Las Cortes arremeten contra la corrupción

 

La corrupción es una realidad. Y es que en los últimos tiempos ha sido uno de los temas de debate más comunes que irritan y ponen en duda la estabilidad y buen hacer de las coaliciones parlamentarias. Es especial, y debido al desmantelamiento de numerosos actos en los que la corrupción era la principal protagonista, el Partido Popular.

Ha habido algún que otro intento por parte de la justicia y los gobiernos de erradicar esta lacra que hoy en día afecta a la sociedad, que está provocando un sentimiento de descrédito hacia las clases políticas por parte de la ciudadanía. En este caso, el paso lo han dado las Cortes de Aragón, mediante la aprobación de una Ley de Transparencia que invita a realizar una investigación exhausta de la actividad de los partidos.

La ratificación de esta ley tuvo lugar el pasado jueves, en sesión plenaria. Fueron dos los documentos que vieron la luz verde: la Ley de Cuentas Abiertas, que se refundirá en un año con la Ley de Transparencia y Participación Pública y mediante la que las instituciones autonómicas, los organismos y sociedades públicas, así como los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes tendrán que publicar cada seis meses sus movimientos bancarios en sus web o portales de transparencia. La finalidad: erradicar desde la raíz la corrupción.

Se trata de una proposición de ley del Grupo Parlamentario de Podemos que ya se ha aprobado, en términos similares, en Navarra, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana.

Ley determinante 

Como coordinador, Carlos Gamarra le ha correspondido la tarea de exponer que la Ley consta de 15 artículos y ha considerado que servirá para “mejorar en transparencia y prevenir la corrupción”, siendo “un complemento fundamental” a la Ley de Transparencia. Ha asegurado a su vez que esta propuesta de ley “va a prevenir de manera importante la corrupción porque va a tener un efecto disuasorio” y ha apostado por “pasar a los hechos” con “nuevas medidas legislativas en favor de la regeneración democrática y la lucha por la transparencia”. La nueva norma permitirá saber “qué paga antes” cada institución para que los ciudadanos conozcan sus prioridades y los movimientos económicos de cada uno de los partidos.

En el turno de Podemos, Gamarra ha aseverado que esta ley “va a prevenir de manera importante la corrupción porque va a tener un efecto disuasorio” y ha apostado por “pasar a los hechos” con “nuevas medidas legislativas en favor de la regeneración democrática y la lucha por la transparencia”. La nueva norma permitirá saber “qué paga antes” cada institución para que los ciudadanos conozcan sus prioridades, ha apuntado.

Marian Orós, diputada representante del PP ha considerado que “vomitar en la web todos los asientos de todas las Administraciones no sé si va a servir para que el ciudadano tenga más información o para lo contrario”, aunque el PP “jamás estará en contra de que haya más información”.

La parlamentaria socialista Isabel García ha señalado que cuando Podemos registró la iniciativa, el Grupo del PSOE dio su aprobación y se opuso a la enmienda a la totalidad del PP. Ha defendido la refundición con la Ley de Transparencia y las 12 enmiendas presentadas, todas aprobadas excepto una.

“Aunque no sea el arma más potente contra la corrupción es un pasito más” para luchar contra este fenómeno y ayudará a que los ciudadanos sientan la actuación de las instituciones en este ámbito, ha dicho.

La portavoz adjunta del PAR, María Herrero, ha indicado que se debería haber modificado la Ley de Transparencia porque “la aportación es mínima”, pero “vendía más” elaborar una ley distinta.

Desde Ciudadanos, Desirée Pescador ha planteado que “con diálogo, sensatez y responsabilidad legislativa se puede llegar a acuerdos”. Ha manifestado que “al final, quien gana es la transparencia” y que el objetivo es que la Administración sea “más transparente y honesta”, añadiendo que tras la fase de enmiendas es un texto más eficaz.

La diputada del Grupo Mixto Carmen Martínez (CHA) ha expresado que su partido comparte la filosofía pero no las formas, ya que esta ley, “bastante consensuada”, facilitaba “seguir avanzando en transparencia y ahí siempre nos encontrarán”, matizando que publicar miles de datos bancarios no es de por sí más transparente. Ha llamado la atención sobre la necesidad de incluir en el texto garantías para asegurar la protección de datos.

Intentos varios

De las 39 enmiendas presentadas, además de una del PP, que fue rechazada, solo cinco han sido desestimadas. Han formado la Ponencia, coordinada por el diputado de la formación de Unidos Podemos, Carlos Gamarra, las diputadas Marian Orós (PP), Isabel García (PSOE), María Herrero (PAR), Desirée Pescador (Cs) y Carmen García (Grupo Mixto-CHA), con la letrada Vega Estella.

Sara González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *