¿Quién envenenó al ex espía ruso?

CNN en Español

El ex espía ruso Sergei Skripal y su hija fueron envenados con un gas nervioso el pasado 4 de marzo en la ciudad británica de Salisbury, en el sur de Inglaterra. Mark Rowley, jefe de la policía antiterrorista, declaró que ambos fueron víctimas “de una tentativa de asesinato por la administración de un agente nervioso”. Las acusaciones y la búsqueda de un responsable y culpable político ya han comenzado. Pero, ¿quién es realmente el autor?

Sergei Skripal había sido un doble agente que suministraba información a Reino Unido sobre las identidades de sus compañeros de inteligencia rusos. Después de ser descubierto por las autoridades de su país, ingresó en la cárcel. Cuatro años después, se convirtió en uno de los cuatro prisioneros liberados por Moscú a cambio de 10 espías arrestados por el FBI.

La primera ministra británica, Theresa May, explicó que es “altamente probable” que Rusia esté involucrada en el envenenamiento a Sergei Skirptal. Si continúa creyendo esta hipótesis y Rusia no gana su defensa, “Gran Bretaña va a considerar acciones equivalentes al uso de la fuerza por el Estado ruso en territorio británico”, añadió la Primera Ministra.

El diario británico “The Telegram”, ha sido el encargado de confirmar que el gas, llamado Novichok, fue colocado en la maleta de la hija del ex espía antes de que partiera desde Moscú el 3 de marzo. Las autoridades británicas están supervisando la salud de más de 130 personas que han podido estar expuestos ante la toxina.
Por otro lado, Rusia asegura que el gas con el que se atacó al ex espía fue desarrollado en Occidente. Culpabilizó en mayor medida a Estados Unidos y a Reino Unido, aunque también se refirió a la República Checa, Eslovaquia y Suecia. El gobierno británico anunció que 23 diplomáticos rusos a los que se les considera “agentes de inteligencia no declarados” tienen que abandonar el país.

Este hecho ha contribuido a que las relaciones diplomáticas entre Reino Unido y Rusia se compliquen. Los británicos aumentarán el control de los vuelos privados, aduanas y cargas procedentes de Rusia. El ejecutivo británico está evaluando la posibilidad de crear nuevas leyes para aumentar la defensa contra “actividades hostiles de Estado”. Además, todas las reuniones bilaterales entre Rusia y Reino Unido han quedado suspendidas y ni el Gobierno ni la Familia Real acudirá al Mundial de Fútbol que se celebra este verano en Rusia.

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *