PSOE y Unidos Podemos: pugna por gobernar Madrid

Iglesias, Errejón y Espinar en la sede de Podemos el pasado jueves // Fuente: La Sexta.
Iglesias, Errejón y Espinar en la sede de Podemos el pasado jueves // Fuente: La Sexta.

Si hay una comunidad autónoma que representa los intereses políticos más elementales para el Partido Popular, esa es la Comunidad de Madrid. El escándalo del máster de la actual presidenta, Cristina Cifuentes, ha provocado que los populares estén por primera vez en 24 años a las puertas de perder el Gobierno regional madrileño. Ni la Gürtel, ni la Púnica ni la trama Lezo. Un máster en derecho autonómico obtenido, presuntamente, de manera fraudulenta tiene a un gobierno entero en la cuerda floja.

Ante este panorama, la izquierda está más cerca que nunca del Gobierno de la Comunidad. La moción de censura del PSOE ha permitido establecer una cerrada unanimidad entre los socialistas madrileños acerca de quién será su candidato en 2019. No queda duda: si Ángel Gabilondo no gana la moción, quedará al menos como alternativa clara a Cifuentes de cara a los próximos comicios autonómicos. De hecho, según ha podido saber el Diario.es, fue el propio Pedro Sánchez quien empujó al propio Gabilondo a presentarla, ante las dudas iniciales de éste. Gabilondo no fue duro con Cifuentes en su comparecencia ante la Asamblea de Madrid precisamente porque quería “dejar que la presidenta se explicase”. Solo después de que la lideresa del PP de Madrid se explicase, él presentaría la moción acompañado de su número dos, José Manuel Franco. Y así fue.

El martes 17, El País publicó que el PSOE ofreció a Carmena pasarse a sus listas de cara a las próximas municipales. Pero, según cuentan fuentes cercanas, la alcaldesa de Madrid habría aceptado a cambio de llevarse junto a ella a gente de su confianza, como Rita Maestre o Jorge García Castaño. La noticia supuso un polvorín en los mentideros políticos de Madrid. El portavoz adjunto de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, salió a quitar hierro al asunto alegando que lo de Carmena solo fue “una conversación informal con un café de por medio”. También salió a desmentir la informaciones publicada por El País la vicealcaldesa, Marta Higueras.

Volviendo a la Comunidad, La moción de censura socialista  ha permitido que el PSOE se haya colocado en una posición privilegiada de cara a 2019, mientras que en Podemos, las cosas estaban mucho mas revueltas. Al menos hasta el pasado jueves, cuando Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Ramón Espinar salieron a anunciar un acuerdo de unidad para las listas moradas a la Comunidad de Madrid. Tras una semana de rifirrafes entre el equipo de Iglesias y el de Errejón, al que se sumó el ala anticapitalista dirigida por Lorena Ruiz-Huertas, el conflicto alcanzó su punto álgido el martes 17. Ese día, junto con la información sobre Carmena, se publicaba otra que provocaría un terremoto en la formación de Iglesias. Un documento del equipo de Carolina Bescansa publicado, supuestamente por error, en su canal de Telegram, donde se detallaba un plan para derrocar a Iglesias como líder de Podemos y formar un tándem como Errejón para conseguirlo, provocó la comparecencia inmediata de la diputada. Bescansa explicó ante el edificio del Congreso que ese documento ni siquiera era un borrador, que era de su equipo y que ella ni siquiera lo había ideado. Errejón, por su parte, que también compareció, lo calificó de “inaceptable”. Ellos dos habían acordado que Bescansa sería la número 2 por Madrid. Tras el descubrimiento de este escándalo, la diputada renunció a formar parte de la candidatura de las autonómicas y pidió perdón. Desde Podemos no se le ha exigido, hasta ahora, nada concreto. El silencio es el mejor mensaje que, desde Princesa 2, quieren enviar a Bescansa. Ella deberá interpretarlo.

Ciudadanos, cada vez más cerca de apoyar a Gabilondo

En Ciudadanos saben que no quedan muchas opciones. Siguen apostando por una vía alternativa a Cifuentes dentro del PP de Madrid, pero los populares quieren llegar hasta el final para que los naranjas se retraten en la moción de censura. En el PP nacional, la número 2 y secretaria general, María Dolores de Cospedal es la única de las dirigentes que apoyan abiertamente a la presidenta regional. Ésta última, por tanto, se siente respaldada, y no dimitirá hasta que no sea estrictamente necesario. Dentro del partido hay voces que claman por su salida del Gobierno para evitar que Ciudadanos vote finalmente a favor de la investidura de Gabilondo. Perder Madrid sería una derrota.

Pablo Torres Yébenes 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *