La Escuela Museo de Origami de Zaragoza en alerta

Bailarinas en la Escuela Museo de Origami de Zaragoza (Europa Press)
Bailarinas en la Escuela Museo de Origami de Zaragoza (Europa Press)

La EMOZ, un año más, reitera su llamada de atención tras la conmemoración de su cuarto año de apertura en diciembre de 2017.

En 2013 abría en Zaragoza el primer museo de origami europeo. La curiosidad, sus exposiciones, actividades y trato al público motivó que en el primer año de existencia la Escuela acogiera a 30.000 visitantes. Sin embargo, el propio equipo señalaría: «no son momentos para apostar por la Cultura». Se incidió además en que el Ayuntamiento de Zaragoza estaba haciendo un gran esfuerzo pero que las empresas cuyo apoyo se había esperado eran reticentes a la inversión. Todos los que hicieron posible el desarrollo del Museo y sus actividades siguieron, no obstante, trabajando concienzudamente para poder mantener las salas abiertas, con lo que lograron un gran aumento del público en su segundo año de existencia. En el tercero, volvieron a destacar la falta de apoyo de las empresas y su intención de seguir trabajando.

En su cuarto cumpleaños la EMOZ destacaba la presencia de 107.000 visitantes, un éxito que especialmente se vincula al público extranjero. Volvían a declarar con tristeza: «Como ya es habitual en nuestro tiempo, la “Cultura” sigue siendo la gran olvidada, por todo tipo de estamentos, tanto locales, provinciales, autonómicos y nacionales, y como no también afecta a nuestro EMOZ». Destacaban que la mayor ayuda había provenido, de nuevo, del Ayuntamiento de la ciudad el cual –además de facilitar un alojamiento y la rebaja del precio de las entradas– ha apoyado la visita gratuita de grupos escolares. No llega ayuda de instancias superiores, que han olvidado al Museo. Por tanto, en un momento en que la apertura de la Escuela se ve amenazada afirman que van a seguir dos líneas: intentar que el museo sea declarado de utilidad pública y una recaudación a través del crowdfunding o micromecenadgo.

Económicamente se plantea que el Museo se sostenga en tres pilares fundamentales: el apoyo de las entidades que propongan actividades, el patrocinio privado y el patrocinio público. La situación para el Museo es desesperada pues para su subsistencia necesita un total de 90.000 euros anuales, de los cuales 50.000 se recaudan a través de los visitantes y 10.000 provienen del patrocinio privado por lo que existe una deuda anual de 30.000 euros que ninguna ayuda pública solventa. Teniendo en cuenta todos estos factores, se ha decidido comenzar una campaña en change.org.

Todos los que siguen haciendo posible que el Museo de Origami de Zaragoza abra sus puertas reiteran sus ganas de trabajar. A día de hoy y hasta el 10 de junio se mantiene la exposición La dualidad visual del origami en la que el visitante por un módico precio de 3€ (que se reduce a 2€ para jubilados, parados, estudiantes y profesores) podrá contemplar el origami aplicado a la alta costura por parte del artista Pierre Louis Geldenhuys. Ubicado actualmente en el Centro de Historias (Plaza San Agustín, 2) cuenta con un horario de martes a sábado de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 21:00. Los domingos y festivos mantiene su apertura de 10:00 a 14:30. Además, con motivo de la XVII Semana Cultural Japonesa que conmemora los 150 años de relaciones entre España y Japón, recibirá el 20 de abril a estudiantes inscritos de la Universidad de Zaragoza. Sumamos a esto sus talleres o su concurso Mazinger Z, que consiste en adivinar (o acercarse más que otros participantes) de cuántos papeles está compuesta una figura de Mazinger Z presente en su página web.

Esperamos que los esfuerzos realizados por este único Museo permitan su subsistencia durante muchos años más.

Cristina Gimeno Calderero


Página web de la Escuela Museo de Origami de Zaragoza: http://www.emoz.es

Redes sociales: Facebook, Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *