Homa Bay y Siaya, ni siquiera se llevaron a cabo debido a la escalada de tensión provocada por los altercados violentos dirigidos por los seguidores de Raila Odinga. Hubo por tanto 1,8 millones de electores que no pudieron ejercer su derecho a voto. En total, 25 distritos electorales que quedaron en blanco.  Sin embargo, el director de la Comisión Electoral de Kenia, anunció que los comicios no se volverán a repetir en dichos lugares ya que el resultado continuaría dando la victoria al líder del Jubileo que cuenta con una mayoría casi absoluta.

Las elecciones presidenciales del 26 de octubre de 2017 no son las primeras que celebra Kenia este año. El 8 de agosto se llevaron a cabo otras que quedaron invalidadas a petición del partido de Raila Odinga, que consideró que había irregularidades en la manera en la que su opositor volvía a hacerse, ya entonces, con la presidencia de Kenia.

Este vacío de votación ha abierto el debate. Muchos kenianos consideran que no son elecciones válidas si no puede votar toda la población en cada uno de los colegios electorales. La constitución de su país, les contradice. Esta expone que los comicios tienen que efectuarse en todos los distritos, pero no en todos los colegios.

Una mesa de votación en Gatundu. Crédito Kabir Dhanji / European Pressphoto Agency

Las elecciones del 8 de agosto:

El 8 de agosto de 2017 se celebraron elecciones en Kenia. Uhuru Kenyatta, el presidente del país, se enfrentaba al líder de la NASA, Raila Odinga. Kenyatta recibió el 54,27% de los votos, y Odinga  44,74%. Sin embargo, la Super Alianza Nacional (NASA) presentó un recurso electoral a los pocos días de conocerse el resultado, en el que demandaba la invalidación de los comicios debido a las irregularidades llevadas a cabo por el partido del ganador. En la denuncia figuraba que se había producido un ataque informático a los servidores de la Comisión Electoral, en el que se habría empleado la identidad del jefe de telecomunicaciones de la Comisión (quien fue asesinado apenas diez días antes) para acceder y dar la victoria a Kenyatta.

La resolución fue apoyada por cinco de los siete magistrados y finalmente el Supremo determinó que sí se habían cometido irregularidades. El 1 de septiembre se anuló la reelección de Kenyatta y se programaron nuevos comicios. Sin embargo, la NASA requería que las siguientes elecciones se produjeran tras haber reformado la Comisión Electoral, algo que no se ha producido. En respuesta, el 26 de octubre, Odinga anunciaba su retirada de las elecciones, alegando que era lo mejor para defender verdaderamente los intereses del pueblo de Kenia. Esta retirada dejaba como único posible elector a Kenyatta.

La oposición estimó que las elecciones debían ser anuladas puesto que no había oposición,  y que debían organizarse unos terceros comicios a través de la nominación, en primer lugar, de los futuros candidatos. A pesar de esta firme posición, las elecciones se celebraron y la NASA defendió el boicot de las mismas.  Raila Odinga, anunció que la Super Alianza Nacional no va a cesar sus manifestaciones y que volverá a presentar recursos para que estas segundas elecciones queden una vez más anuladas, ya que considera que Kenyatta quiere convertir Kenia en un “régimen de partido único”.

La violencia aumenta:

En el barrio de Kibera (Nairobi) donde hay una gran presencia de la oposición, estalló la tensión nada más conocerse los resultados. Las manifestaciones terminaron con la intervención de la policía de manera violenta. Desde el día de las elecciones se han registrado al menos 14 muertos en los enfrentamientos entre la policía y la oposición, una cifra que por su parte, la Super Alianza Nacional sitúa en 70 muertes.

Kenia teme que se repita la situación de 2007. Tras las elecciones de ese año se produjeron  enfrentamientos étnicos que finalizaron con la muerte de más de 1.100 personas y el desplazamiento forzoso de más de 600.000. Odinga ya entonces no reconoció su derrota y la violencia azotó con fuerza a los kenianos.

Por el momento, Kenia se mantiene a la espera de un nuevo recurso por parte de la NASA y mira con incertidumbre a un futuro en el que puede que el pueblo sea convocado a unas terceras elecciones.

Aurora Isabel Martínez Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *