La libertad de expresión en España: tres casos en una semana

Obra ‘Presos políticos’ de ARCOmadrid. EUROPA PRESS

Esta semana, la sociedad española ha sido testigo de tres decisiones judiciales que han vuelto a poner sobre la mesa el retroceso en materia de derechos y libertades públicas: el encarcelamiento del rapero mallorquín Valtonyc, la retirada de las fotografías de los políticos catalanes en prisión provisional de la exposición de ARCO en IFEMA y el secuestro cautelar del libro “Fariña” tras una denuncia por vulneración del derecho al honor del ex alcalde de O Grove (Pontevedra).

Valtonyc, condenado a tres años de prisión

El primero, el de Valtonyc, ha sido el más sonado. Este rapero de 24 años, natural de Sa Pobla, en Mallorca, fue detenido en agosto de 2012 por la Policía Nacional, acusado de un delito de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona, apología al odio ideológico e incitación a la violencia, tras una denuncia del presidente del círculo de empresarios balear, Jorge Campos, que alegaba que el rapero había incluido en sus canciones mensajes contrarios a su persona. Además, en el repertorio de Valtonyc, se incluían letras contra la Familia Real, políticos del Partido Popular o personas cercanas al mundo empresarial español, entre otros. Las 16 canciones por las que se detuvo y juzgado a Valtonyc pertenecen, entre otros, a los álbumes “Residus d’un Poeta”, “Mallorca es Ca Nostra” y “Cadenes”, los tres publicados en 2012. En febrero de 2017, Valtonyc fue juzgado en la Audiencia Nacional por los jueces Enrique López, Concepción Espejel y Juan Pablo González. Los dos primeros, fueron apartados de la causa de la caja B del PP por su afinidad con el partido. Además, Espejel es íntima amiga de María Dolores de Cospedal.

Pese a todo, Valtonyc fue condenado a tres años y medio de prisión, e inmediatamente interpuso un recurso en la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que lo ha desestimado finalmente y ha confirmado la condena al rapero. Los artículos 490.3, 491 y 578 recogen los delitos de injurias a la Corona y enaltecimiento del terrorismo que se le han imputado:

Artículo 490.3. El que calumniare o injuriare al Rey, a la Reina o a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, a la Reina consorte o al consorte de la Reina, al Regente o a algún miembro de la Regencia, o al Príncipe o a la Princesa de Asturias, en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasión de éstas, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años si la calumnia o injuria fueran graves, y con la de multa de seis a doce meses si no lo son.

Artículo 491.1 Las calumnias e injurias contra cualquiera de las personas mencionadas en el artículo anterior, y fuera de los supuestos previstos en el mismo, serán castigadas con la pena de multa de cuatro a veinte meses. (…) (…)

Artículo 578.1 El enaltecimiento o la justificación públicos de los delitos comprendidos en los artículos 572 a 577 o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares, se castigará con la pena de prisión de uno a tres años y multa de doce a dieciocho meses Desde la defensa del rapero, se alega que se están vulnerando los artículo 20.1 y 20.2 de la Constitución Española, que reconoce y protege los derechos a “expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción, y a la producción y creación literaria, artística, científica y técnica”. Además, se estipula que “el ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”.

Así las cosas, Valtonyc ha recibido el apoyo de multitud de asociaciones y organizaciones que han convocado por toda España movilizaciones y concentraciones en rechazo a su encarcelamiento. En cuanto a los partidos políticos, el PSOE, en palabras de su portavoz en el Congreso, Margarita Robles, expresó nada más conocerse la noticia su preocupación por el “retroceso de libertades”, aunque defendió la independencia judicial y la labor de los magistrados. Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos, fue en cambio mucho más beligerante: “la condena al rapero es una vergüenza y demuestra que hay una regresión en lo que respecta a las libertades civiles”. Además, sentenció que “el derecho penal se aplica para perseguir a al disidente y los corruptos se van de rositas”.

En cambio, Ciudadanos y el Partido Popular expresaron su respeto por la condena y aplaudieron la actuación de los jueces. En palabras de Albert Rivera, que defendió la “eficacia de la actual tipificación” del delito de enaltecimiento del terrorismo, alegó que “las amenazas de muerte son amenazas de muerte, se hagan en digital o en analógico”.Por último, Alberto Fernández, portavoz popular en el Ayuntamiento de Barcelona, dijo que “la libertad de expresión no conlleva el derecho a insultar o amenazar”.

La exposición censurada en Ifema

La exposición “Presos políticos en la España contemporánea”, de Santiago Sierra, se retiró de la exposición ARCO, dedicada al arte contemporáneo, que mostraba fotografías de los políticos catalanes que continúan aún en prisión provisional: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. El presidente del comité ejecutivo de Ifema Clemente González Soler fue advertido de la decisión de retirar la exposición, pero alegó que si se rectificaba, dimitiría del cargo.

El comité rector de Ifema se reunió, comentó la posibilidad de rectificar, pero la decisión no se tomó porque la representante de la Comunidad de Madrid y consejera de Economía, que tiene un 31% del consorcio, Engracia, la Cámara de Comercio (31%) y el propio presidente de Ifema votaron a favor. Luis Cueto, representante del Ayuntamiento de Madrid y coordinador de Alcaldía, que controla otro 31% y el representante de la fundación Montemadrid (7%) expresaron su rechazo y votaron en contra.
A pesar de que la consejera Hidalgo votó a favor de la retirada, su compañero de gobierno, el consejero de Cultura de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos, expresó que “él no las habría retirado”. La retirada de las fotografías ha sido muy polémica y ha conseguido el efecto contrario:
la afluencia de público a ARCO está siendo masiva.

Fariña: libro secuestrado

“Fariña” es la obra del periodista de El País Nacho Carretero, que trata la problemática del narcotráfico en Galicia. Tras una denuncia realizada en enero de 2016 por injurias y
calumnias del ex alcalde de O Grove, en Pontevedra, que aparece en la obra, la juez de instrucción de Collado Villalba ordenó el secuestro del libro y la prohibición de venta. La decisión judicial ha provocado que la obra se esté vendiendo en el mercado de segunda mano por precios astronómicos, que pueden rondar en algunos casos los 500 euros. El gremio de libreros de Madrid anunció que no iban a cumplir la orden y mostraron su “profundo rechazo”.

De esta forma, Antena 3 ha aprovechado para estrenar el telefilm basado en la obra y
programarlo para este miércoles por la noche. La jueza no ha prohibido la emisión en
televisión, pues “la fecha de emisión de la serie era incierta, así como el guión de la
misma, por lo que sería desproporcionado paralizar su emisión”.

Pablo Torres Yébenes – @PabloToYeb

One thought on “La libertad de expresión en España: tres casos en una semana”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *