Pugna por las inmatriculaciones

Interior de la Catedral de San Salvador (buho21.com)

En este mundo nada carece de dueño, el quién es otra cuestión.  En el caso de los siguientes templos de la capital aragonesa: la Catedral de San Salvador (Seo), Santa María Magdalena, Santiago el Mayor y San Juan de los Panetes, el poseedor seguirá entre interrogantes.

Esto se deriva de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha estimado los recursos presentados por el Ayuntamiento de Zaragoza contra la medida cautelar tomada por el juzgado de lo Contencioso nº 5. Tal medida aceptaba las peticiones del Arzobispado de Zaragoza que solicitaba anular el siguiente acuerdo aprobado por Zaragoza en Común:

Que por la Asesoría Jurídica Municipal se ejerciten, en el momento que proceda, las pertinentes acciones administrativas y judiciales declarativas de dominio y de posible nulidad y rectificación registral practicada respecto de los templos de San Juan de los Panetes y de Santiago el Mayor en Zaragoza a favor del Arzobispado de Zaragoza, con la finalidad de dilucidar y proteger el dominio y la utilización pública de los citados bienes, y lo mismo para la Catedral de San Salvador (La Seo) y de la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena.

A fecha de 27/31 de marzo.

La medida cautelar emitida encontraba sus raíces en la inexistencia de un informe judicial previo al acuerdo. Sin embargo, el TSJA no atiende a esta razón argumentando que no puede declararse la nulidad del acuerdo (y la consiguiente medida cautelar) puesto que existe un dictamen previo. Se suma a esto la falta de datos necesarios para establecer una deliberación firme y el hecho de que de perdurar la vigencia de la medida cautelar el Ayuntamiento no podría efectuar la tutela judicial efectiva, que le corresponde por derecho. De esta forma, queda revocada la suspensión del acuerdo municipal dictada por el juzgado abriendo de nuevo la puerta al intento del Consistorio de reclamar la nulidad de las inmatriculaciones.

Este conflicto ni es nuevo ni pertenece exclusivamente a la comunidad aragonesa, en la que se estima que en el periodo en el que se estableció la Reforma Hipotecaria del gobierno de José María Aznar (1998-2015) la Iglesia se hizo con 1751 bienes inmuebles (lo cual no solo incluye lugares sagrados sino que también se añaden fincas, domicilios u otros). La ley previamente mencionada chocaba con el mandato de la Carta Magna referente a la igualdad de todas las religiones frente al Estado por lo que, con más vehemencia en los últimos tiempos, han proliferado los desencuentros entre algunos Consistorios y la Iglesia. Como es el caso de La Seo, los ciudadanos han aportado sumas millonarias para la reparación de edificios de gran valor para sus ciudades. No obstante, se mantiene una entrada para el ciudadano que genera grandes sumas de dinero de destino desconocido (según Movimiento Hacia un Estado Laico). El número exacto no puede ser verificado ya que no existen registros al alcance del público, ni del Ayuntamiento de la ciudad, que arrojen luz sobre las cifras (no habiendo obligación de ello). Las inmatriculaciones, la falta de registros o el impago del Impuesto de Bienes Inmuebles siguen siendo algunos de los asuntos que enfrentan a Ayuntamientos e Iglesia (en todo momento al margen de las creencias religiosas de cada cual). Frente a esto, el Gobierno manifestó en su momento su conformidad con el actual estado de tales asuntos.

Cristina Gimeno Calderero

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *