Sigue la investigación en contra de Ignacio González

La Operación Lezo sigue dando de qué hablar. Esta semana ha estado carga de polémicas dentro del Partido Popular, incluyendo nuevos datos acerca de la trama de Ignacio González, la Operación Lezo.

Un antiguo alto cargo de la Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM) reveló a Eloy Velasco, titular del juzgado central, que, a finales de 2001 Ignacio González, entonces secretario general del Partido Popular y vicepresidente del Ejecutivo de Esperanza Aguirre, pidió al entonces máximo responsable de dicho ente público, José Martínez Nicolás, “en torno a un millón de euros” para “sanear las cuentas” del PP de Madrid.

Silvano Conjuro, testigo sacó a la luz dichas declaraciones, aseguró que para tal fin se inflaron contratos con dos de las empresas a los que los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han acudido en los últimos días a requerir documentación, la tecnológica Indra y la consultora PwC. Tras investigar el caso, se ha podido comprobar que dichos fondos llegaron con posterioridad a los proveedores del partido a los que se adeudaba dinero mediante nueve empresas impuestas.

Encubiertos por el PP

La dirección Nacional de PP había recibido desde 2014 diversas denuncias sobre cuentas ocultas en Suiza de Ignacio Gonzalez. No obstante, no se abrió ningún tipo de investigación ni se puso ninguna denuncia. Mariano Rajoy esperaba que fuese Esperanza Aguirre la que investigara el tema, pero tampoco ella tomó cartas en el asunto. Jesús Gómez, diputado del Partido Popular de Madrid, relató este miércoles las advertencias que él mismo formuló a Aguirre y al partido en general, acerca de las acciones de Ignacio González. Otra denuncia anónima convenció a Rajoy en febrero de 2015 de que debía desprenderse de González y nominó a Cristina Cifuentes.

Marhuenda y Casals, desimputados

Eloy Velasco ha notificado un auto este martes en el que desimputa a Francisco Marhuenda y Mauricio Casals, director y presidente de La razón, al considerar que ni el periodista ni el directivo “habrían conseguido” presionar a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para que no denunciara a Edmundo Rodríguez Sobrino, consejero delegado de la empresa editora de La Razón y exdirectivo del Canal de Isabel II.

Ambos habían sido imputados por coacciones a Cifuentes tras examinar las grabaciones telefónicas a Rodríguez Sobrino. En las conversaciones, el director del diario habla con el consejero delegado sobre publicar informaciones para “hacer pupa” a Marisa González, jefa de gabinete de Cifuentes, coincidiendo con la denuncia a Rodríguez Sobrino, actualmente en prisión.

Tensiones en torno al número dos

Además, se ha tenido constancia de una reunión entre Pablo González, hermano de Ignacio González y presunto implicado en la operación Lezo, y José Antonio Nieto, secretario de Estado de Seguridad. José Antonio Nieto anunció que compadecería en el Congreso para explicar la reunión, puesto que considera que no tiene “nada que ocultar”.”Estoy absolutamente tranquilo, creo que es mi obligación y creo que en los momentos que vivimos la sociedad española necesita que se den todos los datos que se tengan que dar sobre cualquier cosa que pueda impulsar a tener alguna duda sobre cualquier tema relacionado con hechos como los que aparecen en esta operación”, ha dicho.

La comparecencia ha tenido lugar este viernes. En ella, el número dos de Interior ha explicado que, en enero, recibió una petición de Pablo González para tener una reunión. Dicha reunión tuvo lugar el 8 de marzo. “Dijo que era solo para saludarme tras dos años sin verme desde 2015, en las elecciones municipales, y en la Junta general de Mercacórdoba”, ha explicado.

Nieto ha asegurado que no hablaron de la investigación en curso, puesto que no se tenia constancia de ella. El número dos ha leído diferentes normas para explicar que no había ninguna razón para que conociera la investigación de la Guardia Civil, en funciones de policía judicial.

Aguirre dimite

La Operación Lezo suma uno más a la lista de casos que salpican a cargos de Esperanza Aguirre. Tal vez por este motivo, Aguirre anunció este lunes su dimisión de todos sus cargos públicos. “Tengo como norma de conducta no eludir mis responsabilidades. Por eso dimito. Me siento engañada y traicionada por Ignacio González. No vigilé lo que debía”, “, ha afirmado Aguirre, Unos minutos antes Aguirre envió un sms al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, que estaba reunido con el presidente de Brasil, Michel Temer, informándole de que iba a presentar su dimisión.

Esta es la tercera vez que Esperanza Aguirre presenta su dimisión. La primera fue en 2012, donde dejó su cargo al frente de la Comunidad de Madrid. En 2016 volvió a convocar a la prensa para anunciar que abandonaba su puesto como presidenta del PP madrileño.

La moción no sale a flote

Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, anunció este martes su intención de promover una moción de censura contra Mariano Rajoy, sustentada por los casos de corrupción que salpican al PP. Iglesias considera que, en España “se vive un estado de excepción democrático, con un saqueo público permanente”.

El PSOE, Ciudadanos y el PNV han rechazado dicha moción de censura, mientras que el resto de partidos han decidido estudiarla. Con el rechazo de estos partidos, la moción no tiene ninguna posibilidad de salir a flote. El PSOE ha acusado de “mala fe” a Podemos; y Ciudadanos de un “circo” en el que no están dispuestos a participar.

La moción se presentó sin fecha ni candidato para sustituir al actual presidente, lo que de por sí dificulta su establecimiento.

No es un hecho aislado

El Partido Popular no está pasando por su mejor momento. En los últimos días se han destapado y ampliado diversos casos de corrupción dentro de la formación azul. Desde la Gürtel, por la que Rajoy tuvo que declarar como testigo la semana pasada, hasta la Púnica en Madrid o Valencia, a los que se deberían añadir los casos de Jaume Matas, y de Pedro Antonio Sánchez. Que tantos presidentes de comunidades autónomas se encuentren en la actualidad salpicados por caso de corrupción es un tanto inquietante, como también lo es que el partido o el mismo Rajoy no hayan tomado cartas en el asunto. Al contrario, Rajoy ha declarado que el hecho de que estén saliendo a la luz tantos casos de corrupción se debe a su legislatura, que prima la justicia y está destapando los casos que ensucian la política actual. “El que la hace la paga, como se está viendo”, declaró el presidente del Gobierno.

Por hechos como este, el martes centenares de personas se concentraron al frente de la sede del PP en Madrid. Entre gritos de “el PP no es un partido, es una banda”, y ruido cacerolas, los manifestantes han pedido a los populares “que se disuelvan y entreguen la pasta”. Se leían pancartas como “Tu sobre, mi recorte”. La manifestación dio comienzo a las ocho de la tarde, y se convocó a través de redes sociales, aunque no contaba con los permisos necesarios de la Delegación del Gobierno que horas antes avisaba de que los asistentes podrían ser multados por no respetar la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza.

Carla Muñoz Fandos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *