Las líneas que se cruzan en Siria

Ataque en una ciudad de Siria | TN
Ataque en una ciudad de Siria | TN

EE.UU, Reino Unido y Francia responden al ataque químico destruyendo instalaciones de armas químicas del régimen de Al Asad en una operación conjunta

Las amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, sobre el régimen de Bashar al-Asad, se han cumplido. El ataque aéreo lanzado contra instalaciones que contenían armas químicas en Damasco en la madrugada del pasado viernes ha hecho que Rusia e Irán amenacen con que habrá consecuencias. En el ataque se emplearon más de 100 misiles que no fueron interceptados por el régimen sirio, por lo Trump lo calificaba vía Twitter como “misión cumplida”. Pero Estados Unidos no está solo. Trump contó con la colaboración de la primera ministra británica, Theresa May, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

Tres ataques coordinados entre EE.UU., Francia y Reino Unido se lanzaban en la madrugada con un claro objetivo: destruir las instalaciones de aprovisionamiento de armas químicas en Siria como represalia al ataque químico atribuido al dictador Bashar al-Asad la pasada semana que acabó con la vida de más de 70 personas. El primer ataque impactó contra un centro de investigaciones científicas cerca de Damasco. El segundo contra un almacén de armamento en Homs. Sin embargo, el régimen sirio ha tratado de minimizar el daño causado a sus armamentos y muchos de sus seguidores se han echado a la calle para mostrar todo su apoyo al líder y aparentar normalidad.

Los coordinadores del ataque

A pesar de que Trump ha contado con un gran apoyo en su decisión hay una gran variedad de respuestas al ataque. Algunos embajadores han recriminado que el presidente no haya consulado lo suficiente antes de tomar semejante decisión. Incluso desde sus fieles votantes han llegado críticas puesto que Trump había prometido en un primer momento sacar a EE.UU. de la guerra en Siria.

Desde Reino Unido también se cruzan recriminaciones hacia Theresa May por no haber consultado el ataque con el Parlamento británico, un parlamento ante el que compadecerá el próximo lunes. May aseguraba que “la comunidad internacional no se va a quedar de brazos cruzados y permitir el uso de armas químicas con impunidad”.

El presidente francés, Emmanuel Macron estableció también que una de las líneas rojas que no se debían traspasar era el uso de armas químicas. El lunes hablará ante la Asamblea Nacional por su decisión. El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, ha dejado claro que, aunque esta intervención ha concluido, se volverán a tomar medidas en el caso de que infrinjan una vez más las normas, aunque el objetivo esencial que se plantean es tratar de reconducir las relaciones con Rusia para evitar una nueva escalada de tensión internacional.

Posicionamiento internacional

Rusia e Irán responden

Tanto Rusia como Irán han condenado el ataque coordinado de EE.UU., Francia y Reino Unido contra lo que consideran un “estado soberano”. Ambos países apoyan fielmente el régimen de Bashar al-Asad por lo que anunciaron que “habrá consecuencias”.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ha asegurado este domingo que un nuevo ataque al régimen sirio provocaría el “caos” en las relaciones internacionales. A pesar de que sus tropas no se vieron afectadas por la ofensiva coordinada, Putin aseveró que “con sus acciones, Estados Unidos agrava aún más la catástrofe humanitaria en Siria” y que además el ataque solo beneficia a los terroristas. Por su parte, el ayatolá Jamenei de Irán considera que los tres presidentes de los países que han lanzado el ataque son “criminales”.

Turquía aprueba el ataque

El Ministerio de Asuntos Exteriores turco, considera que se ha reaccionado de manera adecuada ante la utilización de armas químicas. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mantuvo conversaciones con EE.UU. para evitar una confrontación directa con Rusia. Sin embargo, a pesar de la proximidad que mantenían Rusia, Irán y Turquía, este último país ha dado el visto bueno a la acción coordinada contra el régimen sirio.

La OTAN apoya el ataque y la ONU llama a la moderación

El secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, ha afirmado en un comunicado que apoya las acciones emprendidas por los tres países, porque considera que “reducirá la capacidad del régimen para atacar aún más al pueblo de Siria con armas químicas”. Un tipo de armas que ha recordado “violan las leyes y los acuerdos internacionales”. Por su parte, el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, ha alentado a los a los países que integran la organización a evitar “cualquier acción que pudiera provocar una escalada de la situación y empeorar el sufrimiento de la gente de Siria”.

¿Y España?

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, aprobaba así la actuación coordinada de las tres potencias: “La respuesta a estas atrocidades resulta legítima y proporcionada”. La Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha informado de que estaba al tanto de la actuación y en contacto con su homóloga francesa. Además ha anunciado que un destructor y dos aviones estadounidense salieron de la base en Rota (Cádiz) y de Zaragoza como aprovisionamiento hacia Siria.

Aurora Isabel Martínez Sanz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *