Trump agita el debate migratorio en vista a las próximas elecciones legislativas

Donald Trump firma ordenes ejecutivas en la Casa Blanca | Wikimedia Commons
Donald Trump firma ordenes ejecutivas en la Casa Blanca | Wikimedia Commons

El tema migratorio que ha resurgido en los últimos días con mucha fuerza en Estados Unidos no es ninguna casualidad. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quiere empezar a preparar el éxito del Partido Republicano para la próxima cita electoral. Por ello, ordenó separar a los hijos de los inmigrantes que cruzaban la frontera con México, algo que causó un profundo rechazo. Fue tal la repulsa a esta medida que incluso algunos integrantes del propio Partido Republicano rechazaron esta decisión. Pero Trump sabe que este tema es totalmente favorable para su partido, ya que el electorado más conservador del republicanismo (la gran mayoría de los votantes) están de acuerdo con estas medidas extremas anti-inmigración.

Un vídeo publicado esta semana mostraba el horror de las familias inmigrantes al ser separados los padres de sus hijos, siendo encerrados en jaulas estos últimos. En el vídeo, podíamos ver a los menores dentro de estas parcelas cubiertos de mantas de aluminio mientras en el audio se podía escuchar a los niños llorando por querer reunirse de nuevo con sus padres, a quiénes los servicios de seguridad de la frontera se los habían llevado.

La condena a estas prácticas fue mayoritaria. En cuanto se publicó el polémico vídeo se organizaron manifestaciones en contra del trato que estaban recibiendo los inmigrantes menores de edad. “Exigimos justicia y que se nos trate como personas que somos, no somos criminales”, manifestó una inmigrante de México en San Diego. “Es una auténtica vergüenza, ¿Qué será lo próximo a lo que nos tendremos que enfrentar los que venimos de fuera? Me da mucha pena”, declara una mujer procedente de Guatemala que vive en Washington, D.C.

Por su parte, el Presidente del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha criticado duramente esta medida: “Estoy profundamente preocupado por las políticas recientemente adoptadas que castigan a los niños por las acciones de sus padres”, y encomendó al presidente Trump a acabar con esta “cruel” medida: “Pido a Estados Unidos que detenga de inmediato la separación forzosa de estos niños, y aliento al gobierno a ratificar finalmente la Convención sobre los Derechos de los Niños”.

Decreto del Presidente

El jueves, 21 de junio, Donald Trump escenificó antes los medios de comunicación la firma del decreto que ponía fin a la muy criticada medida. Lo hacía junto al vicepresidente del gobierno y demás miembros de su ejecutivo en el despacho presidencial de la Casa Blanca. Pese a todo, la firma de ese decreto no ha puesto solución a las familias que fueron separadas y aún no han vuelto a reunirse de nuevo. Fuentes cercanas a la Casa Blanca aseguran que poco a poco se procederá a reunificar a las familias pero la oposición del Partido Demócrata no da ninguna credibilidad a esa afirmación e insta al Gobierno a cumplir con su palabra.

Tras ceder ante la presión, Trump organizó el sábado en Washington un acto con familias que perdieron a sus seres queridos por culpa de delitos cometidos por inmigrantes en situación irregular. Ante su empeño de seguir achacando la figura del inmigrante sin papeles con la de un criminal, el presidente se rodeó de estos familiares de asesinados y aseguró que “estos son los ciudadanos estadounidenses permanentemente separados de sus seres queridos”.

Ángel Herrezuelo Die

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *