Los “Papeles del Paraíso” dejan al descubierto las ilegalidades de cientos de personalidades

El caso de los Papeles de Panamá ya tiene sucesor: los “Papeles del Paraíso”. Esta semana se ha conocido la existencia de más de 13 millones de documentos en los que figura la manera en la que poderosos de todo el mundo usaban estructuras financieras para bordear los límites legales y así esconder su verdadero patrimonio.

Esta filtración masiva de documentos, internacionalmente conocida como “Paradise Papers”, ha sido obtenida por el diario alemán “Süddeutsche Zeitung”. La información fue compartida con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). La Fiscalía contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada se ha puesto en contacto con la cadena de televisión La Sexta y el diario digital El Confidencial ya que son los dos únicos medios españoles que participaron conjuntamente en la investigación. En total 400 periodistas de 67 países diferentes han trabajado durante un año para destapar los  1,4 terabytes de información oculta. En esta filtración ha participado de manera activa medios tan reconocidos internacionalmente como The New York Times, Univisión, The Guardian, BBC, Le Monde o La Nación de Argentina.

Los “Papeles del Paraíso” proceden de dos bufetes de abogados que se dedicaban a dar servicios “offshore”. La esencia de un offshore es la creación de estructuras opacas y societarias para esconder a la persona que en verdad se está beneficiando de unos bienes. Estos bufetes eran Appleby, con sede en Bermudas, y Asiaciti Trust, ubicado en Singapur. Appleby posee diez oficinas alrededor del mundo en países que dan baja o nula fiscalidad, figuran entre ellos las Islas Vírgenes Británicas, las islas del Canal o Hong Kong. Por su parte, Asiaciti Trust cuenta con oficinas repartidas por diversos lugares como Samoa o San Cristóbal y Nieves.

En total 19 jurisdicciones opacas han sido expuestas a la luz gracias a este caso de filtración. Gracias al índice de Open Company Data se ha podido saber que ninguno de los 19 registros mercantiles cumple siquiera con la mitad de requisitos para ser considerado público.

Algunos involucrados:

Uno de los más recientes señalados por Paradaise Papers ha sido la congregación religiosa de los Legionarios de Cristo, cuyas universidades se habrían administrado desde sociedades offshore. En esta sociedad habrían participado sacerdotes y rectores de universidad cercanas al ámbito del Vaticano. Pero hay muchos más casos:

Estrellas aclamadas:

Esta filtración ha destapado los nombres de cantantes reconocidos a nivel mundial como Madonna o Shakira que movió todos sus derechos entre dos empresas de su propiedad de Luxemburgo y Malta, países en los que muchas de las sociedades que aparecen no tienen ninguna actividad fiscal. También el cante de U2, Bono está siendo investigado por una supuesta violación de las leyes tributarias de Lituania en un boom inmobiliario que le permitió invertir grandes cantidades de dinero en un centro comercial que escondía un offshore en Malta.

Personalidades del otro lado del Atlántico:

En la política tampoco faltan nombres. Se habla de personas del ámbito de Donald Trump y sin ir muy lejos se llega a Rex Tillerson, el secretario de EE.UU. También figura el nombre del primer ministro canadiense Justin Trudeau, o el del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. El matemático Jim Simmons que ocultaba 15.000 millones en Bermudas, el fondo estadounidense GreenOak, el multimillonario Warren Stephens o el también también filántropo Georges Soros, y el magnate Sheldon Adelson, no se libran de ver sus nombres en esos papeles.

Grandes nombres en este lado del Atlántico:

Pero no solo al otro lado del Atlántico se han echado las manos a la cabeza. La propia Isabel II, reina de Inglaterra habría invertido 7,5 millones de dólares en un fondo de las Islas Caimán en el 2005 por el cual realizó inversiones en farmacéuticas y otras empresas de alta tecnología. Su hijo, el Príncipe Carlos, no andaba muy lejos puesto que el Ducado de Cornualles, que se ocupa de proveer a Charles de sus gastos privados invirtió en dos sociedades “offshore” también en las Islas Caimán entre 2001 y 2003.

El piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton compró un avión privado en 2013 por el cual, gracias a los abogados de Appleby recibió la devolución íntegra del IVA.

El empresario francés, Bernard Arnault también figura en los papeles. Si se indaga un poco más lejos, en Oriente Medio, también encontraremos a Noor al-Hussein, reina consorte de Jordania. En el Este aparece al magnate ruso, Yuri Milner, quien inivirtió 850.000 euros en una empresa cofundada por Jared Kushner, el yerno de Donald Trump. De hecho gracias a Paradise Papers se ha destapado que el Kremlin ha estado vinculado a inversiones con una sociedad de Milner en Twitter y Facebook.

 ¿Y en España?

No, España tampoco se libra. El equipo ciclista del piloto de Fórmula 1, Fernando Alonso, tenía su base en un fondo de Malta.

El actual portavoz del PDeCAT y exalcalde de Barcelona, Xavier Trias Vidal de Llobatera, ha reconocido un trust familiar administrado por la entidad de banca privada RBS Coutts de Suiza gracias al cual habría ocultado dinero, tal y como sacaron a la luz El Confidencial y La Sexta.

También el expresidente de Telefónica, Juan Villalonga, es señalado como administrador de dos sociedades en países considerados paraísos fiscales: Islas Caimán e Islas Vírgenes.

Una de las amigas más íntimas del rey Juan Carlos, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, habría tratado de traspasar acciones de tres empresas a paraísos fiscales, pero fallado por la negación de uno de los líderes de los Papeles de Panamá, Mossack Fonseca, por faltarle permisos para ello.

En el ámbito artístico español encontramos involucrado a José María Cano, creador del célebre grupo musical Mecano, que tendría una sociedad secreta en Malta que derivaría a su vez a otra en Curazao (paraíso fiscal) para sostener su negocio de arte visual.

El PSOE, Unidos Podemos-En Comú, Podem-En Marea, y Ciudadanos han pedido que el Ministro Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, comparezca para explicar las actuaciones que va a poner en marcha para combatir el fraude fiscal desvelado por Paradise Papers.

 El precedente: “Los Papeles de Panamá”

Los nuevos descubrimientos dejan la trama de los “Papeles de Panamá” en un muy segundo plano, porque a pesar de que, tanto Appleby como el gran nombre de Panamá Papers, Mossack Fonseca, jugaban con la creación de servicios “offshore”, este último sólo constituía sociedades. Ahora, Appleby ha ido mucho más allá queriendo realizar planificaciones fiscales y diseñando un entramado operativo mucho más complejo y difícil de desentrañar. Los delitos se encuentran además en un lapso de tiempo muy amplio: 7 décadas desde 1950 hasta 2016.

Aurora Isabel Martínez Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *