La autopsia confirma el suicidio del exbanquero Miguel Blesa

MA Ferrer Blog

El expresidente de Caja Madrid es hallado muerto de un disparo en el pecho en la finca Puerto del Toro, en Villanueva del Rey (Córdoba). La autopsia acredita que se suicidó.

Miguel Blesa de la Parra (Linares, 1947) fallecía el pasado miércoles 19 de julio de 2017 a las 8.40h en una finca cordobesa a la que solía acudir a cazar acompañado de amigos. El funcionario y exbanquero, que fue presidente del Consejo de Administración de Caja Madrid, y tuvo cargos de relevancia en el gobierno popular de José María Aznar, estuvo investigado por la justicia en varias causas y llegó a ser condenado por apropiación indebida en el famoso caso de las Tarjetas Black.

Trayectoria profesional

Miguel Blesa se licenció en Derecho por la Universidad de Granada. En sus comienzos profesionales se dedicó principalmente a labores relacionadas con la Hacienda pública, primero como integrante del Cuerpo de Inspectores, junto al expresidente José María Aznar

Posteriormente, pasados unos años, ocuparía también diversos puestos de carácter técnico en la Administración Central, entre los que se resaltan la Secretaría del Gabinete Técnico del Ministerio de Hacienda, la Subdirección general de Estudios y Coordinación del Ministerio de Economía o la Jefatura del Servicio de Tributos de las Comunidades Autónomas.

Tras una dilatada carrera en la abogacía relacionada con el ámbito tributario, Blesa se encaminó hacia el sector que marcaría buena parte de su vida: la banca. En el año 1996 accedió al Consejo de Administración de Caja Madrid para posteriormente presidirlo, gracias al apoyo parlamentario de PP e IU y de sindicatos como CCOO. A su vez tuvo relación directa con otras empresas de medios y construcción, donde desempeñó diversos cargos de importancia

Investigaciones judiciales

Durante su etapa bancaria, la labor de Blesa no estuvo exenta de polémica. En 2013 se inició una investigación judicial liderada por la Audiencia Provincial de Madrid por la supuesta concesión de créditos a Grupo Marsans, copropiedad del empresario Gerardo Díaz Ferrán, la compra del City National Bank of Florida y, en especial, la venta de preferentes, productos financieros fraudulentos que llevaron a la quiebra a miles de familias domiciliadas en la entidad madrileña.

Mas tarde, en 2014, se abrió una nueva línea de investigación, ésta vez por el posible uso ilícito de unas tarjetas bancarias, las denominadas black. Éstas portarían supuestamente crédito de naturaleza opaca y habrían sido utilizadas por numerosos cargos de la caja, entre ellos el propio Blesa, que gastó hasta 436.700 euros como directivo. Tras someterse a juicio, el empresario abonó 16 millones de euros de fianza.

Finalmente en 2017 fue condenado en firme a seis años de prisión por, según el veredicto de los jueces, haber cometido el delito de apropiación indebida. Él fue quien promovió el uso de las tarjetas para gastos exclusivamente personales, aprovechando su posición privilegiada dentro de la entidad financiera.

Reacciones al fallecimiento

Ante una noticia de este calibre, las reacciones no se hicieron esperar en los círculos políticos de la capital. Desde el PP trasladaron sus condolencias, lamentando el “dramático” fallecimiento del exbanquero. Desde Podemos, Iñigo Errejón, secretario de Análisis Estratégico, pidió calma en el esclarecimiento de los hechos y trasladó su respeto a la familia del fallecido. Por otro lado, Toni Ferrer, secretario de Empleo del PSOE, dio el pésame en nombre de todo el partido, y Miguel Gutiérrez, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Interior del Congreso, reconoció “que no existen valoraciones políticas” ante el drama de la muerte, transmitiendo a la vez las condolencias de la formación naranja. Con el transcurso de las horas, otros líderes políticos de diversa índole también se sumaron al mensaje de dolor.

El funeral tuvo lugar en la Iglesia de San Francisco de Asís de su localidad natal, Linares (Jaén) Acudieron la viuda del empresario, Géma Gamez, y los hijos, además de miles de vecinos del pueblo que quisieron dar el último adiós al linarense. Al acto no asistieron ni Rodrigo Rato ni tampoco el matrimonio Aznar-Botello, quienes fueron amigos directos del fallecido durante sus años en la élite empresarial. El cuepo fue incinerado y los restos descansan en el panteón familiar de los Blesa en Linares.

Sergio Rupérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *