La policía alemana detiene a Puigdmeont

Carles Puigdemont, en su conferencia en el The Graduate Institute de Ginebra (Salvatore Di Nolfi / EFE)
Carles Puigdemont, en su conferencia en el The Graduate Institute de Ginebra (Salvatore Di Nolfi / EFE)

Una semana complicada para el independentismo

La policía alemana ha retenido al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cuando acababa de cruzar la frontera desde Dinamarca dada la euroorden de detención de la justicia española. El president cesado se encontraba este sábado en Finlandia. Debía volar desde Helsinki a Bruselas, pero no acudió al aeropuerto después de que Finlandia activara una orden de detención a petición de España. Según su abogado Alfonso-Cuevillas, Puigdemont se encuentra en una comisaria alemana, donde ha señalado que el trato de la policía está siendo “en todo momento correcto”.

Puigdemont se dirigía a Bélgica, donde, según su abogado, se iba a poner a disposición de la justicia después de que se reactivara la orden europea de detención. La Fiscalía de Bruselas también ha reactivado las órdenes de detención europea de los exconsejeros Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, también fugados al país flamenco.

El Supremo manda a Jordi Turull a prisión mientras Marta Rovira huye

Junts per Cat ha perdido a su sujeto proyecto de ser investido. El juez del Tribunal Supremo Pablo LLarena ha enviado a prisión a los cinco procesados por rebelión, entre ellos, al candidato a la presidencia de la Generalitat, Jordi Turull. Llanera cree que hay riesgo de que tanto Turull como los exconsejeros Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa reincidan en sus delitos o se fuguen. El riesgo se ha visto acentuado con la huida de Marta Rovira, secretaria general de ERC, que inevitablemente condicionó la decisión del magistrado Llarena.

Los nuevos encarcelados independentistas ya habían pasado por prisión preventiva a comienzos de noviembre, pero pocos días después el juez les dejó en libertad condicional bajo fianza y les retiró el pasaporte. Entonces, el magistrado los encarceló a todos con la advertencia de que volverían a prisión si volvían a cometer algún acto para conseguir la independencia unilateral.

Marta Rovira no acudió el viernes al Tribunal Supremo, donde debía declarar como imputada por el proceso independentista. Todos sus compañeros imputados, a excepción de ella, acudieron a su citación. Fue antes de entrar al Tribunal Supremo cuando todos se enteraron de la inesperada fuga de Marta Rovira a Suiza, que acentuó más las caras de preocupación de los imputados. Con la fuga de Rovira, Llarena reforzaría las medidas preventivas.

“Hoy emprendo un camino duro, un camino que, desgraciadamente, tantos otros que nos preceden han tenido que coger. El camino “del exilio”. Así comienza la misiva que Marta Rovira hizo pública el viernes, hablando de “exilio”. A continuación, el dardo al Gobierno de Rajoy, la justificación de su fuga: “El exilio será un camino duro, pero es la única forma que tengo de recuperar mi voz política. Es la única forma que tengo de levantarme en contra del Gobierno del PP, que persigue a todo el que está a favor de votar, y que castiga a cualquiera que intenta cambiar lo prestablecido y lo establecido. Un Gobierno que está dispuesto a saltarse el estado de derecho y las libertades civiles para conseguir sus fines políticos”.

Rovira apela a la construcción de una “República para todos, desde el trabajo” y pide pacifismo a los suyos: “No dejéis que el rencor se apodere de vosotros. El análisis de una realidad antidemocrática y profundamente injusta no debe dar paso al resentimiento. Contra nadie”. La dirigente concluye firmando como “Secretaria general de ERC”, cargo que mantendrá, dice, “ahora con sinceridad y libertad” al estar fuera de España.

Sesión extraordinaria en el Parlament

La segunda sesión de investidura del Parlament del domingo dejó de ser de investidura para convertirse en un pleno para debatir las decisiones judiciales. Con la encarcelación de Turull, Junts per Cat se quedó sin su plan C, después de intentar un plan B con Jordi Sànchez. El encarcelamiento de Turull, Romeva, Rull y Bassa fue el tema principal de esta sesión. Después, el presidente de la cámara suspendió el pleno dada la “evidencia” de que la sesión de investidura no se podía “celebrar” por la ausencia del aspirante a presidir la Generalitat y formar gobierno.

Acusaciones de “acabar con la libertad ideológica”, “unión” frente al Tribunal Supremo y “régimen autoritario” son algunas de las acusaciones que sonaron en esta sesión extraordinaria donde el PP se negó a participar. Los constitucionalistas (Ciudadans y PSC) y los independentistas se lanzaron duros reproches, incluyendo referencias a la Guerra Civil por parte de ERC.

Miguel Nadal 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *