La Romareda vibrará y “el Papu bailará”

Los jugadores del Real Zaragoza celebran la victoria frente al Albacete | @RealZaragoza
Los jugadores del Real Zaragoza celebran la victoria frente al Albacete | @RealZaragoza

El Real Zaragoza se recompone de la dura derrota en Cádiz venciendo con solvencia al Albacete Balompié en la Romareda, en un duelo marcado por el hat-trick de Papunashvili y por el primer tanto del adorado capitán Alberto Zapater tras su regreso al equipo de su corazón. El feudo aragonés se vio envuelto en un ambiente festivo que tanto el míster como los jugadores notaron desde su llegada al estadio.

Las novedades en el conjunto blanquiazul fueron la titularidad de un Benito jugando de infiltrado (ya que se pudo ver como mantenía todavía el vendaje de su pierna derecha) por el sancionado Delmás, la titularidad del héroe del partido, Papu, en lugar de Febas, Guti por Javi Ros y Pombo por Toquero.

10 minutos tardó el Zaragoza en adelantarse en el marcador por mediación de Papu tras un buen pase de Borja Iglesias que el georgiano define a la perfección mandando el balón a la escuadra de la portería defendida por Tomeu Nadal. El Albacete se estaba viendo acorralado por los locales, pero dio un poco de emoción al encuentro con el gol del delantero ucraniano Zozulya, eso sí, con falta previa sobre Verdasca que el colegiado no interpretó como tal. No obstante, este gol iba a resultar anecdótico, ya que de nuevo Papu adelantaba a los maños en el minuto 27 de partido tras rematar a placer un balón servido por Pombo gracias a un alarde de visión de juego del canterano Daniel Lasure. Todo se ponía de cara para los blanquillos, y por si fuera poco, por desgracia para los manchegos, Gaffor se marchó lesionado del terreno de juego entrando en su lugar Cifuentes con más de medio partido por delante. Lo mejor del partido para muchos zaragocistas estaba por llegar: a falta de 5 minutos para llegar al descanso, Zapater se encontró sólo con el portero y puso el 3-1 en el marcador para acabar de confirmar lo que iba a ser la Romareda, una auténtica (y necesaria) fiesta para el aficionado.

Una vez reiniciado el juego la euforia no cesó, y menos cuando en una jugada a la contra, Pombo luchó un balón para servirle el gol que suponía el hat-trick de Papunashvili, el séptimo en su cuenta particular. Al momento, fue sustituido y se llevó una señora ovación por parte de una hinchada animada que supo valorar el trabajo del joven delantero coreando su nombre. Con 4-1 en el marcador, el partido parecía ya visto para sentencia, pero eso no impidió que la todo el feudo blanquillo rompiera a aplaudir a uno de los nuevos santos de la escuadra zaragozana, San Cristian Álvarez, cuyos reflejos parecían seguir intactos.

Por buscar lo negativo del partido, aunque sea algo que no preocupa en absoluto al aficionado, la Romareda se quedó sin celebrar al ritmo de “Esto no para” el ya casi tradicional gol de Borja Iglesias, aunque su participación en el partido fue de notable alto, llegando a sacrificar su oportunidad de anotar un tanto sólo ante Nadal para pasársela a Pombo, pero su remate se marchó desviado. Eso sí, tanto jugadores como espectadores le reconocieron el gesto.

Para acabar de representar la comunión plantilla-afición, la Romareda no dudó en celebrar la victoria con una ola que recorrió varias veces el campo, acompañada de los cánticos de los orgullosos seguidores del escudo del león. A todo esto hay que añadirle la cercanía de los jugadores con la afición, personificada en Pombo, quien no dudó en agarrar el megáfono del fondo norte para liderar cánticos que pronostican lo que puede ser el final de la temporada: un final feliz para cerrar tantos años de sufrimiento.

“Sabíamos que nos jugábamos algo bonito y merecemos disfrutar de este momento”

El entrenador del Real Zaragoza, Natxo González | @RealZaragoza
El entrenador del Real Zaragoza, Natxo González | @RealZaragoza

La felicidad por el devenir del partido no se ocultó en la rueda de prensa del técnico vasco: “Creo que una de las claves de esta regularidad es cómo estamos entrando en los partidos y poniéndonos por delante con gran juego”.

También achacó el éxito del equipo al “haber gestionado mejor el segundo tiempo con el marcador a favor, algo a corregir respecto al día contra el Sporting”.

Pese a que la referencia ofensiva del Real Zaragoza, Borja Iglesias, no marcó en este partido, su actuación no pasó desapercibida para Natxo González: “Teníamos que evitar el cuerpo a cuerpo, que te presionaran de espaldas en el uno a uno. Generar los espacios para correr de cara, y lo hemos hecho bastante bien”. “Estoy muy feliz porque, primero hemos ganado el partido y segundo, he marcado tres goles. Muchas gracias a los compañeros y a la afición”, se atrevió a decir el protagonista de la tarde Giorgi Papunashvili en un castellano que va mejorando paso a paso, como sus sensaciones en el terreno de juego.

Ficha técnica:

Real Zaragoza: Cristian Álvarez, Benito (Perone 81′), Verdasca, Pombo, Borja Iglesias, Eguaras (Ros 63′), Lasure, Papunashvili (Buff 57′), Zapater, Mikel González y Guti.

Albacete Balompié: Nadal, Arroyo, Morillas, Gorosito, Gaffor (Cifuentes 34′), Zozulya (Aridane 70′), Rodríguez, Erice, Herrero y Bela (Acuña 63′).

Goles: 1-0, min. 10: Papunashvili. 1-1, min. 21: Zozulya. 2-1, min. 27: Papunashvili. 3-1, min. 41: Zapater. 4-1, min. 55: Papunashvili.

Arbitro: Gorka Sagués Oscoz, del comité vasco.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuadragésima jornada de la LaLiga 1|2|3 |, jugado en el estadio Municipal de la Romareda ante 23.933 espectadores.

Joaquín Martín Andrés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *