PSOE y Podemos llegan a un acuerdo para aprobar los presupuestos de Aragón

Habemus Pactum. El 6 de marzo, casi a medianoche, el Consejo Ciudadano de Podemos en Aragón acordó el apoyo al proyecto de presupuestos del PSOE para 2017. El apoyo no fue aprobado por una mayoría aplastante en el órgano ejecutivo: fueron doce votos a favor y siete en contra, según explicó Pablo Echenique, secretario general de Podemos en Aragón, al término de la reunión en una rueda de prensa.

Javier Sada, portavoz socialista en las Cortes de Aragón, declaró que “había más encuentros que desencuentros, lo que ha permitido llegar a este acuerdo después de una semana de intensas negociaciones”. Sada, satisfecho con el acuerdo, anunció en Cadena Ser ese mismo día que los presupuestos podrán estar listos antes de verano.

Han sido tres meses de difíciles e intensas negociaciones que han finalizado con un acuerdo en el que la formación morada, según ha afirmado en su cuenta de Twitter, ha podido “rascar” en alguno de los puntos que exigía. Todo esto a pesar de la “diferencia de modelos” entre ambas formaciones.

Las claves del desbloqueo

Para el acuerdo de los presupuestos autonómicos han sido fundamentales una serie de exigencias claves. Algunas de ellas han generado controversia entre la opinión pública, como el cierre de aulas de la concertada.

Socialistas y podemistas han pactado el cierre de 28 aulas de primero de infantil de la escuela concertada. Se trata de un equilibro entre las 48 que pedía Podemos y las 10 del PSOE

El aumento de la inversión en I+D+i en 3,5 millones, la reestructuración de hacienda y la subvención de cuidadoras no profesionales también forma parte de ese acuerdo en el que Podemos decía haber conseguido “rascar” algo.

Después de darse a conocer el acuerdo, CHA e Izquierda Unida mostraron su apoyo al proyecto. El grupo popular calificó el proyecto como una “fractura social” en la que “Javier Lambán se ha empeñado a la hora de poner sus políticas”. “Lambán no puede arrastrar al fracaso que está protagonizando con ese modelo de izquierdas”, criticó duramente una portavoz del partido en rueda de prensa.

El plan de presupuestos ‘comenzó a debatirse el jueves en las Cortes. El techo de gasto no financiero de 5.052 millones de euros fijado por el ejecutivo fue aprobado por mayoría parlamentaria. PSOE y CHA votaron sí; PP, PAR y Ciudadanos se abstuvieron; mientras que IU votó no y Podemos decidió no votar.

Noviembre de 2016, las primeras complicaciones

El presidente aragonés, Javier Lambán, declaraba en noviembre del año pasado que no sometería a votación los presupuestos para 2017 si no contaba con el apoyo de Podemos. De igual modo, negaba apoyarse en el Partido Popular si no había acuerdo con la formación de Echenique. A pesar de las primeras complicaciones, el grupo socialista mostraba su intención por que los presupuestos estuvieran listos antes de las Navidades.

Los días pasaban y el acuerdo no llegaba. Echenique afirmaba que su partido todavía no había recibido los presupuestos y acusaba al PSOE de “hacer tiempo” en las portadas de los periódicos mientras acababan el texto. Ante la falta de un acuerdo en la izquierda, el Partido Popular presentó a mediados de diciembre sus propios presupuestos. En esas mismas fechas, Lambán estableció la última semana de diciembre como el margen para aprobar un borrador del modelo económico de 2017 y exigió a Podemos una negociación. Echenique negaba la posibilidad de cumplir un pacto dada la abstención de los socialistas en el Congreso de los Diputados, lo que había llevado a Rajoy de nuevo a la presidencia del gobierno.

El borrador no llegó y el 30 de diciembre el BOA publicó la orden de prorrogar los presupuestos del año 2016 ante ausencia de los del año siguiente. La prórroga entraría en vigor el 1 de enero y se mantendría hasta la aprobación de la Ley de Presupuestos de 2017.

El borrador

El PSOE presentó el primer borrador de los presupuestos el 11 de enero. Desde el Gobierno de Aragón comunicaban su intención de continuar con la recuperación de los servicios públicos y el aumento de las inversiones. De hecho, mantenía un importante aspecto social a la vez que incluía el aumento en inversiones para reactivar la economía y el sector empresarial de la comunidad. Educación dispondría de más de 69,7 millones de euros (casi 70 millones más respecto al anterior), Salud contaría con 1.789 millones (105 millones más respecto al anterior) y se distribuían 31 millones a los programas de empleo. El presupuesto en Cultura subía en cinco millones de euros dirigidos a subvenciones de eventos, formación en las aulas y difusión cultural.

Desde Podemos e IU, decepcionados, pidieron unos presupuestos “reales”. Maru Díaz, portavoz de la formación de Echenique en las Cortes de Aragón, calificó el borrador como “un pastiche” de cifras en el que “las goteras” eran tapadas “con pintura”. Echenique criticó los presupuestos alegando que les mandaban “información incompleta, tarde y en un formato difícil de leer”. De mismo modo, desde el PAR el presupuesto presentado se calificaba de “irreal” al incluir ingresos sin garantizar debido a la ausencia de unos presupuestos estatales. Por otro lado, Lambán pedía la responsabilidad y la búsqueda de los acuerdos que predominaban en el Ayuntamiento de Zaragoza respecto a los presupuestos de la ciudad.

Fernando Gimeno, un nuevo obstáculo

“Lo que hemos visto en el año 2016 es que lo firmado en las cámaras luego no se cumple. Se nos pide que apoyemos un presupuesto para 2017 cuando el de 2016 ha sido cambiado en una enorme medida”, declaraba Echenique a finales de febrero. El secretario general de la formación en Aragón se mostraba muy crítico con la situación, manifestando que “531 millones de euros de los presupuestos de 2016 fueron modificados sin pasar por las cortes de Aragón”. Por ello Podemos pedía la destitución del consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno, al incumplir los presupuestos del año anterior.

La petición de destitución bloqueó las negociaciones entre PSOE y Podemos. Finalmente, los socialistas se negaron aceptar esta condición y Podemos tuvo que retirar su exigencia.

La llamada de atención de los empresarios

El 3 de marzo, el mismo día que el presidente del Grupo Parlamentario de Podemos en las Cortes de Aragón retiró la exigencia de cese de Fernando Gimeno, el grupo de empresarios aragoneses exigió al PSOE un inmediato pacto de los presupuestos. La CEOE, en la reunión en el palacio de Larrinaga en Zaragoza, pidió a Lambán un acuerdo cuanto antes.

Según las declaraciones recogidas por la agencia Efe, Ricardo Mur, presidente de la CEOE, responsabilizó principalmente al PSOE de la falta de un modelo económico al ser el partido que gobierna en la comunidad.

Miguel Nadal Barón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *