Nuevas operaciones contra el Estado Islámico

Mosul y el aeropuerto de Tabqa han sido liberados del control yihadista

Seis años lleva sufriendo Siria una guerra que comenzó como guerra civil en la que  muchos han visto sus intereses peligrar, o han visto una oportunidad. Las últimas noticias llegan desde cerca de la ciudad de Raqa. Los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza kurdo-árabe a la cual apoya Estados Unidos, retomaron el pasado 19 de marzo el control del aeropuerto militar de Taqba.

El aeropuerto estaba en manos del Estado Islámico (ISIS según las siglas en inglés) desde el año 2014. El portavoz de la coalición, Talal Sello afirmó: “las operaciones de limpieza de artefactos y desminado están en marcha para asegurar el aeropuerto” según recoge France Presse (Afp).

90 civiles han perdido la vida en el intercambio de fuego entre los yihadistas y los combatientes de la FDS apoyados por Washignton, según informa El Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Como resultado  ante los incesantes bombardeos  y al fuego intensivo de artillería el grupo del Estado Islámico se retiró del aeropuerto. La toma  del aeropuerto es la primera victoria desde que la coalición internacional reforzó su presencia. Ahora, las FDS ya están planificando el refuerzo para el asalto de la ciudad de Tabqa, que antes de la guerra contaba con 70.000 ciudadanos; y a la presa cercana, la cual es la más grande de Siria y que dejó de funcionar el pasado domingo  19 de marzo.

A principios de 2014, el Estado Islámico consiguió controlar Raqa, la cual hizo capital de facto en Siria, y se apoderó por completo de la provincia, que recibe el mismo nombre. Desde entonces, ha perdido el control en un 65% del territorio.

Dos días antes de Tabqa…

La ciudad de Mosul era uno de los objetivos clave y primordiales para la coalición internacional contra el Estado Islámico. Más de 30.000 combatientes salieron con destino a Mosul. Sin embargo, en los caminos próximos a la ciudad se encontraron con yihadistas suicidas, minas, bombas trampa o coches bomba. Ante los ataques recibidos, el pasado 17 de marzo la coalición internacional  lanzó un ataque aéreo en la ciudad de Mosul. Como consecuencia, los equipos de rescate dieron cuenta de 250 muertes.

En un principio, el jefe de la campaña contra el Estado Islámico en Irak y Siria, el general Stephen Townsend, declaró en una conversación desde Bagdad con varios periodistas del Pentágono que tenía la impresión de que era probable que el Estado Islámico estuviera detrás del ataque a Mosul, según recoge el periódico La Vanguardia. La razón de la hipótesis del general Towsend es que la misión en Mosul era para neutralizar a los francotiradores del Estado Islámico y que, la munición utilizada para estos casos no tiene capacidad para derribar edificios. Por otro lado, asumió que es muy probable que su ataque tuviera que ver. También afirmó: “si han muerto inocentes, ha sido un accidente de guerra involuntario”.

La versión del general Towsend, y en la que coinciden numerosas fuentes iraquíes, sitúa a un camión, que pertenecía al Estado Islámico, cargado con explosivos cerca de los edificios afectados en el ataque. Otra versión defiende que en ese camión no había milicianos. Pero lo que sí es cierto es que las autoridades iraquíes habían advertido a los ciudadanos de Mosul que no salieran de sus casas. Y también es sabido que el Estado Islámico se mezcla entre la población civil.

Los supervivientes y testigos de la masacre se preguntan si el hecho de que el objetivo fuera acabar con los francotiradores del Estado Islámico es razón suficiente para que los civiles sufran las consecuencias. Este ataque ha dado pie a la especulación de si la presidencia de Donald Trump  ha conllevado que se aprueben más ataques aéreos, aunque como consecuencia mueran más civiles. Por su parte, el Pentágono no ha negado estas presunciones y como ha apuntado el USA Today, hace un año, las normas relacionadas con este asunto ya se comenzaron a relajar en el mandato de Barack Obama.

Concretamente, en otoño de 2016, y según ha publicado USA Today, se aprobó la norma que permite aprobar objetivos aunque haya riesgo de que mueran civiles. Esto significa que si antes la autorización debía proceder del Mando Central de EE.UU. (Centcom), ahora son los altos oficiales operativos quienes son los responsables de valorar el riesgo y dar la autorización. Como ventaja, esta norma permite agilizar las decisiones de forma que no se pierdan ocasiones de alcanzar a los objetivos. Por otro lado, como el gran inconveniente, existe el riesgo de que las cifras de civiles muertos y heridos aumenten significativamente, en base al valor del blanco y su localización.

Francia y Estados Unidos a la cabeza

La coalición internacional contra el Estado Islámico la dirige el Mando Central de los Estados Unidos. Sin embargo, Francia es uno de los países que la encabezan. El presidente francés François Hollande afirmó, según recoge El País que “Daesh debe ser erradicado de todas partes. Toda plaza fuerte será una amenaza. El objetivo final es ganar la guerra contra Daesh. Estamos decididos y preparados. Tenemos que lograrlo”. También quiso remarcar que Francia ha cumplido con su compromiso en la intervención militar en Irak para conseguir expulsar al Estado Islámico de Irak. Ha recordado que desde que comenzaron los atentados yihadistas en Francia decidió golpear al Estado Islámico con fuerza.

Además de Francia y Estados Unidos, otros 38 países forman parte de la coalición internacional. Entre ellos, Reino Unido, Bélgica, Alemania, Jordania, Canadá, etc. España se incorporó a esta operación de nivel internacional en 2015 y, desde entonces ha destinado 153 millones euros en el objetivo de  acabar con el Daesh. Las tropas españolas tienen una misión formativa. Están repartidas entre el aeropuerto de la Bagdad y las bases de Besmayah, Taji y Erbil. Su labor consiste en formar a las tropas iraquíes y resaltan que ellos no forman a los kurdos.

Sofía Fondevilla 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *