Sin presupuestos no hay paraíso

Un viejo socialista me dijo una vez: la política solo se puede hacer de dos maneras. Con el Boletín Oficial y con el presupuesto.

Decía ese viejo socialista que el boletín oficial es el arma revolucionaria por antonomasia, el poder real, la capacidad de condicionar la vida de los ciudadanos y articular una comunidad política. La potestad reglamentaria es la mas poderosa herramienta de un gobierno. Como dijo Romanones, hagan ustedes la ley que yo haré el reglamento. Lo mismo decía del presupuesto. Lo que voy a ingresar y lo que voy a gastar, asignar prioridades, enfocar políticas, comprometer gasto, dar a quien se debe y negar a quien se niegue.

Pareciera que esta vieja lección no se la hubieran enseñado a muchos de los nuevos políticos que campan por nuestras instituciones representativas. Después de dos años de periplo, nuestros nuevos diputados, portavoces, lideres del pueblo, próceres del proletariado y gente normal todavía no lo han descubierto.

Este mes de febrero hemos vivido una especie de sainete protagonizado por nuestros podemitas autonómicos, encabezados por su ínclito líder Pablo Echenique. Afectados por el conocimiento empírico de que el juego presupuestario les supera, han condicionado la aprobación de los presupuesto de Aragón a que por parte del PSOE se les ofreciera ritualmente la cabeza del consejero Gimeno en una hermosa patena plateada.

Los argumentos son graciosos, parecidos a los del niño pequeño que no llega a comprender porque los Reyes Magos no les han traído todo lo pedido en su carta. Es cierto que en 2016, fruto de su negociación, el PSOE había tragado con sus enmiendas por muy absurdas, complejas, o bienintencionadas que fueran. Pero como un niño la mañana de reyes, se han llevado el chasco de encontrarse con el calcetín vacío y con un pijama que no habían pedido.

Una cosa que todavía no han aprendido es que los Reyes son los padres. Y en este caso los burócratas con las curiosas e ignotas normas presupuestarias, sus créditos, partidas, programas, modificaciones, retenciones, bloqueos de crédito. A veces querer no es poder y en la mayor parte de las ocasiones poder es saber, saber como y Gimeno lo que es saber sabe.

Pero sea como fuere y tras la epifanía de que el consejero Gimeno controlaba bastante mas que ellos de cómo se utilizaba un presupuesto. Se dispusieron prestos a culpabilizar al otro de su incapacidad, plantearon el condicionar de manera absoluta los presupuestos del gobierno de Aragón a la salida del Tahur.

Nuestro héroe de acción favorito, Don Pablo Eche, estaba convencido de lo infalible de su estrategia y de cómo con el respaldo unánime del Pueblo Aragonés, iban a lograr eliminar al culpable de su frustración.

Lo que no sospechó nuestro amado líder morado, es que la gente, el pueblo no es tonto, y que un presupuesto es una cosa seria. Muchos son los que dependen del presupuesto porque, como hemos referido ya antes, el presupuesto es la política en serio.

La gente no sabe muy bien que es un significante vacío, ni que es la casta, ni la patria, ni la democracia participativa. Ni sabe de Vista Alegres ni de hegemonías. La gente sabe que si no hay presupuesto muchas cosas no se hacen, muchas subvenciones no llegan y los proyectos necesarios para el desarrollo del país se quedan en el cajón.

Y esas se ha encontrado con la respuesta ciudadana en la calle, por primera vez en tiempos un sarao ciudadano en el que el increpado y aludido era Podemos.

¿Por qué la gente es tan ingrata? ¿Por qué no valoran el ímprobo esfuerzo por devolver la pureza a las corruptas instituciones? Se preguntan a día de hoy los paladines de la verdadera izquierda.

Pues señores la cosa es fácil; la ciudadanía (gente somos todos) quiere eficacia en la gestión, acuerdo y entendimiento, si es desde la izquierda pues mejor, que para eso tienen mas diputados. Lo importante para los aragoneses y aragonesas son las cosas mundanas, sus coles, la dependencia, los hospitales, las carreteras, etc…

Todas esas cosas que se han de hacer con unos presupuestos en vigor. Es cierto que el PSOE tampoco puede demorarse mucho en el tema, al final la gente que ha encontrado en Podemos la piedra en el camino, acabara buscando la culpa en el terco caminante que se empeña en tropezar reiteradamente sobre ella.

Han pasado la época de los juegos florales, no es la hora de tomar el cielo. Sino de construirlo en la tierra y a ser posible ahora no mañana.

Pero desgraciadamente, sin presupuestos no hay paraíso.

Miguel Serrano

3 thoughts on “Sin presupuestos no hay paraíso”

  1. Si queréis aspirar a ser un medio de comunicación deberías contratar un corrector ortoripográfico. El tipo que escribe esto debía estar escondido cuando explicaron esto en clase, si es que ha ido a clase, claro. En cuanto al contenido, pura bazofia partidista. Cuando el autor de un artículo milita y le paga un partido, mejor ser honestos y decirlo.

    1. Y cuando alguien como usted no es capaz de ir más allá de las descalificaciones personales, significa que carece de argumentos. Más aún cuando el artículo en cuestión no refleja una noticia sino la opinión de quien lo firma. Insultar y menospreciar son conductas mucho más graves que cualquier error tipográfico.

  2. Cómo autor del texto, reconozco la existencia de los errores ortotipográficos. No las justifico pero no le quepa duda que trataré de ser más cuidadoso. Efectivamente milito en un partido, quizás fuera lo primero que deba aparecer en mi currículum. Y mi trabajo es público, sí ustedes lo buscan el BOA. No le diré que si falte a clase ese día de la ortografía, debía estar currando o ayudando a mis compañeros en la universidad o en el sindicato o pagando nóminas e impuestos cuando me monté mi negocio. O mil cosas más. Trataba de dar mi opinión como ciudadano. Cómo socialista, siendo fiel a lo que soy un punto guasón y somarda como buen aragonés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *