La investigación sobre el máster acerca a Cifuentes a su fin político

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y su posible sucesor, Ángel Garrido // Fuente: Infolibre.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y su posible sucesor, Ángel Garrido | Infolibre.

Cristina Cifuentes está un callejón sin salida. Su futuro político es cada vez más negro y ya en el PP pocos parecen dudar sobre el fin de su carrera, más tarde o más temprano. Las últimas informaciones aparecidas sobre su máster de la Universidad Rey Juan Carlos han desmontado por completo la coartada de la presidenta de la Comunidad de Madrid.

En un primer momento, Cifuentes mostró el acta del tribunal ante el que, supuestamente, defendió su Trabajo Fin de Master. “Un acta que está firmada por las tres profesoras del tribunal calificador”, afirmaba en un vídeo publicado en su cuenta de Twitter el día que saltó el escándalo. También aportó su recibo de matriculación y su fecha de defensa del TFM: el 2 de julio de 2012. Ninguna de esas tres pruebas se mantienen en pie. El acta ha resultado ser falsificada y fabricada el mismo día que El Diario.es publicó las primeras informaciones; el recibo de matriculación demostró que la presidenta Cifuentes se matriculó el 21 de diciembre de 2011, tres meses después de comenzar las clases y, a pesar de ello, llegó a obtener sobresalientes y notables en las asignaturas; y por último, la fecha que aportó la líder del PP madrileño no concordaba con su agenda de aquel día, en que dirigía un operativo policial de seguridad por la victoria de España en la Eurocopa. Además, la Cadena SER publicó a este respecto que una de las profesoras que constaban en el acta falsificada, Cecilia Rosado, envió en noviembre de 2012 un correo a los alumnos que no habían defendido el TFM explicándoles cómo debían volver a matricularse. Ello explicaría que Cifuentes se volviese a matricular de nuevo a pesar de haberlo defendido, en teoría, el 2 de julio, tal y como ella argumentó.

Esta semana se han producido, a raíz de la denuncia conjunta de la URJC y las asociaciones de estudiantes, (Res Pública, Caríátides o Concejo de Estudiantes Independiente, entre otras) las primeras declaraciones ante la Policía de las tres profesoras que figuraban en el acta falsificada. Alicia López de los Mozos, en calidad de presidenta del tribunal, acabó reconociendo entre lágrimas ante los agentes que su firma no era la que figuraba en el documento y que ella no llegó a examinar nunca a la presidenta de la Comunidad de Madrid. La investigación pericial ya había confirmado que ni su firma, ni la de Clara Souto (vocal del supuesto tribunal) eran reales. No se puede decir con seguridad lo mismo de Cecilia Rosado, la secretaria del tribunal. Al parecer, su firma era la única verdadera. Ésta denunció que lo hizo bajo coacciones de Enrique Álvarez Conde, director del Instituto de Derecho Público (adscrito a la URJC y donde, supuestamente, se impartió el master) y pieza clave de toda esta historia. Álvarez Conde a su vez denunció en Onda Cero que lo hizo bajo presiones del rector de la universidad, Javier Ramos, que posteriormente desmintió en rueda de prensa haberlo hecho.

Pero además, esta semana El Diario.es publicaba que Cifuentes aprobó una cuarta parte de sus asignaturas con las actas de convalidación falsificadas y con firmas de algunos profesores que ya no tenían vinculación alguna con la universidad. Cinco de las seis firmas que figuraban en las actas eran falsas. Uno de los profesores, Alfredo Allué, de la Universidad de Valladolid, expresó; “Yo fui en un tren. Comí. Dí clase de cuatro a ocho. Me invitaron a cenar. Y al día siguiente me volví a Valladolid. Ya está. No estoy ni estuve en ninguna comisión de garantías. (…) Si me han apuntado, me siento profundamente manipulado”. La exsubdirectora del IDP, Laura Nuño, que también figuraba en las actas falsas a pesar de no haber participado nunca en ninguna de las clases que se impartieron en ese máster, dimitió de sus responsabilidades. “Me voy porque me han engañado y esto no me huele bien”, expresó en declaraciones a Onda Cero.

Ciudadanos amenaza con desalojar al PP del Gobierno de Madrid

Pese a que en un primer momento el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, negó el apoyo a la moción de censura presentada por el PSOE, ahora, desde la formación naranja, ya no lo tienen tan claro. Eso sí, quiso vincular un posible y presumible acuerdo con los socialistas a la eliminación de Podemos en la fórmula. “No vamos a permitir un gobierno de la izquierda radical”, expresó. Sea como sea, desde la formación de Albert Rivera prefieren que el PP de un paso al frente y presente un candidato alternativo para sustituir a Cifuentes, que deberá escogerse de entre los 48 diputados del grupo popular en la Asamblea de Madrid (el Estatuto de Autonomía así lo obliga). El portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia y Justicia, Ángel Garrido, es el mejor posicionado para sucederla, aunque nada está cerrado aún. A su regreso de un viaje oficial a Argentina, Rajoy expresó su apoyo a Cifuentes: “no existe ninguna razón para romper un pacto que se está cumpliendo”. Aunque, de puertas para adentro, el presidente y algunos ministros ya tienen en mente que la presidenta deberá marcharse. En cualquier caso, la moción de censura del PSOE-M, deberá celebrarse antes del 7 de mayo.

Pablo Torres Yébenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *