Marta Ferrusola, la “madre superiora” que negociaba con “misales”

EFE

Bajo esta identidad la matriarca de la familia gestionaba los fondos en Andorra

Un informe de la UDEF fija en 69 millones el dinero ocultado

Un documento bancario procedente del sumario del Caso Pujol revela el código religioso con el que el clan Pujol-Ferrusola se comunicaba para gestionar sus fondos ocultos en Andorra. Uno de los documentos contiene un mensaje escrito a mano por la misma Marta Ferrusola, mujer del expresidente catalán Jordi Pujol. Los documentos revelarían el importante peso que la matriarca de la familia tuvo en la gestión y en el manejo de los fondos en Andorra, de hasta 69 millones según la UDEF. Las últimas sospechas apuntan que Marta Ferrusola pudo tener fondos ocultos en el país mucho antes que el resto de su familia, unos fondos que provendrían de la herencia de su padre.

En uno de los documentos que han salido a la luz pública, Marta Ferrusola dice ser “la madre superiora” de una congregación y ordena la transferencia de “dos misales a la “biblioteca del capellán de la parroquia”, entendiendo la biblioteca del capellán las cuentas de su hijo, Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito encarcelado.

Publico

Reverendo Mosen,

Soy la madre superiora de la Congregación, desearía que traspase dos misales de nuestra biblioteca a la biblioteca del capellán de la parroquia. Ya le diré dónde se deben colocar.

Muy agradecida.

Marta

Otro de los documentos revela que, en 1999, según informa el diario El Mundo, Marta Ferrusola ya ordenó el traspaso de dos millones de pesetas a la Banca Reig en Andorra. Josep Pujol, tercer hermano del clan, ha declarado al diario Público que “madre superiora “es una broma que se inventa el gestor bancario que procedía del principio de la relación con él”, negando que se utilizara un código religioso de manera críptica para evitar dejar evidencias.

Los archivos aportados fueron presentados por los hermanos Higini y Ramón Cierco a finales de marzo ante la Fiscalía Anticorrupción. Los papeles muestran que, a fecha de 30 de abril de 2002, la familia tenía ocultos en Andorra 15,4 millones de euros en And Bank, de los que 4,5 millones fueron trasladados a BPA (Banca Privada Andorrana).  Los hermanos Higini y Ramón fueron los principales accionistas de la Banca Privada Andorrana hasta que surgieron las investigaciones de blanqueo de capital. Ante las acusaciones de falsedad, los hermanos justificaron decir siempre la verdad y alegaron que siempre colaboraron con la policía en lo relativo a la trama de los Pujol. Josep Pujol, en las declaraciones al diario público, también ha asegurado que los hermanos están dando datos falsos y que los números de la fortuna de la familia son, según él, de 2,5 millones procedentes de la herencia del abuelo Florenci de los años 80.

69 millones

La UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Financiera), tras cinco años de investigación, ha fijado en 69,08 millones de euros el dinero que la familia Pujol-Ferruola comenzó a acumular en 1990 hasta la actualidad. Este departamento de la Policía Nacional describe al clan como una organización criminal que se enriqueció ocultando fondos de manera coordinada. La UDEF, en el informe de 102 páginas, estipula que fue en 1990 cuando los siete hijos de los Pujol-Ferrusola abrieron como titulares sus cuentas en Andorra.

Los consejos del banco

Por si el esperpento no fuera suficiente, una entidad bancaria de Andorrana entregó al clan Pujol un tutorial en un Power Point explicando cómo evadir dinero en los “mejores” paraísos fiscales. El documento del banco, cuya identidad se desconoce, se titula “Alternativas para clientes no regularizados”. El documento avisa que Andorra ha dejado de ser un lugar adecuado para ocultar fondos ya que, a partir de 2018, Andorra deberá intercambiar datos fiscales con países como España dada la Declaración sobre el Intercambio Automático de Información de la OCDE.

Cook Island, Vanauto, Nauru, Panamá o Bahrain son algunos de los Estados que el Power Point recomienda como paraísos fiscales ideales para que la familia moviera sus fondos sin dejar ninguna huella. Estos Estados, al no regirse por la declaración de la OCDE, ofrecen la posibilidad de mantener las cuentas bancarios fuera del conocimiento de otros Estados. Respecto a Andorra, informa que no hay necesidad de intercambiar esta información cuando el saldo es menor de 50.000 dólares para las personas físicas y de 250.000 para las personas jurídicas. Según el tutorial, si los fondos son mayores pero los titulares residieran fuera de Andorra, solo habría que informar al país de origen sobre aquellas cuentas en las que se encuentre establecida la sociedad mercantil.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *