Susana Díaz en Zaragoza: “Yo no me quiero resignar a un 85 o 90%, yo quiero ganar”

Ignacio López

La presidenta andaluza inauguró el pasado domingo en Zaragoza la campaña de las primarias de la secretaría general del PSOE. La candidata quiso marcar distancias con su principal rival, Pedro Sánchez, echándole en cara sus malos resultados: “YO NO ME QUIERO RESIGNAR A UN 85 O 90%, YO QUIERO GANAR”. En el acto, celebrado en el Palacio de Congresos, la andaluza criticó la propuesta de Enel de cerrar la central térmica de Andorra: “Si hace falta, iré a Bruselas a defenderlo”.

La candidata andaluza transmitió en todo momento a los ciudadanos su fuerza e ilusión. Su principal objetivo es ganar y sacar adelante a un PSOE derrotado y sin ganas. Por ello, animó a los allí presentes a apoyarla para convertirse no solo en la primera Secretaria General del partido sino para alcanzar el puesto como Presidenta del Gobierno de España. “Adelante arriba y a ganar”, exclamó decidida la candidata andaluza.

Pese a que se pronosticaba una clara mayoría de avales para la candidatura de Susana Díaz, en el recuento de firmas del pasado viernes se demostró la escasa distancia entre la andaluza y Pedro Sánchez. El exsecretario general obtuvo 53.117, mientras que Díaz le superó por tan solo 6.273 firmas, obteniendo un total de 59.390. El tercer aspirante a la secretaría general del PSOE, Patxi López, obtuvo 10.866 avales.

“Pretendo ser una buena socialista, con eso se puede gobernar el país”, afirmó la andaluza en clara alusión a las críticas de sus rivales y de la oposición de que su candidatura supone un alejamiento de la izquierda y de los valores socialistas. La candidata dejó claras sus ganas de alcanzar la dirigencia del PSOE: “Tengo ilusión, ganas y miles de militantes que me apoyan”.

“Lo primero es unir al PSOE”, afirmó rotundamente la candidata andaluza. Y para ello, destacó que se tiene que llevar a cabo un “proceso en positivo”, pensando en todo momento en las necesidades y reivindicaciones de los ciudadanos, y, sobre todo, respetando y animando al debate. Díaz se mostró convencida de trabajar para conseguir estos propósitos y, además, afirmó que iba a hablar bien de todos sus candidatos rivales porque “hay que amar al PSOE”. El deseo de la presidenta andaluza es que el partido saque toda esa fuerza que lleva dentro y que no ha podido mostrar por las diversas dificultades que han sacudido al grupo socialista.

El acto coincidió con el anuncio de Enel de cerrar la Central Térmica de Andorra, que da trabajo a más de 4000 personas. Precisamente antes de Díaz intervino Antonio Madoz, representante de las bases socialistas en las cuencas mineras. Madoz elogió´ el trabajo de los gobiernos del PSOE en el sector minero: “sin los gobiernos del PSOE, el sector minero estaría muerto”. Díaz mostró´ su solidaridad con los afectados y aseguró´ que exigirá´a Rajoy que siga abierta la planta.

Hizo referencia a la gran labor de aquellos “rebeldes socialistas” que han ido construyendo el PSOE a lo largo de los casi 140 años del partido que, según la candidata “son pocos para todo lo que nos queda por delante” : Pablo Iglesias, Alfonso Guerra, Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero, de quienes se siente profundamente orgullosa, porque consiguieron logros como fueron las políticas de igualdad y reconstrucción. “Merecen que levantemos al PSOE”, señaló Díaz.

“Lo primero el pueblo, después el partido y solo por último los intereses personales”, declaró la Alcaldesa de la Almunia, Marta Gracia. Y, en efecto, Díaz lo reiteró. Es el lema que la candidata andaluza transmite a militantes y afiliados. Y es que se han cometido muchos errores en el gobierno de España, por lo que la candidate andaluza desea solventarlos y trabajar para acabar con las desigualdades sociales, el terrorismo y para asegurar una vida digna a todos los ciudadanos tanto españoles como de aquellos que huyen de sus países de origen por el miedo a la guerra.

Susana Díaz alabó´ la labor del PSOE en la sanidad, la educación pública y la Ley de Dependencia. La andaluza criticó´ la situación actual de la universidad: “no podemos tener la segunda universidad más cara de Europa”, y manifestó´ su rechazo a la violencia machista: “un país que acabó con otros terrorismos, también puede acabar con el terrorismo contra las mujeres”.

Susana Díaz recordó´ sus orígenes obreros: “vengo de una familia y de un barrio muy humilde”, así´ como el inicio de su relación con el partido socialista: “Empecé´ a ser socialista muy joven, al ver las desigualdades que existían entre los niños de mi propio barrio”. “Tengo la misma ilusión que hace 27 años”, aseguró la candidata.

A duras penas se llenaron las 700 localidades disponibles para escuchar a Susana Díaz, destacando la ausencia de jóvenes. Precisamente, este supuso un problema para la organización, que estaba interesada en dar visibilidad a la juventud socialista. Los gestores invitaron a todos los jóvenes del público a sentarse detrás de los ponentes, para aparecer en las imágenes de televisión. La intención era minimizar la consideración generalizada de que los jóvenes se postulan al lado de Sánchez y no de Díaz.

Ajustado resultado en la recogida de avales

Pese a que se pronosticaba una clara mayoría de avales para la candidatura de Susana Díaz, en el recuento de firmas del pasado viernes 5 se demostró la escasa distancia entre la andaluza y Pedro Sánchez. El exsecretario general obtuvo 53.117, mientras que Díaz le superó por tan solo 6.273 firmas, obteniendo un total de 59.390. El tercer aspirante a la secretaría general del PSOE, Patxi López, obtuvo 10.866 avales.

En la votación concurrió el 70% de la militancia socialista, lo que supone el doble de participación respecto al año 2014, cuando fue elegido secretario general Pedro Sánchez. La verificación de los avales por parte de empleados de Ferraz y de una contrata externa, se alargó durante varias horas del jueves y del viernes.

Ignacio López y Sara González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *