Nicaragua: Represión, odio y necesidad de cambio

Nicaragua pide la dimisión de Ortega. El Periódico
Nicaragua pide la dimisión de Ortega. El Periódico

Nicaragua exige cambios. Miles de nicaragüenses participaron el sábado en la marcha “Por la Paz y la Justicia”. Los últimos acontecimientos y desastres vividos en Nicaragua han contribuido a que parte de sus habitantes se rebelen contra el Gobierno. Convocados por la Iglesia, los nicaragüenses salieron a la calle para exigir el final del mandato de Ortega y reivindicando la necesidad de la paz.

Esta fue la segunda manifestación después de que la concentración de los alumnos contra la reforma de la ley de Seguro Social provocara una auténtica represión y censura por parte del gobierno de Daniel Ortega. 63 muertos, 15 desaparecidos y más de 160 heridos, según datos de organismo de derechos humanos, en manos del Frente de Ortega. La noche del viernes se anunció la dimisión de la Jefa de Policía, Aminta Granera, ante las críticas por la actuación del Cuerpo en las protestas. La reforma de la Seguridad Social supone el aumento de las contribuciones de los empleados y trabajadores, además de recortar un 5% las pensiones.

Para la abogada de derechos humanos y directiva ejecutiva del Instituto Casla, la venezolana Tamara Suju, Nicaragua está viviendo un retroceso social por la alianza de Ortega con los empresarios. «Ortega ha sido más inteligente que los gobiernos de Venezuela, no ha reprimido al sector económico que lo apoya y los ha dejado seguir con la economía y hacer sus negocios». Suju también advirtió de que el Banco Mundial cree que Nicaragua registrará uno de los mayores crecimientos económicos de América Latina, pero sin que haya mejoras para los sectores más pobres de la población.

La política y las esperanzas en Nicaragua han supuesto un duro golpe para la ilusión de muchos de sus ciudadanos. El Frente Sandinista que un día les prometió un prometedor destino, es comparado con la dictadura que derrocó. El asesinato de los manifestantes en la concentración estudiantil ha supuesto un odio y una necesidad de cambio que cada vez cobra más fuerza.

Nicaragua cada vez tiene más aliados. Los estudiantes y la población cuentan con el respaldo de la Iglesia, de las organizaciones sociales e incluso de un sector de la Empresa Privada, hasta hace poco fiel aliado de Ortega. El Frente se está quedando solo, y la población necesita que su objetivo se cumpla: que la “dictadura Ortega-Murillo” llegue a su fin.

Ana Calvo García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *