Posible influencia rusa en las elecciones de Estados Unidos

La reciente presidencia estadounidense vuelve a ocupar centros de controversia y debates. A las leyes de censura impuestas por Trump se le suman las acusaciones e investigaciones que cuestionan al actual presidente.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, han vuelto a generar polémica. Se ha declarado una presunta influencia rusa en las elecciones de la presidencia a EEUU a pesar de no haberse demostrado de una manera eficaz y verídica. Hasta el momento, los agentes están revistando agendas, teléfonos, informes o cualquier otra información que facilite la demostración de una relación entre Rusia y Trump. Hasta el momento, los datos obtenidos todavía “no son concluyentes”, según la CNN.

El exanalista Edward Snodwen, que reveló la vigilancia masiva de Estados Unidos, pidió el 21 de marzo que se investigara dicha presión. En el año 2013 Snowden hizo público mediante los periódicos The Guardian y The Washington Post  documentos clasificados como alto secreto sobre programas de la NSA (National Security Agency). De esta manera, el joven consultor tecnológico estadounidense, ha vuelto para investigar una posible influencia rusa en Estados Unidos. Interviniendo en una conferencia mediante un foro sobre ciberseguridad, Snodwen admitió que “sí, si se debe investigar si Rusia influyó en las elecciones”.

El director del FBI, James Comey, también confirmó que se están realizando investigaciones sobre la influencia de Rusia en las elecciones presidenciales y en la victoria del candidato republicano, y especialmente una posible coordinación entre los gobiernos de ambos países. “El FBI está investigando los esfuerzos rusos para interferir en las elecciones. Eso incluye cualquier vínculo entre la campaña de Trump y el Gobierno ruso”, afirmó el director del FBI. Comey también ha declarado una clara inclinación por parte de Moscú a Trump frente a la candidata demócrata, Hillary Clinton, que prometía continuar con el legado del expresidente Barack Obama. Al mismo tiempo aportó que no existen pruebas reales de la acusación de Trump sobre el espionaje de su predecesor, Obama.

La noticia se difundió después de que el director del FBI afirmara que sus agentes habían reunido información que podrían servir como “una acusación de irregularidades” contra el presidente Donald Trump y tenían “bases razonables para creer que un estadounidense pudo haber actuado como un agente de una potencia extranjera”.

El FBI sospecha que personas cercanas al presidente contactaron con el entorno del Kremlin para filtrar informaciones sensibles con el objetivo de perjudicar a su entonces rival, la demócrata Hillary Clinton. Kremlin se refiere a un recinto amurallado típico de las ciudades rusas donde se encontraban los lugares más emblemáticos de las urbes. Se trata, en la actualidad, de la residencia oficial del presidente de Rusia, habiendo pasado a designar por tanto al gobierno ruso.

Donald Trump ha declarado en sus redes sociales: “Acabo de ver los informes de noticias totalmente sesgados y falsos de la llamada historia de Rusia sobre NBC y ABC. ¡Qué deshonestidad!”. También señaló directamente a los autores de la acusación mediante el mismo medio: “James Clapper y otros afirmaron que no hay evidencia de que Potus (el jefe de Estado y de Gobierno de EEUU) haya colaborado con Rusia. Esta historia es NOTICIA FALSA y todo el mundo lo sabe”. El tweet de Donald Trump se produjo momentos antes de que el FBI y la NSA compadecieran ante el congreso para alentar de la posible influencia de Rusia. El secretario de prensa de Estados Unidos, Sean Spicer señaló: “Estar investigando la presunta conveniencia y tener pruebas son dos cosas muy diferentes”.

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos afirmaron que Vladimir Putin, actual presidente de Rusia, ordenó “una campaña de influencia” para desprestigiar a Hillary Clinton, basada en hackear a grupos e individuos demócratas. “Los objetivos de Rusia eran socavar la fe pública en el proceso democrático de Estados Unidos, denigrar a la secretaria Clinton y lastimar sus posibilidades de ser elegida a la presidencia. El gobierno ruso desarrolló una clara preferencia por el presidente electo Trump”, aportó el informe.

Por su parte, Rusia niega su influencia en las elecciones estadounidenses, al igual que afirma no haber pirateado a demócratas ni haber publicado informaciones e investigaciones comprometidas. Además, el ministro de exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó que su país no interfiere en los asuntos internos de otros países, incluyendo así los procesos electorales.

The Washington Post reveló que Jeff Sessions, fiscal general de Estados Unidos, mantuvo reuniones ocultas por el senado con el embajador ruso en EEUU, Serguéi Kislyak. A pesar de ello, Donald Trump ha declarado su total confianza en el fiscal, mientras que líderes demócratas en el Congreso han pedido su dimisión.

Según explicó Patricio Navia, analista político residente en Estados Unidos, la relación entre Putin y Trump está más cerca de intereses económicos que de ciertas tramas o asuntos heredados de la Guerra Fría. Según Navia, el interés del magante en Rusia se resume en la capacidad de inversión que tienen los empresarios de este país.

La noticia está influyendo en el resto de las elecciones que se están celebrando en el resto del mundo. Sigmar Gabriel, el ministro de exteriores de Alemania, ha advertido a Rusia de que no se relacione con las elecciones de septiembre: “Entre los políticos alemanes existe la idea de que nuestros servicios de comunicación no están completamente a salvo de los intereses de otros países”.

En el escaso tiempo que lleva Donald Trump presidiendo Estados Unidos, su imagen ha estado envuelta en numerosas noticias que conllevan una polémica: censuras, vetos migratorios, descalificativos a la prensa y ahora una posible influencia de Rusia que hubiera contribuido a su victoria en las pasadas elecciones estadounidenses. El 20 de enero de 2017 Trump juró su cargo. ¿Qué será lo próximo?

Ana Calvo Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *