Más allá del máster

Cristina Cifuentes atiende a los medios | Vertele

    Cristina Cifuentes atiende a los medios | Vertele

El asunto del máster de Cristina Cifuentes, sin duda, es, con la puesta en libertad de Puigdemont, uno de los temas que viene ocupando mañana, tarde y noche, el centro del debate político y del debate mediático. Todo se centra en averiguar si Cristina Cifuentes obtuvo justa o injustamente su título de máster.

Yo, humildemente, quiero ir más allá de ese debate, pues para eso ya tenemos a los medios de comunicación y a los periodistas, que nos irán proporcionado más información al respecto de si la presidenta de la Comunidad de Madrid consiguió legal o ilegalmente su máster en Derecho Autonómico. Yo quiero ir a un debate más en la línea de cómo, políticamente, afecta a los distintos partidos políticos esta polémica del máster de Cifuentes y la moción de censura anunciada primero y presentada después por el PSOE.

Actualmente, la Asamblea de Madrid está compuesta por cuatro partidos políticos que se reparten los escaños de la siguiente manera: el Partido Popular tiene 48 escaños, el PSOE tiene 37 escaños, Podemos tiene 27 escaños y Ciudadanos, última fuerza política con representación en la Cámara madrileña, tiene 17 escaños. El Gobierno de Cristina Cifuentes, esto es, el Gobierno del PP, es posible gracias al acuerdo al que llegaron en 2015 los populares y Ciudadanos, que es por tanto, el partido que sustenta al PP, y por consiguiente, a Cristina Cifuentes, en la Comunidad de Madrid.

En un primer momento, podríamos pensar que el asunto del máster de Cifuentes afectaría directamente y en cuestión electoral, al Partido Popular, pero creo que es necesario que realicemos un análisis más amplio y abierto sobre esta cuestión. El PSOE anunció que presentaría una moción de censura contra el Gobierno de Cristina Cifuentes, al entender que la presidenta no dio las explicaciones oportunas y lo que es más importante, no aportó las pruebas que le exoneren de toda culpa o responsabilidad. Parece lógico que haya un partido político que plantee una moción de censura contra la presidenta de la Comunidad de Madrid después de todo y parece aún más lógico que esa moción de censura la presente el PSOE, que es el primer partido político de la oposición en la Asamblea de Madrid. Por tanto, y en mi opinión, creo que el PSOE ha actuado con inteligencia y con responsabilidad, en definitiva, ha actuado como se presupone que debe actuar el principal partido de una oposición política ante un caso tan enredoso como el del máster de Cifuentes.

Podemos ha apoyado la moción de censura y ya ha anunciado que votará favorablemente a dicha iniciativa parlamentaria y eso nos lleva a pensar, que la moción de censura contra Cristina Cifuentes, ha podido servir para acercar posturas y limar asperezas entre PSOE y Podemos. Quién sabe. Ciudadanos, el último de los partidos de la oposición en la Asamblea de Madrid no tiene una situación cualquiera. Forma parte de la oposición, pero sus 17 diputados son los que sostienen al Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid. El partido de Albert Rivera, en vez de explicarnos si apoyarían o no una moción de censura contra Cristina Cifuentes, se ha limitado a proponer una comisión de investigación que trate todo este asunto del máster. Una medida, en mi opinión, insuficiente y además, costosa económicamente hablando. Y es que las comisiones, y más las de investigación, generan una serie de costes económicos y además, en la mayoría de los casos, nunca sirven para “investigar”, como su propio nombre indica.

Lo cierto, es que una comisión de investigación no es incompatible con una moción de censura, que parece que es lo que nos quiere vender Ciudadanos. Sin ir más lejos, Esperanza Aguirre, sin ser presidenta de la Comunidad de Madrid desde hace ya un tiempo, ha tenido que acudir al Parlamento madrileño a declarar en una comisión de investigación.

Electoralmente, yo entiendo que a Ciudadanos no le interese apoyar la moción de censura presentada por el PSOE. Primero, porque de cara a la galería, y a su electorado, no quedaría muy bien eso de votar una cuestión tan trascendental como un cambio de Gobierno en una Comunidad Autónoma, con Podemos, y segundo, porque a Ciudadanos le interesa que Cristina Cifuentes siga siendo presidenta, pues eso significaría que política y electoralmente, podrían seguir desgastándola. Y es que a nadie se le escapa que quién más expuesto está al desgaste político es un Gobierno y no así la oposición. Además, otro factor que explicaría el “no” de Ciudadanos a la moción de censura y su apoyo a que el PP permanezca en el Gobierno autonómico, es que el partido de Rivera comparte, fundamentalmente, nicho electoral con el PP, por lo tanto, desgastar al PP significaría, teóricamente, engrosar el número de votos de Ciudadanos para las próximas elecciones de 2019.

Entre tanto, nadie sabe cómo se está tomando esta situación el PP. Yo, sinceramente, creo que se están frotando las manos, pues lo que a todo el mundo le parece el final político de Cristina Cifuentes, a un humilde servidor le parece que eso no es así. Es más, creo que el más perjudicado, insisto, políticamente, puede ser Ciudadanos, por su ambigüedad en todo este asunto y porque se ha negado a ejercer su capacidad de influencia tanto para apoyar o no apoyar una moción de censura, como para exigirle, con condiciones y como partido que sustenta el Gobierno del PP en la Comunidad de Madrid, a la presidenta Cifuentes que presente, sí o sí, las pruebas que la libren de toda responsabilidad.

Es evidente que alguien miente, ya sea Cifuentes, ya sea la Universidad Rey Juan Carlos o ya sean Cifuentes y la Universidad Rey Juan Carlos. Todo este barullo del legal o no legal máster de Cristina Cifuentes, nos invita a reflexionar sobre si nuestros políticos se aprovechan o no de sus cargos institucionales para obtener beneficios personales. Y es que no debemos olvidar que la corrupción no es sólo económica, sino que puede ser política e incluso, moral.

Lo único que espero, es que más pronto que tarde, los madrileños en particular y los españoles en general, podamos saber qué es lo que está pasando, quién nos está mintiendo y esencialmente, que se depuren y se asuman las pertinentes responsabilidades políticas. Porque estoy convencido de que las hay.

Carlos Cotón, miembro del Consejo de Dirección de UPYD y articulista de opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *