¡La educación no es para las ideologías!

La educación es una de las prioridades políticas de Unión, Progreso y Democracia desde su constitución. Tanto el Partido Popular como el Partido Socialista han utilizado la crisis para justificar los recortes en esta materia. Es más sencillo recortar a los ciudadanos para no tener que recortar sus gastos inútiles.

La educación pública es uno de los pilares del Estado, debería ser la joya de la corona. Y precisamente ha sido maltratada por el bipartidismo y los nacionalistas durante décadas. Uno de los principales problemas que tiene España es la inexistencia de un sistema educativo acorde con su nivel de desarrollo. Esto supone un profundo lastre para afrontar con éxito los grandes retos de futuro.

La elevada tasa de fracaso escolar hace muy complicado abordar cualquier cambio hacia el modelo productivo que España necesita: una sociedad basada en la igualdad de oportunidades y en la excelencia.

Lejos de abordar estos problemas, la LOMCE ha propiciado el negocio privado a cuenta de la enseñanza concertada. Desde UPYD siempre hemos exigido que los concertados cumplan la legalidad en la admisión de alumnos, que paguen a los docentes igual que en los centros públicos y que no haya copago encubierto.

Además esta reforma educativa no prestó atención a la etapa de primaria. Resulta curioso ya que es ahí donde se desarrollan las habilidades de los alumnos: se aprende a leer, a escribir, a conocer el entorno. Sin duda es, o debería ser, el pilar de la educación.

Defender la educación laica no significa atacar las creencias de nadie. Se trata de defender lo común y respetar las creencias particulares de cada uno. Por eso las clases de religión, sea cual sea, no deben formar parte del currículum ni sus notas deben servir para hacer ninguna media.

Resulta imprescindible reforzar la Formación Profesional. Los viejos partidos la han utilizado como plan B para que los que fracasan en la ESO. Han conseguido que esta creencia cale en la sociedad española y no han utilizado esta vía para la creación de empleo y riqueza. El título de FP debe estar equiparado al del bachillerato.

Pero, sin duda, la mayor reforma que debemos afrontar es que la educación tiene que ser competencia del Estado. España no puede seguir manteniendo 17 sistemas educativos distintos. Una niña debe recibir la misma educación en Murcia o en Cantabria. No debemos permitir que haya alumnos de primera y alumnos de segunda.

Javier Bezares, Portavoz Adjunto de UPYD.

One thought on “¡La educación no es para las ideologías!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *