La cara dura de la “disolución” de ETA

Comunicado ETA

Esta semana leíamos un comunicado de la banda terrorista ETA en la que como acto previo a su disolución pedía perdón solo a parte de las víctimas y continuaba hablando de conflicto vasco. Me alegro que por fin reconozcan algo del daño causado y me avergüenzo de que no lo hagan para todas las víctimas, pues un perdón a medias no es perdón.

Tristemente asistimos a una disolución por fascículos y con una hoja de ruta bien definida, cargada de marketing político para quedar bien con la sociedad a la que un día masacraron… Una cosa esta clara, ETA no se disuelve porque ellos quieran, sino porque se les ha combatido desde tres frentes, uno el rechazo social de los ciudadanos españoles, por otro lado la eficacia de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y otro la política de dispersión para impedir su reorganización en la cárcel. Del comunicado de la semana pasada solo sacamos en positivo esa parte de perdón y reconocimiento del daño provocado, pero como cobardes que son, solo lo hacen para una parte de las víctimas, las que ellos consideran “no necesarias para su lucha”, y sinceramente eso no deja de ser más que otra humillación a todas las víctimas, a las que piden perdón y a las que no.

Ahora la sociedad española afronta otro gran reto, el de cómo se escribe la historia, si desde el punto de vista de los asesinos (que intentan hacerse el lavado de cara) o el de las víctimas. Yo lo tengo claro, no ha existido un conflicto vasco sino unos asesinos y unos asesinados. No debemos caer en la trampa de permitir que ETA con su propaganda y su hoja de ruta de ruta limpie su imagen del tiro en la nuca o el coche bomba, pues no cabe justificación alguna de sus atentados. Sembraron miedo, dolor y sufrimiento en nuestra sociedad, debemos ser garantes de que la historia se escribe desde el punto de vista de las víctimas y no caer en el relato falso y sus continuos homenajes a los asesinos.

ETA no ha desaparecido, deja una sociedad con más de 120.000 exiliados del País Vasco, más de 800 muertos y 4000 heridos, más de 300 asesinatos sin resolver y un movimiento abertzale que lo justifica y homenajea a los asesinos al salir de prisión… En cuanto a la política de dispersión piden su fin, ya que no se van a reorganizar, pero no nos cuentan que el 15% de los presos no avala el manifiesto de la semana pasada. Los familiares de los asesinos piden hipócritamente tenerlos cerca y el fin de la dispersión, tristemente las familias de las víctimas también tienen que trasladarse para ver a sus familiares, pero no a las cárceles sino a los cementerios, porque ETA les condenó injustamente a la muerte a los que consideró sus “objetivos” para sus fines políticos, esos que hoy siguen defendiendo y quieren hacerlo desde las instituciones…

Escribamos la historia con la misma valentía que en su día demostró la sociedad española y que no la escriban ellos. Memoria, dignidad y justicia.

Íñigo Javier Monforte San Román, Presidente de Nuevas Generaciones de Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *