PP, PSOE y Podemos; con los nacionalistas por el cupo vasco

El Presidente del Gobierno Mariano Rajoy en una recepción en el Palacio de la Moncloa con el Lehendakari, Iñigo Urkullu | Imagen Juan Manuel Prats

Se conoce como Cupo vasco a la cuantía que paga anualmente el gobierno de Euskadi al gobierno central por las competencias no recogidas en las haciendas forales y que dependen directamente de la Administración Central, como la defensa, la diplomacia o la Casa Real. Esta transacción ocurre debido a la particular relación fiscal del País Vasco con el Estado, ya que a diferencia de las restantes comunidades, Euskadi recauda sus propios impuestos.

La actualización de las leyes del concierto económico y el cupo vasco es una tramitación parlamentaria que se ha estado realizando en diversas ocasiones durante la democracia sin despertar especial oposición. Sin embargo, su aprobación este año se ha topado con la oposición de Ciudadanos y Compromís, así como la abstención de EH Bildu y del diputado de IU Ricardo Sixto. Sin embargo, el acuerdo entre el gobierno vasco y el español ha salido adelante con el apoyo de las restantes fuerzas políticas del arco parlamentario nacional.

Con la actualización pactada, el gobierno vasco deberá abonar 1300 millones de euros al estado, lo que supone una reducción en 265 millones respecto al último cálculo, que data del año 2007. El conflicto catalán junto al apoyo del PNVa  los Presupuestos Generales del Estado han contribuido a extender en numerosos sectores el pensamiento de que el país vasco es financiado por el estado con privilegios.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos ha sido uno de los más críticos con este trámite. Rivera lamenta que el Partido Popular apoye una financiación que califica de “profundamente injusta”. Hablar del ‘cuponazo’ no es solo darle un privilegio a una comunidad autónoma, es perjudicar al resto de españoles; que con el dinero de sus bolsillos y de los recortes que ha hecho Rajoy, van a tener que pagar a la segunda comunidad autónoma más rica de España”, ha lamentado el líder del partido naranja.

Rivera ha asegurado que su grupo se opondría a cualquier medida que impulsara un concierto económico como el vasco en Cataluña. El lider de Ciudadanos también han lamentado que PP y PSOE hayan pactado la cifra con los nacionalistas sin basarse fielmente a las valoraciones de los expertos: “Al PP y al PSOE les molestan los expertos. Les molesta que denuncien lo que han hecho en un cuarto oscuro con los nacionalistas”.

Compromís, también  se ha opuesto parlamentariamente al cupo vasco: “Estamos hartos de que la política española haya girado siempre en torno al eje Madrid-Cataluña-País Vasco”, ha lamentado la diputada Ignasi Candela, que ha reclamado  “sistema de financiación justo”.

El cupo vasco, cuyos orígenes se remontan a la época de Espartero, ha contado con el apoyo del Partido Popular. El presidente del partido en Euskadi, Alfonso Alonso,  ha justificaso el acuerdo: “tengo la convicción de que los cálculos son adecuados y de que las cosas se han hecho bien”.  Sin embargo, el popular Nuñez Feijoo, ha cuestionado la medida y ha pedido que se aclare. En el Partido Socialista, algunos líderes territoriales como Susana Díaz también han ofrecido otros puntos de vista; Díaz ha defiende un modelo global para todas las comunidades.

Ignacio López Soláns

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *