La concertada a debate

El documento de seis páginas que Podemos entregó a al Gobierno de Aragón hay un asunto que ha desatado el debate sobre la escuela concertada. El proyecto de presupuestos acordado por podemistas y socialistas pone en común dar prioridad a la enseñanza pública frente a la privada. De esta manera, se propone el cierre de hasta 28 aulas en centros privados en el caso de ocupar la oferta disponible en la pública.

Una vez desatada la polémica, Mayte Pérez, consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, explicó en rueda de prensa que la concertada tiene que “hacer un esfuerzo” y adaptarse a la diversidad de alumnado. Pérez comentó que estas circunstancias ya se habían dado en la legislatura anterior anterior y subrayó que hasta ahora las consecuencias solo habían caído sobre la enseñanza pública.

2 posturas enfrentadas

Las primeras reacciones ante el acuerdo no tardaron en llegar. La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE) emitió un comunicado solicitando a Lambán, Presidente de Aragón, dar “marcha atrás a las medidas que aparecen en el acuerdo con Podemos, entendiendo que son ilegales y van en contra de su Programa Electoral”.

El 15 marzo, en la reunión del FSIE con la consejera de educación, el Gobierno de Aragón confirmó a la asociación que en el próximo curso el número de aulas concertadas será menor, aunque no detalló el número exacto. Desde FSIE insistieron en “la libertad de elección de centro” por parte de las familias y en la existencia de demanda.

En las Cortes también se encendió el debate. Ante las críticas de los populares, Gamarra, diputado de podemos en las Cortes, habló de la “sangría pública” de la legislatura anterior en la que el PP “cerró 67 aulas solo en Zaragoza”. Gamarra rechazó que se vayan a cerrar aulas en funcionamiento con alumnos: “Solo en el acceso al colegio en primero de Infantil se debe reducir la oferta a las necesidades poblacionales de cada barrio o localidad”. “Que haya libertad de enseñanza no significa que haya que financiar a discreción y obligatoriamente cualquier negocio privado”, sentenció. En este sentido ha seguido Echenique su discurso, declarando que en Infantil y Primaria no se ofertarán aquellas clases que no existan. La formación morada y socialista han justificado la medida dado el descenso demográfico.

Por otra parte, la asociación de madres y padres Fecaparagón puso en marcha una recogida de firmas a través de charge.org. La agrupación se opone al cierre de aulas concertadas “con demanda social en Aragón”. Desde la asociación, explican que la medida “podría impedir el acceso a centros concertados de Aragón a 620 alumnos por curso, el cierre de varios centros concertados, el despido de profesorado, del PAS y de otros trabajadores, y la limitación de un Derecho fundamental como es la libertad de enseñanza”. La petición ya supera las 27.000 firmas.

Críticas por la segregación de alumnos

En medio de la polémica ha surgido otra cuestión que ha  calentado todavía más el debate. Según informe emitido por la CGT Enseñanza de Aragón, el 61% de los colegios concertados de Zaragoza segregan a alumnos con necesidades específicas de enseñanza, algo que no sucede en ninguno público. Los datos muestran que hasta once centros privados de la capital aragonesa no acogen a ningún alumno con necesidad específica de apoyo educativo (ACNEAE). Por otro lado, solo tres colegios acogen a más de un 6% de ACNEAES frente a los 45 centros públicos. Son únicamente tres colegios concertados los que superan la media de ACNEAES de la ciudad, lo que la asociación califica como “la excepción que confirma la regla”. Días antes de la publicación del informe, la consejera de Educación del Gobierno ya anunció la exigencia de las concertadas de reservar, a partir próximo curso, un mínimo de tres plazas para alumnos con necesidades especiales.

Los datos

Tal y como explica el informe de 2015 del Consejo Escolar del Estado sobre el Estado del Sistema Educativo, la Administración aragonesa aporta casi el 60% de los ingresos de los colegios concertados. En Aragón, la concertada educa a más de 50.000 alumnos provenientes de 35.000 familias, implicando a más de 50 entidades y a unos 4.000 profesores.

Según los datos publicados por el Instituto Aragonés de Estadística (IAEST) basados en el curso 2015/2016, la comunidad cuenta con 905 centros que imparten enseñanzas de Régimen General no universitarias. Del total, solo 270 centros son privados o concertados. Mientras que la pública ha visto aumentado, progresivamente, el número de centros desde el curso 2001/2002, la privada no ha tenido la misma suerte. Los centros de titularidad privada o concertada alcanzaron su máximo en el curso 2009/2010 con 276 colegios. Respecto al número de alumnos, de los 211.447 matriculados, un 68% lo hace en centros públicos. El 32% restante lo hace en colegios privados o concertados.

Miguel Nadal Barón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *