Por qué votaré a Javier Lamban

Aragón Digital

Hace apenas dos años y medio, los socialistas nos encontrábamos fuera del gobierno de España, fuera de la presidencia de todos los gobiernos autonómicos salvo Andalucía y Asturias, y fuera de la alcaldía de las quince principales ciudades españolas, salvo Zaragoza.

A día de hoy, 28 meses después del 24 de mayo de 2015, el PSOE es el partido que más autonomías y que más grandes y medianas ciudades gobierna, mientras continuamos nuestra tendencia ascendente en las encuestas a nivel nacional, consolidando nuestra posición como principal partido de la izquierda y como principal alternativa de gobierno al Partido Popular.

La mayor aspiración de un partido de gobierno, y más concretamente de un partido de gobierno de izquierdas como lo es el Partido Socialista desde hace más de 80 años, debe de ser la de cambiar la realidad de su territorio, de sus gentes, y hacerlo desde los gobiernos a todos los niveles. Por ende, el principal requisito a pedir a quien quiera liderar este partido y este proyecto, es comprensible que habrá de ser el de dar respuesta a estas aspiraciones.

Después de cuatro años de gobierno de la derecha más dura en Aragón, a la que bastó una sola legislatura para poner en compromiso la Sanidad y la Educación públicas, para reducir drásticamente el número de dependientes atendidos, para dejar las políticas de igualdad, juventud y cultura olvidadas en un cajón… el Secretario General de Aragón, Javier Lambán, consiguió que la ciudadanía volviera a situar un gobierno socialista en la DGA, y lo consiguió formando, por primera vez en 20 años, un acuerdo con todas las izquierdas del parlamento sin contar para llegar al Pignatelli con el PAR, después de 5 legislaturas en el gobierno.

Se formó un gobierno que, desde su nombramiento, no ha dejado de transformar Aragón, no ha dejado de hacer izquierda, en Sanidad, en Educación, en Universidad, en Dependencia, en Memoria Histórica, en Cultura, en Juventud, en Igualdad entre hombres y mujeres, en Igualdad LGTBIQ+, en Empleo, en su lucha contra la pobreza energética, en aragonesismo inclusivo. Un gobierno que ha contado con la juventud, no sólo para elaborar políticas que tengan en cuenta nuestros intereses, aspiraciones y particularidades, sino también para formar parte de él.

Javier Lambán ha cumplido sobradamente con todos los requisitos que se le exigían cuando llegó a la Secretaría General del PSOE-Aragón hace cinco años y, del mismo modo, sigue cumpliendo con todos ellos para revalidar el próximo 8 de octubre su liderazgo.

Las primarias federales del pasado 21 de mayo llegaron y pasaron; 74.000 compañeros y compañeras apoyamos y votamos por candidatos distintos a quien finalmente ganó, acatamos el resultado desde el momento en el que las urnas se volvieron a cerrar, aceptamos naturalmente a Pedro Sánchez como el Secretario General de toda la militancia socialista española, y nos unimos en un mismo proyecto. El hecho de apoyar a quien no gana unas primarias, no invalida a ninguno de nosotros y nosotras para aspirar a contar con el apoyo de la militancia en cualquier otro proceso interno y, aún menos, puede servir como único argumento para tratar de presentar a Javier Lambán como no merecedor del apoyo de los y las socialistas aragoneses para que continúe siendo nuestro Secretario General. Los procesos democráticos internos no pueden servir para tratar de excluir a toda la militancia que se encuentre en posiciones distintas a las vencedoras, porque no serían entonces procesos democráticos, porque la democracia no consiste únicamente en votar.

El 8 de octubre se trata de elegir un proyecto para el Partido Socialista de Aragón, un proyecto basado en ideas, en propuestas, en ideología, en militancia y en gobierno, dejando de lado los apoyos tácticos.

Javier Lambán acude a estas primarias habiendo dejado a un PSOE-Aragón gobernante y con un historial impecable, tanto política como orgánicamente. Acude con firmes propuestas en igualdad, en juventud, en innovación, en transparencia, en apertura, integración y  renovación del partido; con un compromiso con la militancia firme y tremendamente ambicioso (a consultar aquí http://laizquierdaenmarcha.es/contrato-javier-lamban-militancia/); sin miedo al debate ni al contacto directo con la militancia, hablando de, por y para Zaragoza, Huesca y Teruel, buscando el apoyo de la militancia de su federación y aspirando, con todo ello, a poder continuar cambiando Aragón desde su Gobierno.

Por todo ello, porque me afilié a un partido que quiere gobernar, porque me afilié a un partido de izquierdas, el próximo 8 de octubre votaré pensando en el PSOE de Aragón y en el Gobierno de Aragón. El próximo 8 de octubre, votaré por Javier Lambán.

Daniel Martin Bernad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *