La tragedia en Perú no cesa

El temporal ha dejado al menos 75 muertos y las lluvias continúan

Las fuertes lluvias han sido la tónica desde que ha comenzado el año en Perú. Este temporal ha provocado riadas con piedra y lodo, también conocidas como huaicos, que a  su paso por el país se han cobrado la vida de al menos 75 personas, han dejado casi 100.000 damnificados, 630.000 afectados y han destrozado más de 134.000  viviendas. El norte de Perú, más en concreto en la región Piura, ha registrado la peor parte del temporal. Sólo en el norte los afectados ascienden a 225.000, casi un tercio del total nacional.

A lo largo de la semana, la capital de la región de La Libertad,  Trujillo, ya ha afrontado su sexto huaico. En esta ocasión, el huaico se ha debido al desbordamiento de la quebrada de San Ildefonso. El arrastre de piedras y lodo ha causado que el casco histórico de la ciudad resulte intransitable y, en su paso por el cementerio, ha destruido numerosos nichos y ha dejado gran parte de los cadáveres al descubierto.

Ya son 33 las carreteras que han sido cerradas por el temporal. Y, al norte de Perú, varias zonas han quedado aisladas, según informa el Gobierno peruano. Para remediar la situación, el vicepresidente y ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, anunció la compra de 120 puentes modulares chinos. El temporal ha dejado al descubierto la enorme falta de preparación en materia de prevención estatal, además de las consecuencias que ha supuesto la ocupación de tierras, la tala de árboles y la ocupación de cauces de ríos que estaban secos.

El sector educativo ha sido uno de los más afectados en Lima. Las infraestructuras de los colegios han sido gravemente dañadas. Para poder impartir las clases se han destinado aulas prefabricadas e instalaciones sanitarias. Debido a razones de seguridad, los colegios situados en la zona metropolitana de la capital tuvieron que suspender las clases los pasados lunes 20 y martes 21 de marzo. En cambio, en Lima provincias hasta el lunes 27 no podrán reiniciar las clases.

El fenómeno del Niño costero

En 1925, la ciudad de Trujillo fue totalmente destruida por el fenómeno conocido como Niño costero. Hasta ahora, este fenómeno no se había vuelto a producir en el país. El Niño costero es causado por un inusual calentamiento de las aguas del océano Pacífico que se evaporan y se condensan en las alturas serranas. Son la causa de los temporales que luego desbordan las cuencas de los ríos.

Los ecologistas, geógrafos, y meteorólogos se preguntan si el Niño costero es un fenómeno puntual y estacional, o si, por el contrario, es un indicio de problemas de mayor magnitud a nivel global que repercuten, en concreto, en el norte de Perú.

El Centro Internacional para la Investigación del Fenómeno del Niño (CIFEN), con sede en Ecuador, ha detectado que a lo largo de febrero las temperaturas de la superficie marina han ascendido de manera generalizada. Gran parte de esta anomalía ha sido debido al debilitamiento de los vientos alisios. En la costa Suramericana, se ha observado que las temperaturas llegaron a alcanzar valores de hasta tres grados por encima de los valores habituales.

Un grupo de personas, atrapados en las aguas de las inundaciones, se aferran a una cuerda mientras caminan en Lima, Perú, el viernes 17 de marzo de 2017. Intensas lluvias y deslizamientos de lodo durante los últimos tres días han causado estragos en la nación andina y atrapado a residentes en Lima. (AP)

En las declaraciones recogidas por ‘elPeriódico’ del experto del CIFEN, Eduardo Zambrano, afirma que las lluvias irregulares se deben, en gran parte, al paso de una estación seca a una húmeda. Sin embargo, añadió que sí que existen algunos datos relevantes que es necesario seguir con atención, por ejemplo la presencia de aguas cálidas en Australia. Otros expertos señalan que los sucesos ocurridos en el Pacífico oriental pueden repercutir en la presión atmosférica en el resto del Pacífico y podría contribuir a una potencial evolución de un fenómeno de El Niño.

De momento, las predicciones climatológicas para abril auguran mayores probabilidades de lluvias. Donde menos lloverá será en la zona del este de Venezuela, la vertiente oriental de los Alpes, en algunos sectores de la región caribeña en Colombia, en el extremo sur del altiplano de Bolivia, la zona norte de Chile y el extremo oriental del Brasil. Además, se espera que la temperatura sobrepase la prevista para estas fechas  lo largo de la costa y el sur de la región andina del Perú, en los Llanos orientales y en las tierras bajas del sur en Bolivia y en el centro-norte del Chaco en Paraguay.

Un crecimiento truncado

Una de las consecuencias del paso de los huaicos, ha sido la subida de los precios en el mercado. Flavio Ausejo, especialista en Gestión Pública de la Universidad Pacífico, señaló que la zona de producción agrícola ha sido afectada y que, por lo tanto, los alimentos de consumo habituales sufrirán un encarecimiento. El limón es el producto más simbólico de esta repentina alza de los precios. En Lima, una de las ciudades en las que el mercado más afectado se encuentra, su precio ha llegado a rondar los 50 soles el kilo, lo que equivale a casi 14 euros. El gobierno ha lanzado un discurso tranquilizador en el que afirmaba que el abastecimiento de alimentos está garantizado en la capital.

Otra de las repercusiones ha afectado a las proyecciones de crecimiento de la economía, y ha obligado a una revisión de las mismas por parte del Gobierno de Perú. Las expectativas desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) eran positivas, se esperaba que el país creciera un 4,1% en 2017. Sin embargo, debido a las consecuencias que está dejando el temporal, el ex viceministro de Economía, Carlos Casas, explica en el diario ‘La República’ que, en el mejor de los escenarios, la reducción del Producto Interior Bruto será de un punto porcentual. Además, añadió que el impacto de desastres como este, suelen prolongarse en el tiempo y afectar a las metas económicas propuestas para 2018.

El presidente del Gobierno, Pedro Pablo Kuczynski, anunció un plan de impulso fiscal. Parte de este plan se destinará a afrontar la emergencia que se está desarrollando en Perú.

Sofía Fondevilla Palacián

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *