Podemos, acusado de coaccionar a la prensa

Una de las grandes incógnitas del periodismo actual es si realmente encontramos censura en las noticias que recibimos, en la información con la que la sociedad nutre su opinión. Muchos periodistas han declarado sentirse coaccionados por diferentes entidades a la hora de escribir artículos, y, según el Informe sobre la Profesión Periodística 2016, de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), el 74,8% de los periodistas cede a dichas presiones.

Podemos ha hecho de la libertad de expresión y del derecho a luchar por estar informados de la situación política parte indispensable de su discurso. Por tanto, desde este prisma, es fácil sobreentender que los de Pablo Iglesias deberían velar por los intereses de los periodistas, poseedores y trasmisores del conocimiento.

APM difundió un comunicado el pasado lunes en el que acusa a la formación morada de ejercer presiones y lanzar amenazas hacia la prensa con el fin de coaccionar a los periodistas y ocultar informaciones que podrían ser perjudiciales para el partido.

El 27 de febrero algunos de los damnificados ya manifestaron su malestar con las amenazas y malas palabras de algunos miembros del partido, mensajes que contenían descalificaciones personales y una serie de amenazas para que no se divulgaran informaciones acerca de Pablo Iglesias, al ser considerada perjudicial para la formación política, o directamente falsa. A esta reunión, celebrada en Madrid, acudieron Victoria Prego y Nemesio Rodríguez, presidenta y vicepresidente de la APM.

Entre los mensajes que se mostraron en la asamblea encontramos amenazas como “No publiques eso o te voy a destruir”, o coerciones como “no deberías escribir cosas como la de hoy, te degradan como persona”.

En el comunicado, la APM pide a Podemos que “deje de una vez por todas la campaña sistematizada de acoso personal y en redes que viene llevando a cabo contra profesionales de distintos medios, a los que amedrenta y amenaza cuando está en desacuerdo con sus informaciones”. Se establece que este acoso pretende minar la credibilidad y el prestigio de los profesionales de la información a los que afecta, y que esta estrategia de acoso “vulnera de una manera muy grave los derechos constitucionales a la libertad de expresión y a la libertad de información y coarta el libre ejercicio del periodismo, que es imprescindible para preservar la salud de una sociedad democrática como la española”. Se llega a exponer que estas presiones generan un “estado de miedo entre los periodistas”, explica la APM.

No se aportan los nombres de los periodistas y medios afectados por las supuestas amenazas ya que la APM protege sus identidades, con el fin de evitar represalias por parte de Podemos, y tampoco se detallan o aportan pruebas de dicha coacción, motivo por el cual algunos tachan las declaraciones de APM de falacias.

Irene Montero, portavoz de Unidos Podemos en el Congreso de los diputados, ha pedido reunirse con la APM al conocer la noticia, con el fin de esclarecer los hechos y poder explicarse en nombre del partido ante la asociación. Montero ha declarado que dentro de Podemos no se sienten reconocidos con el comunicado: “Cuando hemos tenido que pedir perdón, lo hemos pedido. Pero los propietarios han sido injustos con nosotros, y han hecho portadas acusándonos de delitos graves que se han demostrado falsos y que nunca se han rectificado. Hemos recibido esto con sorpresa, y estamos a la espera de saber qué ha ocurrido y preocupados por los periodistas que reciben presiones. Porque según la propia APM hay autocensura”.

No obstante, Irene Montero reconoce de igual forma que a veces les ha costado encajar las críticas, y que como partido tienen cosas que mejorar, pero que son personas muy trasparentes y que han tratado a la profesión periodística con respeto, incluso reconociendo las presiones a la que muchos periodistas son sometidos por parte de los grandes propietarios de los medios.

Pablo Iglesias, por su parte, se ha mostrado serio ante tales acusaciones y pide que se presenten pruebas: “estaríamos ante una situación muy extraña en que alguien hace acusaciones gravísimas sin pruebas. En una democracia y un Estado de Derecho se presentan pruebas”, además de afirmar que “quien hable de amenazas está hablando de delitos y tendría que poner esa información en manos de un tribunal. Que se amenace a alguien es un hecho gravísimo y, por tanto, los jueces tendrán que intervenir”.

En las redes sociales, también nombradas en el comunicado como medio a través del cual el partido pudo publicar las declaraciones insultantes y amenazantes, la población se ha hecho eco de la noticia y ha querido aportar también su opinión. Se acusa a la APM de no estar actuando con Podemos de la misma manera que con otros partidos políticos en casos similares al que nos ocupa, como podrían ser las amenazas que Montoro vertió en contra de la prensa, amenazando con airear pufos de algunos periodistas, insinuando por tanto que algunos profesionales podrían tener problemas con Hacienda; o las declaraciones de Javier Maroto, que amenazó” a un reportero en el programa de Las mañanas de Cuatro con “tener un problema” si reescribía sus palabras.

Congreso de periodismo en Huesca. Fuente: Noelia Muñoz, EL ROTATIVO

Lo cierto es que no consta ningún comunicado parecido en su página web vertido hacia cualquier otro partido, y el único caso semejante tiene como protagonista precisamente a Pablo Iglesias, líder de la formación morada. Esto, más que un ataque a la asociación por las acciones tomadas en contra de Podemos, debería tomarse como un aliento para que se denuncien todas estas situaciones que atentan contra la profesionalidad y el rigor periodístico, y que denigran y censuran a los periodistas por precisamente ejercer su cometido.

En el congreso de periodismo digital de Huesca, celebrado el jueves y al que hemos asistido, se habló también de este tema, preguntando a diversos periodistas acerca de su opinión. Esther Palomera afirmó que “la APM no siempre ha amparado a los periodistas que sufrían presiones” y opina: “la APM ha hecho un pésimo ejercicio de periodismo. Los colegas de Podemos han pecado de ingenuos”. No obstante, no todo fueron críticas. Se pudo escuchar aplausos del público ante las palabras de Javier Casqueiro, que defiende que la APM haya reaccionado ante las quejas que les han llegado en contra de Podemos. Desde un punto de vista neutral, Jesús Maraña declara que “ha habido una repercusión desmedida en los medios”, y que se ha podido sacar de contexto el comunicado, dándole una importancia exagerada.

Carla Muñoz Fandos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *