La Fiscalía solicita la permanencia en prisión de Junqueras y los exconsellers

Oriol Junqueras y Raül Romeva. ÀLEX GARCÍA

El ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y el resto de concelleres encarcelados acataron el viernes el artículo 155 “por imperativo legal” ante el juez del Tribunal Supremo. Todos admitieron su cese para mostrar su concurrencia en las elecciones del 21 de diciembre. Lo han hecho, dicen, desde “su más profunda discrepancia jurídica y política”. La Fiscalía ha solicitado que los 10 acusados permanezcan en prisión al considerar “insuficientes” las declaraciones. El juez anunciará su decisión el lunes.

En su declaración, Junqueras no contestó a las preguntas del fiscal, aunque sí lo hicieron la mayoría de los exconseller. Tanto los exconsellers de ERC como del PDeCAT justificaron su presencia en las elecciones catalanas del 21-D por su “arraigo familiar”. Pese a las declaraciones, el Ministerio Público, representado por los fiscales Consuelo Madrigal y Jaime Moreno, ha considerado insuficientes las declaraciones y ha solicitado la permanencia de los acusados en prisión sin fianza. Para los fiscales sigue existiendo riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.

Respeto a la decisión que el juez debe tomar, el portavoz del gobierno, Méndez de Vigo, ha asegurado que la decisión del juez no estará influenciada por las elecciones: “Los jueces son un poder independiente del Estado y toman decisiones que en mi opinión no están constreñidas ni tienen nada que ver con los procesos electorales. Toman decisiones con arreglo a la ley”.

Por otro lado, esta semana ha tenido lugar una nueva muestra de la aplicación del 155. El ministerio de Asuntos Exteriores ha despedido al personal que componía las delegaciones internacionales de la Generalitat. Una veintena de técnicos de oficinas del Govern en el extranjero. Los cargos despedidos no habían sido elegidos a dedo. Habían accedido a su plaza mediante un concurso público, a través de un examen, pero no eran funcionarios de la Generalitat. Tras la aplicación del 155 el 27 de octubre, el Gobierno central suprimió entonces las delegaciones el Govern en el extranjero.

El 5 de diciembre comienza la campaña electoral. Finalizará el 19. Los partidos ya ultiman los preparativos de las campañas, entre ellos Junts per Cat, cuya campaña comenzará en la sede de Mediapro, desde un plató en el que se visionará una comparecencia en directo de Puigdemont desde Bélgica.

Temor a un hackeo

El Consejo de Seguridad Nacional se reunió el viernes en el Palacio de la Moncloa para concretar los detalles de la nueva Estrategia de Seguridad Nacional. Una medida clave para el ejecutivo, que considera que los ciberataques e intentos de manipular resultados son una de las principales amenazas en las elecciones del 21D.

Reunión del Consejo de Seguridad Nacional. EFE

El Gobierno quiere garantizar así unos comicios sin interferencias informáticas que puedan retrasar el recuento de votos o la divulgación de los resultados. El portavoz Méndez de Vigo señaló tras la reunión que estas elecciones serán “de verdad”, frente a la “farsa electoral” del 1 de octubre; una campaña y jornada en la que colaboraron hackers rusos. «La finalidad última que se persigue es la desestabilización, el fomento de movimientos subversivos y la polarización de la opinión pública», señalo el portavoz en referencia a los ciberataques.

Miguel Nadal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *