Máxim Huerta, nuevo ministro de cultura

Ministro Cultura Maxim Huerta
Ministro Cultura Maxim Huerta

En los últimos días Pedro Sánchez ha desvelado por fin cuál será la configuración del nuevo gobierno. Este se compone por un total de diecisiete ministerios organizados a contrarreloj en los que encontramos diferentes novedades. Entre ellas, Cultura se conforma como ministerio independiente encabezado por Máxim Huerta.

La independencia de Cultura otorga una revalorización de la misma en un momento en el que la consideración de la diversidad del marco español es fundamental, así como el levantamiento de un sector muy castigado en legislaturas anteriores. Tal medida favorece la efectividad pero el desdoblamiento de ministerios debe darse con eficiencia pues podría suponer un coste inasumible para las cuentas españolas.

Al margen de la conformación del nuevo ministerio la figura de Huerta se ha convertido en una de las más mediáticas. Valenciano, nacido en 1971 y licenciado en Periodismo es recordado por su participación en Informativos Telecinco y en El programa de Ana Rosa, donde ha dado su primera entrevista como ministro. Sin embargo, a nivel autonómico también ha trabajado en los medios Valencia 7 días o Las provincias, sumándose su participación en medios radiofónicos y televisivos entre los que destaca Canal 9. Su colaboración con RTVE, TVE, El Español, 20 Minutos, Glamour o Natonial Geographic le ha permitido desarrollar ampliamente su carrera como periodista. Su faceta de escritor le ha llevado a sacar a la palestra un cuento infantil, un libro de viajes y una colección de novelas. En este último grupo destacan La noche soñada –premio Primavera de Novela 2014– y su última publicación en 2017 La parte escondida del iceberg.

Como no podría ser de otra manera su nuevo puesto ha venido cargado de polémica, vinculada la misma a una serie de tweets en los que manifiesta su desinterés por el deporte. En sus primeras intervenciones ha querido centrarse en que no es una persona deportista pero que impulsará tal cuestión trabajando arduamente. También ha debido de ser aclarado un tweet que hacía referencia, según se traslada por parte del propio ministro, al episodio eurovisivo en que un intruso interrumpió la actuación española. Es quizá este el mayor escollo para Huerta que se enfrenta ya a la petición de dimisión por parte de JxCat y a la crítica por parte de los medios. La malicia o no de este y otros comentarios solo puede ser conocida por su autor. En cualquier caso, a partir de ahora serán sus acciones al frente del ministerio las tomadas en cuenta a la hora de judgar.

Los retos a los que deberá enfrentarse van en dos líneas. La primera de ellas se vinculará al equilibrio entre culturas; la segunda a la defensa del sector. Este último punto atiende a problemas derivados de la crisis económica junto al arrastre de Cultura pero también a asuntos a los que se han enfrentado las legislaturas anteriores. Es el caso de la piratería, por ejemplo, frente a la cual en sus intervenciones previas Máxim Huerta se ha posicionado en la línea clásica. Retos que tanto Máxim Huerta como su entrono muy difícilmente podrán afrontar en tan solo dos años pero cuyas soluciones se pueden asentar.

Cristina Gimeno Calderero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *