Rajoy anuncia la sesión constitutiva del Parlament para el 17 de enero

Mariano Rajoy, este 29 de diciembre tras la reunión del Consejo de Ministros. (EFE)

La cuenta atrás para la constitución de un gobierno catalán está en marcha. El presidente del gobierno, en orden del artículo 155, ha sido el encargado de anunciar la fecha para la constitución del Parlament en Cataluña: el 17 de enero. Hasta entonces, Puigdemont debe decidir si seguirá fugado o volverá a España a votar en la constitución del parlament. Si Puigdemont y el resto de ex consellers no vuelven a España, y Junqueras permanece en presión junto a otros dos diputados, 8 escaños independentistas se quedarán vacíos y no podrán votar.

La presión recae sobre Puigdemont y el presidente del gobierno exige responsabilidad. “Es absurdo ser presidente de una comunidad autónoma viviendo en el extranjero, y es absurdo pretender ejercer de presidente desde Bruselas. Imagínese que yo fuera presidente del Gobierno desde Lisboa”, dijo Rajoy tras anunciar la fecha de la sesión constitutiva en su comparecencia en el Palacio de la Moncloa. El ejecutivo también aprovechó la sesión para relacionar las perspectivas de la economía española. con la cuestión catalana. “La única sombra que se cierne sobre nuestra economía es el factor de inestabilidad que genera la política en Catalunya”, señaló. Dicha situación ha llevado al Gobierno a rebajar las expectativas de crecimiento de España para 2018. La previsión de crecimiento para 2018 baja así del 2,6% al 2,3%.

Los resultados de las elecciones catalanas dejaron un panorama bastante agridulce. Los grupos independentistas consiguieron mayoría, pero Ciudadanos, del bloque constitucionalista, ganó las elecciones. Sin embargo, la victoria de los naranjas no fue la suficiente para constituir un gobierno no indepentista. Por otro lado, el bloque independentista tampoco tendrá tan fácil la constitución de un gobierno. La CUP, que tiene la llave para la mayoría, solo apoyará a Junts per Cat y ERC si hay una independencia unilateral. Un cambio de postura será necesario si no se quiere volver de nuevo a las urnas, pero, hasta ahora, la unilateralidad ha sido un requisito imprescindible. La sesión de investidura del president catalán está prevista para finales de enero, aunque todavía no hay una día en concreto fijado.

Con una fecha de investidura casi fijada, el independentismo muestra las primeras señales de fractura. Mientras Puigdemont negocia su regreso, Junts per Cat y ERC estudian un ‘plan B’. En caso de que el ex presidente no pueda ser investido, Junts ha exigido a ERC que Junqueras renuncie a la presidencia de la Generalitat. Las primeras reuniones entre los dos partidos no están siendo tan conciliadoras como un bloque independentista unido desearía, y las exigencias de los de Puigdemont han enfriado todavía más las negociaciones. Por el momento, ERC no ha dado respuesta a las exigencias, pero les recuerda que la diferencia de votos entre ambos partidos fue muy pequeña, de 11.000.

Si Puigdemont cumple con sus promesas de campaña, deberá volver de Bélgica. Así lo prometió en contadas ocasiones. Su victoria no era lo esperado y ahora sus promesas pueden tambalearse.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *