La comarca que nunca debió ser

¡Por fin! Con algo de discreción, con cierta timidez política, con el miedo al qué dirán… Se constituyó la comarca que nos faltaba, incluye Zaragoza capital por eso de que no debe quedarse ninguna población discriminada. ¿Discriminada? Valga la discriminación si permitimos ahorrar dinero. Las comarcas que nos dijeron que no nos costaban nada, nos están costando un pastón.

Lejos de desplazar trabajadores públicos de una administración a otra lo que se hace es contratar a nuevo personal. ¿Con qué criterio se selecciona nuevo personal?, ¿No son los mismos servicios que se daban por parte del Gobierno de Aragón o de los Ayuntamientos?, ¿No significa recentralizar competencias de los Ayuntamientos? La verdad es que no veo las ventajas, salvo que seas de los contratados que se van a incorporar. Bueno sí, los rotulistas e impresores tendrán que efectuar algo visible para que se note que hay una Comarca en Zaragoza y sus inmediaciones…Y también habrá que destinar una sede. ¿No hay suficientes edificios públicos? Si quitamos personas de una administración para que se ubiquen en la comarca, ¿No sobra sitio de alguna administración como por ejemplo la de Zaragoza?.

Pues al igual que cuando se constituyeron las comarcas inicialmente los primeros euros serán para la Sede, con mayúsculas, y afortunadamente con bandera de España, que esto aquí no se discute. Otra cosa es que la bandera también haya que comprarla nueva porque tendremos una nueva administración. Bueno que la historia debe de leerse y estudiar para evitar errores del pasado. La historia con mayúscula parece que tenga que tener cientos de años, pues no, nuestros políticos van muy rápidos y las comarcas que fueron implantadas con muchas críticas ahora vuelven con retraso, pero con paso firme para dar cobertura a la zona de Zaragoza.

No hemos aprendido de los errores anteriores. ¿Se ha hecho algo para evitar el clientelismo?, ¿Se van a suprimir algunas entidades públicas? Hace poco me enteré en mi ciudad natal, Barbastro, que aún existe la “Mancomunidad del Somontano”. Por supuesto para bienestar de los ciudadanos del Somontano tenemos Comarca, pero también Mancomunidad. En la evolución de las especies se decía: la función crea el órgano. Aquí es al revés, el órgano (político) crea la función. Pido unos nuevos impuestos, impuestos directos. De los que nos ponen el nombre y apellidos y te enteras de lo que pagas: que nos digan lo que cuestan Comarcas, Diputaciones, Senado, Comunidad Autónoma y que nos pongan un impuesto para cada administración.

Sólo por el coste de los representantes políticos, asesores, coches, dietas, sobresueldos por pertenecer a tal administración, jefes que antes no existían…es decir, sobre costes para hacer lo mismo. Y que nos supriman otros impuestos que pagamos sin saber a que destino van. Y puestos a elegir, ahora que se habla de referendums, que nos dejen votar, pero no de lo que nos pregunten los políticos, si no de lo que nos preguntamos nosotros mismos acerca del déficit y los impuestos.

José Antonio Pueyo, Presidente de ECOS (Federación de Empresarios Comercio y Servicios de Zaragoza y provincia)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *