Nuevo gobierno, viejos problemas

Discurso del secretario General de CCOO, Unai Sordo | Wikipedia
Discurso del secretario General de CCOO, Unai Sordo | Wikipedia

Es evidente que desde la aprobación de la moción de censura que ha llevado a Pedro Sánchez a la presidencia del gobierno de España la situación política ha cambiado.
En CCOO estábamos reivindicando un cambio en las políticas económicas y sociales del gobierno anterior basadas en los datos de los últimos años. En Aragón estamos liderando las previsiones macroeconómicas que sitúan un crecimiento en España cercano al 3% para el año 2018. Se sigue creciendo por cuarto año después de que en el año 2017 se superara el PIB de la economía española (y aragonesa) antes de la crisis del año 2008. Pero esto se produce con una profunda desigualdad social y laboral instalada en nuestra sociedad y la percepción de que la recuperación no llega a la mayoría social de forma equitativa y justa.
No hay más que contrastar los datos de las subidas salariales y la pérdida de peso relativo de los salarios en el conjunto de la economía; la precariedad laboral instalada en una parte muy importante de las personas trabajadoras de este país; la insuficiencia en los proyectos de PGE para ejercer un papel redistributivo mucho más ambicioso; y por supuesto, la tasa de desempleo que seguimos padeciendo, para comprobar que asistimos a una recuperación económica en la que crecemos sin repartir.

Estamos sufriendo una altísima precariedad y una devaluación interna en un momento de crecimiento económico por el efecto de las reformas laborales aprobadas durante la crisis. Como ha ocurrido en otras fases históricas, los momentos de salida de las crisis cuando no son equitativos, inducen crecientes episodios de movilización social. La espectacular jornada del día 8 de marzo o las movilizaciones en torno a la cuestión de las pensiones, son expresiones del descontento social que adquieren diversas formas. De la misma manera habíamos iniciado el 22 de mayo movilizaciones para que la patronal cambiara su actitud en la negociación del AENC.

En este contexto apostábamos por un cambio en la orientación de las políticas y la derogación de determinadas reformas para impulsar un crecimiento sostenible sobre parámetros de mayor integración y menor desigualdad con una distribución justa de la riqueza.

Y en eso estábamos cuando la primera sentencia del caso Gurtel provocó un terremoto político, primero con la presentación de una moción de censura ante el inmovilismo del presidente Rajoy y su partido y después con el triunfo de esa moción de censura.
En opinión de CCOO, lo ocurrido en el Congreso de los Diputados ha de inscribirse en el ámbito del debate democrático como consecuencia del grave deterioro institucional y político derivado de la corrupción estructural del Partido Popular.

A partir de ahí es indudable que estamos en una nueva situación que debemos aprovechar, es tiempo de presionar para que se fije como prioridad política la agenda social que el movimiento sindical llevamos proponiendo en los últimos meses. En este sentido saludamos los compromisos del nuevo presidente durante la moción de censura para avanzar en una Ley de Igualdad Salarial que combata la brecha de género, en una apuesta política y presupuestaria contra las violencias machistas, en su deseo de reactivar el diálogo social, en la definitiva universalización de la sanidad pública, en la activación del Pacto de Toledo para blindar el sistema público de pensiones o en el diálogo territorial para normalizar las relaciones del gobierno con las CCAA. También es destacable que el nuevo gobierno tiene por primera vez mayoría de mujeres y que, además, tienen la responsabilidad en las carteras de más peso político.

Pese a esos buenos deseos, es evidente que no será fácil avanzar porque todas esas medidas serán impulsadas desde un Gobierno en minoría, y necesitarán de una complicada negociación política y parlamentaria para sacarlas adelante. Un parlamento que es el mismo que antes del cambio de gobierno y que, por tanto, puede bloquear ese cambio de políticas. En ese sentido, ya hemos visto como el nuevo gobierno ha tenido que asumir los presupuestos PGE 2018 del anterior que suponen una continuidad de las mismas políticas económicas.

Tenemos que cambiar el escenario para solucionar los problemas. Los agentes sociales ya nos hemos puesto a ello con la firma del IV AENC 2018 – 2020 que debe permitir la recuperación del poder adquisitivo perdido con la crisis con subidas del 2%+1% y sobre todo, con el establecimiento del un salario mínimo convenio de 1000€.

Desde CCOO vamos a participar en el nuevo escenario de diálogo social con animo constructivo para mejorar la condiciones de la mayoría social, pero si la negociación no avanza presionaremos para que, en la actual convulsión política, los derechos laborales y sociales de las trabajadoras y trabajadores y de la inmensa mayoría de la sociedad, sean el eje sobre el que se realicen los necesarios cambios en las prioridades del nuevo gobierno.

Manuel Pina Lasheras, secretario general de CCOO Aragón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *