Ley trans: un paso adelante en los derechos civiles de Aragón

Ley LGTB PSOE
Ley LGTB PSOE

El pasado miércoles 18 de Abril las Cortes de Aragón aprobaron la Ley de identidad y expresión de género e igualdad social y no discriminación de la Comunidad Autónoma de Aragón, también conocida como “Ley Trans” que busca luchar contra la discriminación de cualquier persona por una cuestión de identidad de género.

La transexualidad es una característica que ha estado presente en la especie humana a lo largo de toda su existencia pero muchas culturas entre ellas las judeocristianas y musulmanas la han rechazado y debido a esa tradición existe una injusta discriminación hacia esas personas, hasta el punto de considerar la transexualidad como una enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud ya ha eliminado la transexualidad de su lista de enfermedades y las principales organizaciones internacionales han hecho declaraciones y tomado alguna medida para la protección de estas personas como los Principios de Yogyakarta elaborados a petición del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

En España ya ha desparecido la discriminación del ordenamiento jurídico y se ha redactado leyes como la Ley 3/2007, de 15 de marzo, que permite el cambio de la inscripción relativa al sexo en el registro civil que hizo el gobierno del Presidente Zapatero que permite reconocer legamente la identidad de las personas trans pero con esto no basta ya que para acabar con prejuicios impuestos por siglos de religión todavía siguen incrustados en diversos sectores de nuestra sociedad.

Para acabar con esa injusticia hacen falta medidas como las que recoge la Ley que acaba de aprobar las Cortes que van en diferentes direcciones. Por un lado, reconocer el derecho a la libre autodeterminación de la identidad de género, derecho que emana del Artículo 12 del Estatuto de Aragón que recoge el derecho de todas las personas a vivir con dignidad y de sus equivalentes en la Constitución Española como el 10 o el 14 de dicha carta de derechos.

Pero por otro lado hacen falta políticas activas para acabar con la discriminación en diferentes ámbitos, por un lado el de la sociedad civil, con medidas recogidas como la retirada de subvenciones a entidades que discriminen y por otro el que quizás es el más importante, el de evitar la discriminación en las instituciones públicas y aunque no son las únicas, sobre todo en la educación y en la sanidad.

En esta línea, la ley incluye medidas para que las personas trans puedan recibir una atención médica sanitaria adecuada a su condición a lo largo de toda su vida y también para luchar contra la discriminación en la escuela. Este uno de los principales lugares donde se forja la personalidad de cada ciudadana o ciudadano y por eso es uno de los momentos más sensibles de nuestro desarrollo y se requiere esta especial atención.

Por eso, entre el resto de las propuestas que también quedan incluidas cabe destacar las medidas de apoyo a las familias que muchas veces son quienes más apoyan pero también cuando no se da el caso las que tratan de prestar protección a los menores trans, en especial quienes que han sufrido violencia y rechazo sus hogares o han sido expulsadas o expulsados de ellos por su condición.

Todas estas medidas recogidas por la Ley de identidad y expresión de género son muy necesarias porque aunque a nivel legal se haya alcanzado una igualdad formal para acabar con los prejuicios que en nuestra sociedad ha impuesto siglos de religión hacen falta políticas activas como estas. Además, aunque la pasada década, España fue pionera en el reconocimiento de los derechos civiles de diversa índole y en especial en los relacionados con el género y la sexualidad durante los gobiernos progresistas del 2004 al 2011 a nivel mundial vivimos un momento donde este tipo de libertades con el auge de los nacionalismos y los populismos reaccionarios, que siempre buscan señalar al diferente para tener un enemigo común entorno a quien mantener unida su ideología irracional.

Vemos como las personas trans no solo se ven perseguidas en países teocráticos donde el estado se mezcla con la religión sino que la transfobia y la homofobia resurge en países europeos, supuestamente laicos, democráticos y europeos como Rusia, Ucrania y Polonia y como en la Europa occidental, los partidos que respaldan esta ideología están ganando fuerza.

Por eso ahora más que nunca es necesario seguir avanzando en la lucha por los derechos y las libertades. Hay que felicitar en especial a las familias y a las asociaciones que tanto han luchado para sacar esta ley adelante, así como al Gobierno de Aragón por llevarla a cabo poniendo en valor la necesidad de ejecutivos progresistas como este para colocar estos temas en la agenda. Ya que aunque, por suerte, en España la derecha ya no se atreve a oponerse abiertamente, sin este tipo de políticas estas cuestiones quedarían en el cajón, dejando que los prejuicios de nuestra sociedad camparan a sus anchas.

Miguel Sarría Sevillano

One thought on “Ley trans: un paso adelante en los derechos civiles de Aragón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *