La Operación Soule provoca la entrada en prisión de Ángel María Villar y su hijo Gorka

Ángel María Villar detenido por la Guardia Civil

Desde primera hora del martes la UCO ha estado registrando la sede central de la Federación Española de Fútbol, dirigida por Ángel María Villar desde hace 29 años, y los domicilios y despachos de los implicados. Esta investigación se inició a principios de 2016, después de que el Consejo Superior de Deportes presentase una denuncia. El objetivo de dicha denuncia era desvelar una serie de presuntas contraprestaciones económicas que el presidente de la RFEF podría haber obtenido a través de la celebración de partidos amistosos.

A pesar de que la investigación lleva abierta algo más de un año, fue hace tres meses cuando el magistrado Santiago Pedraz recibió una denuncia de las fiscales anticorrupción. La UCO ha mantenido pinchados los teléfonos de los involucrados durante los últimos tres meses, consiguiendo con estas grabaciones una serie de datos que revelan amaños y conveniencias entre el máximo mandatario del fútbol español y su hijo Gorka. Este mismo juzgado es el que imputó a varios cargos federativos a causa de una subvención pública de 1,2 millones de euros aprobada en 2010 por el Gobierno para apoyar 4 proyectos educativos en África que nunca llegaron a realizarse.

Los motivos por los que la Unidad Central Operativa ha decidido detener a los cuatros implicados son varios. En primer lugar, la OCU sospecha que Villar habría usado los recursos económicos de la Federación Española de Fútbol para favorecer a determinados líderes territoriales y así garantizar su voto en las elecciones presidenciales. Esto significaría que el presidente habría cometido un delito de corrupción entre particulares, falsedad, administración desleal, apropiación indebida y posible alzamiento de bienes.

Gorka Villar sale de su despacho acompañado de la Guardia Civil

Además, la UCO cree que el presidente de la RFEF propició que se adjudicaran contratas a firmas vinculadas con su hijo para que ambos se enriqueciesen. Del mismo modo, la empresa Sports and Advisers, cuyo administrador es Gorka Villar, podría haber estado recibiendo beneficios millonarios a partir de las adjudicaciones del presidente de la Federación y haber desviado dinero a partir de la celebración de amistosos, como el de España contra Corea del Sur.

En una de las escuchas de la UCO, el presidente de la Federación cántabra, José Ángel Peláez, habla con Villar sobre el presupuesto de la Federación Española. En dicha grabación, Peláez le comunica a Villar que ha dejado fuera del reparto 5,2 millones de euros para uso “potestativo y a criterio personal suyo”, además de decir que puede usar esas cantidades “para lo que se te ponga en los huevos”.

En el auto del juez, uno de los principales apartados económicos tiene relación con el Grupo Santa Mónica, poseedor de los publicitarios y de patrocinio de la Federación. En 2013, Villar y Juan Padrón decidieron resolver los contratos con Santa Mónica por unos incumplimientos en la venta de los derechos audiovisuales a Mediaset, causando de esta forma un perjuicio de 51,7 millones a la Federación. Es por ello que el magistrado cree que existe una relación próxima al clientelismo.

La operación Soule ha provocado la reacción de numerosas personas pertenecientes al mundo del deporte. A pesar de que Javier Tebas, el Presidente de la Liga de Fútbol Profesional, no quiso opinar sobre el tema, aseguró que “lleva diez años diciendo lo que opina de Ángel María Villar”. Asimismo, José Ramón Lete, el presidente del Consejo Superior de Deportes, reconoció que “esta situación no es buena para la imagen del deporte español”.

La reacción ha sido inmediata y gran parte del fútbol se movilizó con la intención de apartar al presidente de la RFEF. El mismo José Ramón Lete anunció que había pedido un informe a la abogacía del Estado para solicitar al TAD la inhabilitación de Villar. Los principales rivales del presidente de la RFEF, con Miguel Ángel Galán a la cabeza, también se reunieron para organizar una moción de censura.

Tras el sorteo del calendario de LaLiga (el primero sin Villar tras 29 años), celebrado este viernes, Javier Tebas confirmó que se presentará como acusación particular en el caso de corrupción de la operación Soule. “Villar ya es historia del fútbol español, ahora hay que acabar con los ‘villarimos’. Hace falta una dimisión masiva, tiene que salir toda la gente que ha estado alrededor de Ángel María Villar”. Hay mucha gente que ha mirado para otro lado, pero van a salir más cosas, cosas importantes que implican a organismos del Estado, ya lo veréis”, afirmó el presidente de la Liga.

Ángel María Villar entra en la sede de la RFEF

Adrián Blasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *