Primarias PSOE: Última batalla a tres

AFPSusana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez se enfrentaron el pasado lunes en la sede de Ferraz a un debate decisivo en el que defendieron sus propuestas para liderar el PSOE. Situaron a su partido en la izquierda; se proclamó la autonomía del proyecto socialista; y se refirieron a los militantes como la columna vertebral.

Fueron tres los bloques en los que se dividió el debate: político, socioeconómico y modelo de partido. La periodista de La Vanguardia Carmen del Riego, que ya condujo el debate celebrado en 2014, fue la moderadora y el presidente de la gestora, Javier Fernández, fue el encargado de recibir a los ponentes, uno a uno, que llegaron disparmente para poder reunirse con sus equipos previamente.

Otra rama del debate a tres, será cuál de los allí presentes puede liderar un PSOE realmente de izquierdas, ideología que lo caracteriza. Los tres reivindican ese espacio y en sus equipos reconocen que será uno de los puntos calientes. Sánchez estrenó días previos al debate el lema “Aquí está la izquierda” para salvar al partido de los efectos “de la abstención”. También “de izquierdas” es el partido que defiende Díaz y para demostrarlo puede desafiar su propio Gobierno y el de otros presidentes autonómicos y alcaldes socialistas. La recuperación de una “izquierda exigente” es lo que defiende López.

Por su parte, Sánchez se sujeta en gran medida en la abstención a la investidura de Mariano Rajoy, hecho por el que critica enormemente a la rival andaluza. Díaz, en contrapartida a tal acusación, sostiene que sin esa abstención se hubiera ido a las urnas por tercera vez en un año y el PSOE hubiera continuado su camino irrefrenable hacia el pozo.  Sin embargo, dicha decisión, fue tomada por casi la totalidad del comité federal del partido, por lo que no tendría mucho de disparate. Sería este último debate la ocasión idónea para discutir estos aspectos, ya que todavía no habían tenido oportunidad de apelar a ello.

Esta, sin duda alguna y por encima de cualquier otro hecho, es el principal reproche y arma que Sánchez utilizó para arremeter contra Díaz. “Espero convencer a Susana Díaz de que fue un error abstenerse ante Mariano Rajoy”, señaló el ex secretario general el sábado en Málaga. Con los votos socialistas “se sostiene a un Gobierno carcomido por la corrupción”, añadió. Siguiendo con el veterano candidato y ex secretario, insistió mucho en que Rajoy tenía otras opciones de formar mayoría sin el apoyo socialista, tal y como se ha estado viendo estos días en la negociación de los presupuestos. Sánchez ha recordado los valores del 15M para criticar “la crisis de identidad del PP” y ha recalcado que hay quien cree que PP y PSOE es lo mismo.

La presidenta de la Junta ha reconocido que la decisión fue “difícil y dolorosa” pero ha defendido que no había otra alternativa porque el PSOE tiene 84 escaños, antes de cargar contra Sánchez por sus “vaivenes”. Díaz ha contestado directamente a Sánchez: “Me llama la atención esa teoría de los dos PSOE, uno cómplice de la derecha y otro el que no le conviene a la derecha. Yo me preguntaría si le conviene al PP el candidato de las dos derrotas históricas del PSOE o la candidata que le gana de diez puntos en Andalucía”, ha sacado pecho. “La mejor manera de dar un rumbo cierto es recuperar nuestras señas de identidad”, ha pedido Díaz, apostando por alejarse del populismo que identifica con Podemos (“No sé qué quieres hacer con Podemos, Pedro”, ha alegado).

El candidato vasco, también fue uno de los que criticó la abstención, así como la actitud del PSOE, pues no merece la pena el coste de haberse abstenido para sacar “unos retalillos” del Partido Popular.

Prolongado discurso

“¿Por qué los ciudadanos nos han dejado en esos escaños? Porque hemos dado muchos bandazos, Pedro”, ha atacado Díaz. “Yo no digo que tú seas voluble, yo digo que vas cambiando de opinión con respecto a lo que te viene bien. No se puede tener cada día de la semana una visión diferente de España”, se ha quejado. A partir de entonces, Sánchez ha ido analizando las contradicciones de Díaz. “No mientas, Pedro”. No sería la primera vez en la que se han cruzado acusaciones de faltar a la verdad.

Los tres, sobre todo Díaz y López, han intentado identificarse como candidatos que han ganado elecciones, y luego Díaz ha tratado de fijar el debate en el modelo autonómico de España. “Tenemos que dejar de dar bandazos”, ha dicho Diaz tras apostar por el pacto de Granada, cuya promesa fue irse de la Secretaría General si el PSOE no remonta electoralmente.

Díaz ha dicho “que nunca esconderá su responsabilidad tras los militantes. Sánchez, que lanzó varios guiños programáticos a López, optó en su alegato final para proponerse como opción institucional, dejando a un lado su tono belicoso de toda la contienda. “Yo apelo a la responsabilidad histórica. O optamos por la vía portuguesa, derrotando a la izquierda, o por la abstención a Rajoy”, ha zanjado, tras hacer una oferta directa a López para que se integre en su proyecto. Las hostilidades entre Diaz y Sánchez han seguido más tarde, hasta el punto que la presidenta de la Junta ha dicho a Sánchez que ella nunca le iba a difamar con noticias “de un medio de derechas”.

Para cerrar el debate, Diaz ha hecho una invocación de la unidad tras un debate tenso, Sánchez volvió a la carga con la abstención a Rajoy y un elogio de la izquierda y López optó por un mensaje de unidad, voto útil y esperanza. La votación de este proceso se celebra el próximo domingo 21 de mayo

Finalizado el debate, toca sacar conclusiones

La jornada próxima al debate más tenso y esperado por militantes y candidatos, sirvió para evidenciar que, a tan solo cinco días de las elecciones a las primarias, la guerra es candente.

La candidata andaluza ha preferido abstenerse de dar declaraciones, al contrario que los sanchistas y su líder, quiénes hoy han resurgido para arremeter contra su principal enemigo, Patxi López, además de mantener alta la temperatura en el PSOE.

El propio Sánchez ha reprochado a Díaz que empleara el “ataque personal” contra él durante el debate. Se refería a una de las frases del día de ayer: “Tu problema no soy yo, Pedro, eres tú”. A Sánchez lo que le irritó es que la candidata andaluza usara el “ataque personal “durante el debate. Pero ha sido López el objeto de la mayoría de críticas en el sanchismo. El aspirante a volver a liderar el PSOE ha puesto al exlehendakari en el mismo saco que a Díaz, pues los dos se mostraron en su contra. Sánchez ha admitido que el debate a tres fue “tenso” aunque no se siente responsable de ello. Sin embargo, el cuerpo a cuerpo tendrá que esperar.

Sobre Patxi López, ha incidido en que respeta la decisión del vasco de llegar hasta la votación, pero ha subrayado que están en juego dos modelos: el de Susana Díaz y el suyo. El candidato ha dicho no saber si la candidatura de López está diseñada para dividir el voto opuesto a Díaz, pero ha insistido en que “no tiene mucho sentido que Patxi López” siga en la carrera cuando “ha defendido la doble vuelta”. Un López que apuesta por una Secretaría General que no sea un pasaje directo a La Moncloa ha rechazado la oferta con cajas destempladas: “Me parece muy bien que si no tenías ideas cojas las mías, pero no se trata de eso, Pedro”.

“Yo recuerdo haberle oído decir que, si sacaban muchos menos avales, se plantearía su continuación en la candidatura, y también le he oído decir que preferiría un sistema de dos vueltas, en el que, al final, solo compitieran los candidatos mejor calificados”, ha indicado el ex presidente.

Por su parte, Díaz decide aplazar su programa

El silencio ha sido el protagonista un día después del debate para Susana Díaz y por la decisión de la presidenta de la Junta de Andalucía de posponer un día la presentación de su programa para el PSOE. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, ha adelantado hoy que Díaz plantea para el partido “más participación” de la militancia.

Representantes de Aragón opinan

La pasada semana, en el canal 8, miembros de El Rotativo y tres representantes de las diferentes candidaturas a liderar el PSOR protagonizaron su propio debate para sacar algunas conclusiones de las actitudes que habían tenido tanto Susana Díaz, como Pedro Sánchez y el candidato vasco Patxi López. Coincidieron en varias cosas: la fuerza de la candidata andaluza, la dura crítica por parte de Sánchez a Díaz por no abstenerse al gobierno popular y la casi ausencia de López.

Sara González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *