Rechazo rotundo al Impuesto de Sucesiones

La ciudadanía no se conforma y el problema sigue estando presente. Cientos de personas se concentraron en la Plaza del Pilar de Zaragoza el pasado domingo para exigir la eliminación del impuesto de sucesiones. Un paso que dieron ante la llamada de la plataforma StopSucesiones para reclamar la abolición del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, así como el de Plusvalías municipal.

Nadie se resigna, de hecho, la plataforma que envalentonó a cientos de personas a manifestarse ha recogido en los dos últimos meses casi 80.000 firmas contra el citado gravamen y el simulador del Impuesto de Sucesiones ha registrado casi 4.000 visitas en sus primeros diez días de funcionamiento, con una media de 400 visitas al día.

Con esta manifestación se pretendía desde la nombrada plataforma “demostrar a nuestros dirigentes, que el descontento con este impuesto, no es cuestión de unos pocos”. Según Miguel Ángel Ramos, portavoz de Aragón StopSucesiones, estos impuestos “son injustos y confiscatorios. Su aplicación va en contra del principio de igualdad, supone una doble o triple imposición y penaliza el ahorro de las clases medias, lo que repercute en su capacidad de inversión.”

Cientos de congregados portaban carteles que habían sido repartidos por la organización en los que se podía leer eslóganes como “No a los impuestos injustos. No dejes que exploten a tú familia. Los aragoneses no somos de tercera. Que no te quiten lo que es tuyo” o “Lucha por suprimir el impuesto sobre la muerte”.

Aragón lo sufre más

Asimismo, el portavoz de StopSucesiones recordó que se trata de un impuesto nacional con tipos nacionales y que el problema es que “no hay bonificaciones”, por ello, “un aragonés tiene que pagar mil veces más que un canario y cien más que un madrileño”. “En el resto de los países del entorno está mucho más bajo o ha desaparecido”, añadió.

La misma organización se ha puesto en contacto con otras de Asturias y Andalucía, quienes, según Ramos, “más problemas tienen”. De todos modos, el portavoz insistió en que se trata de un problema nacional y, por eso, se han ofrecido a ayudar a cualquier tipo de plataforma que se cree en el resto del Estado para transmitirles su experiencia.

Simulador del Impuesto: una herramienta útil

El simulador del Impuesto de Sucesiones fue puesto en marcha por el Departamento de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón con el objetivo de permitir a los ciudadanos conocer si deben pagar o no dichas tasas en el caso de recibir una herencia. Sin embargo, la Dirección General de Tributos ya disponía de esta herramienta, solo que ahora se ha hecho más accesible y comprensible para cualquier ciudadano que quiera hacer uso de el mismo.
Asimismo, si una vez comprobado que el contribuyente tiene que tributar, esta herramienta le calculará la cuantía que debe abonar. El usuario tan solo deberá aportar algunos datos sobre la herencia, su relación con el finado y el patrimonio que tenía antes de recibir la sucesión.

Impuesto de Sucesiones en Aragón

Según datos del Departamento de Hacienda, de los casi 50.000 aragoneses que heredan al año de un pariente cercano, el 90 por ciento no paga nada del impuesto de sucesiones. Además, el tipo medio impositivo (la cuota que realmente se paga por bases imponibles totales) de todos estos contribuyentes apenas llega al 5 por ciento.

Este impuesto es de naturaleza directa y subjetiva y lo que haces es gravar los incrementos patrimoniales obtenidos a título lucrativo por personas físicas. Se trata de uno de los tributos cedidos por el Estado desde la creación de las autonomías. Aragón, en ejercicio de su capacidad normativa, ha ido introduciendo reducciones y bonificaciones a lo largo de la historia.

Por ejemplo, en el caso de los menores de edad, estos tienen libres de impuestos los primeros tres millones de euros. Por otro lado, los discapacitados con una discapacidad reconocida del 65 por ciento tienen una reducción total, independientemente de que exista relación de parentesco o no con el fallecido y de lo que reciban. En cuanto a las donaciones al cónyuge o a los hijos, hay una reducción de hasta 75.000 euros, siempre que el que recibe la donación tenga un patrimonio inferior a 100.000 euros. Y en el caso de cónyuge, ascendientes o descendientes, con patrimonios preexistentes de menos de 402.678,11 euros, los primeros 150.000 euros que reciben no tienen que pagar impuestos.

Noelia Muñoz Marco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *