Los ámbitos de la Historia (Vol. II)

En el anterior artículo os hablaba básicamente de una instrucción a tener en cuenta: 1- hay que seguir avanzando en la Historia para mejorar nuestro conocimiento histórico, 2- debemos revisar lo que ya sabemos de vez en cuando y lo que nos debería interesar, 3- con esos conocimientos no está mal saber cuándo recular nuestro itinerario porque 4- el presente da palizas brutales a quienes no reconocen las huellas de su pasado para evitarlas.

Es imposible predecir el futuro, pero vislumbrar las tinieblas de ese incierto camino empieza por el reconocimiento y el desmenuzamiento de los factores que afectan al discurso histórico que analiza su pasado. A este respecto estaríamos hablando más concretamente de la historia determinista y la historia contrafáctica.

6. La historia determinista

Creo que a la hora de tratar este tema tan lleno de percepciones que determinan cómo vemos el mundo, un ejemplo inductivo y otro deductivo son una breve pero suficiente muestra de cómo hay estructuras históricas que siguen vigentes hoy en día desde hace milenios mientras que otras parecen anunciar su final mostrando un cambio todavía difícil de imaginar.

7. La historia contrafáctica

Una vez analizado el objeto quedaría el paso importante de separar la paja del grano. La historia contrafáctica suele servir para ver hasta qué punto ciertas partes del motor que mueve la historia tiene su mayor o menor peso en ella. Parte de esta idea se ve reflejada en esta charla donde una pregunta sencilla acerca de Google nos acaba revelando una cadena de sucesos un tanto perturbadores acerca de sus operaciones. Si tenéis una hora y media de tiempo libre, haceos un favor de mirar la película de Sully. Estrenada en 2016 y dirigida por Clint Eastwood, analiza bien qué habría pasado si su protagonista, un experimentado piloto, hubiera tomado otras decisiones de entre todas las elecciones a elegir. La recomiendo muy encarecidamente.

8. La historia comparativa

Sería legítimo preguntarse si todo lo dicho hasta ahora es cierto o no lo es. Si todas mis interpretaciones se tratan simplemente de hipótesis insostenibles sin rigor o validez alguna. ¿De dónde nace nuestra confianza para convertir nuestros pies de barro en pies de plomo y seguir avanzando? un buen remedio contra el escepticismo general y continuo es disponer de hechos. Una historia sin hechos es charlatanería sin valor filosófico, y de la misma manera, una interpretación (de hechos históricos) sin múltiples referencias (historiografía) es lo más parecido a adoctrinamiento que existe. Así de sencillo es como nace la historia comparativa: cuando dos o más personas se ponen a discutir de un tema cualesquiera.

Qué mejor momento para arrollaros con mi tentativa de objetivar y delimitar el alcance real de mis interpretaciones que éste: aquí tenemos la estupidez intrínseca de la deuda interna estadounidense respecto a otros países del mundo, aquí los fundamentos o los pasos que sigue casi cualquier héroe y cómo no administrar la plata obtenida, comparando entre China y España y podría estar así durante varios artículos enteros.

9. La historia del silencio (la historia fuera del canon tradicional)

Siempre que se seleccionan ciertos hechos históricos y se priman unas interpretaciones sobre otras, estamos contribuyendo activamente a acrecentar la historia del silencio. Sin duda es el subgénero más abundante y prolífico de todos, ya que abarca todos los descartes de ideas, métodos, hechos históricos, interpretaciones…

Entonces ¿cuándo se redescubre la historia del silencio? Cuando nos hacemos preguntas sobre lo que ya sabemos pero cuyas respuestas y explicaciones nos parecen insuficientes o parciales. Hacernos preguntas es la mejor manera de redescubrir lo que habíamos tenido siempre ante nuestras narices, además de sumarle a ello otras opciones como la mejora de las herramientas de investigación o las novedades traídas con las ideas del día desde otros lugares y autores.

Por otro lado tenemos a la historia del canon, la cultura común y general que aunque va variando de vez en cuando, muchas de sus partes difícilmente se removerán de su sitio, fundamentalmente por cosas como nuestra visión eurocentrista, los prejuicios derivados de nuestra propia educación y un largo etcétera. No voy a poner ejemplos del canon en la Historia porque ya os la sabréis la amplia mayoría, así que como protesta por la historia de lo olvidado hay ciertos (re)descubrimientos recientes como el Tone Policing o Vigilancia del tono o cómo de tortuoso sería en la actualidad el camino para convertirse en Papa.

10. La historia de las mujeres / historia del género

De la historia del silencio se han rescatado temas tan importantes como uno que preocupa, al menos, a la mitad de la población humana: la historia de las mujeres. Tenemos obras de la Antigüedad con Lisístrata de Aristófanes, algunas del Medievo como La ciudad de las damas, varias autoras que menciona Virginia Woolf al comienzo del capítulo uno de Una habitación propia y luego tenemos esto:

Siento no poder recordar el origen exacto de este texto. Pertenece a la época de la revolución francesa (1789-1799), y en ella se ve una breve historia de la mujer y la lucha por su liberación del trato no equitativo con respecto al sexo contrario. La Historia no está para indignarnos, hacernos llorar o enfurecernos, sino para comprenderla, para comprendernos. Esta idea de Spinoza es muy bonita, pero luego considerad que el camino es mucho más complejo del que parece. Nadie en este mundo avanza hacia la comprensión sin cometer incongruencias en su pensamiento, sin tropezar ni cometer errores estúpidos a la hora de actuar. Pero ni el miedo ni la falta de experiencia deberían frenar la determinación de lo que uno quiere conocer y comprender. La persona que comete los mismos errores de siempre es un reincidente, y en mayor o en menor medida eso nos sucede en muchos temas de la vida. Lo peor es que esos reincidentes que se chocan o sortean a duras penas los obstáculos de siempre, les llueva una solución traída desde fuera por alguien y no decidan ponerles remedio. Así es cómo a gran escala, la historia del género se conforma como la asignatura más pendiente de todas para la humanidad (no hay más que echar a un vistazo a su trayectoria pasada).

11. La historia oral

Para terminar, me gustaría acabar con algo diferente a lo visto hasta ahora. Estos diez subgéneros o ámbitos históricos vistos hasta ahora tienen en común la intervención de la narrativa escrita. He intentado hacer de la narración el punto central y atractivo para mostrar la faceta más fuerte de las ideas que tengo en relación a la segmentación a trozos de diferentes perspectivas históricas.

Pero La historia oral no trata nada de eso, al contrario lo importante es obtener la vivencia histórica de esa persona, expresada a través de su voz, su tono, su ritmo, el lenguaje no verbal que acompaña a la información (como el movimiento de sus manos), la fonología… sirve para valorar entrevistas de ciertos acontecimientos bélicos como económicos y de diversa índole.

Carlos Cisneros Abellán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *